Mi bebé y yo

5 reglas para una dieta vegetariana infantil

( 1 voto) load

La dieta vegetariana ha ido sumando seguidores con los años, especialmente entre las mujeres. Pero ¿se puede aplicar en los niños? ¿Es bueno que el bebé siga una dieta vegetariana? ¿Cómo debe hacerse?

Si bien es cierto que los niños pueden seguir una dieta vegetariana, se deben tomar ciertas precauciones para evitar que les falten potreínas, vitaminas y oligominerales necesarios para el correcto crecimiento y desarrollo del metabolismo infantil. Veamos qué cinco reglas se deben tener en cuenta a la hora de aplicar una dieta vegetariana en la alimentación del pequeño de forma saludable y sin que le falten nutrientes.  

1. Asesorarse por el pediatra. Antes de aplicar una dieta vegetariana en la alimentación del niño, los padres deben dirigirse al pediatra o a un experto en nutrición pediátrica vegetariana, que les aconsejará sobre qué pautas seguir y cómo empezar a introducir la alimentación vegetariana en el niño. Si se trata de un bebé que todavía no ha empezado con el destete, este paso es imprescindible. 

2. A partir del sexto mes de vida. Los expertos en nutrición recomiendan amamantar de forma exclusiva al bebé durante los primeros seis meses de vida del pequeño. Es a partir de entonces cuando se puede empezar a introducir en su dieta alimentos distintos a la leche. Será el pediatra quien indicará qué alimentos introducir y en qué orden. Por ejemplo, para sustituir la proteína animal, se suele recomendar la introducción de las legumbres, como las lentejas. 

3. Garantizar el suministro de hierro. Uno de los  principales motivos por los que los padres quieren que su hijo sea vegetariano es para reducir el consumo de carne en su alimentación. Se trata de una opción válida, siempre que se garantice un correcto suministro de hierro, que el organismo del niño necesita para su desarrollo. Aunque, a menudo, relacionamos el hierro con la carne, esta sustancia también está presente en las plantas: las legumbres contienen más del doble de hierro que la carne roja. Sin embargo, el contenido de hierro en las plantas no se absorbe de manera tan eficaz como el consumido a través de la carne. En este sentido, la vitamina C, presente principalmente en la fruta, facilita la absorción del hierro que se encuentra en las plantas. Otros alimentos ricos en hierro son: el germen de trigo, la crema de sésamo, los albaricoques, los melocotones y las uvas deshidratadas.

4. Prestar atención a la vitamina B12. Todos los nutrientes en los alimentos de origen animal pueden encontrar sustitutos adecuados en las plantas, excepto la vitamina B12, esencial para la formación de las células rojas de la sangre, así como para la regulación del sistema nervioso y de diversos procesos metabólicos. Por tanto, es necesario tomar un suplemento diario de vitamina B12 en las dosis recomendadas por el pediatra.

5. Veganos: reemplazar el pescado y la leche. Si los padres deciden que el niño siga una alimentación vegana, que carece de pescado, huevos y leche, es necesario sustituirlos para un correcto funcionamiento del organismo del niño. El pescado, por ejemplo, es rico en ácidos grasos Omega 3, muy importantes para el desarrollo neurológico y que se puede encontrar en los frutos secos y semillas, incluidas las semillas de lino. En cuanto a la leche, los expertos en nutrición vegetariana sugieren continuar con la lactancia materna hasta el año de edad y luego pasar a la leche de soja o de arroz enriquecida con calcio, leche y crema de almendras.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Dieta vegetariana infantil: cinco reglas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)