Síguenos
Mi bebé y yo

Fórmulas de crecimiento: conoce sus beneficios

patrocinio
Las fórmulas de crecimiento son aquellas elaboradas con fórmulas de continuación adaptadas a los niños desde los 12 hasta los 36 meses de edad. Nutritivas y ricas en hierro, son adecuadas para el desarrollo del niño. Teresa Martín-Aragón, especialista en Nutrición, nos lo cuenta.

Tal como afirma la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas (ESPGHAN), la leche de vaca no es un alimento adecuado para los lactantes menores de un año, ya que contiene una concentración excesiva de proteínas, calcio, fósforo y sodio y, además, presenta déficits de ácidos grasos esenciales, hierro, vitamina C, D, E y niacina. Tampoco se considera adecuada para niños menores de tres años. Para los niños de entre un y tres años de edad, la ESPGHAN recomienda las fórmulas de crecimiento.

¿Por qué la leche de vaca no debe tomarse hasta los tres años?

Las proteínas y las grasas de la leche entera de vaca son difíciles de digerir y absorber por parte del lactante. Además, la ingesta proteica de los niños que se alimentan con leche de vaca es mayor que la de los que se alimentan con leche de fórmula, lo que produce una sobrecarga renal de solutos. Por otro lado, la proteína de la leche de vaca puede ocasionarles una reacción en la mucosa intestinal y provocar una anemia por deficiencia de hierro. 

Si analizamos la composición de la leche de vaca vemos que posee un bajo contenido de hierro y de vitamina C, que favorece la absorción del hierro. Así pues, la leche de vaca no aporta hierro a la dieta infantil, tan necesario durante los primeros dos años de vida y una de las principales deficiencias nutricionales que sufren muchos pequeños. Además, la leche de vaca entera contiene cantidades importantes de grasas saturadas, así como de colesterol. Aunque los niños necesitan cierta cantidad de grasa en la dieta, no existe ninguna necesidad nutricional de grasa láctea. Al contrario, la leche de vaca es rica en grasas saturadas y pobre en ácidos grasos esenciales, como el ácido linoleico. Por todos estos motivos, la ESPGHAN recomienda que se evite la ingesta de leche de vaca hasta el tercer año de vida. 

Los beneficios de las fórmulas de crecimiento 

Las fórmulas de crecimiento son aquellas elaboradas con fórmulas de continuación modificadas parcialmente para niños desde los 12 hasta los 36 meses de edad, recomendables para evitar la introducción precoz de la leche de vaca y los problemas que, potencialmente, se podrían derivar de ello. Como no tienen una directiva específica que las regule, a diferencia de las fórmulas de inicio y de continuación, se han adaptado a las recomendaciones de las fórmulas de continuación. 

Las fórmulas de crecimiento están todas suplementadas con hierro, nutriente esencial para el desarrollo de los niños, vitaminas y oligoelementosLa concentración de lípidos totales de las fórmulas de crecimiento es similar a la de la leche de vaca, aunque las primeras aportan un perfil lipídico más equilibrado debido a que en su fabricación se utiliza leche desnatada y se adicionan aceites vegetales. De hecho, las fórmulas de crecimiento presentan un aporte energético superior al de la leche de vaca.

Es recomendable que el pediatra haga una recomendación individualizada a cada niño del tipo de fórmula de crecimiento a tomar, teniendo en cuenta las características del pequeño: ingesta de nutrientes, riesgo de deficiencias nutricionales, si es buen comedor o no o si tiene tendencia a presentar ferropenia y anemia.

+ info: www.nutriben.es




Te puede interesar