Síguenos
Mi bebé y yo

La importancia del hierro en la dieta del niño

patrocinio
El hierro es un mineral esencial para el correcto desarrollo de los niños, por lo que es básico que tu hijo lo consuma en su dieta. Pero, ¿qué alimentos son ricos en hierro? ¿Qué pasa si el niño padece una deficiencia de este mineral? ¿Cómo evitarlo? Te lo explicamos. 

El hierro es un elemento esencial que no puede faltar en la dieta de los niños, especialmente cuando tienen entre 0 y 12 meses y su desarrollo se encuentra en pleno proceso de expansión. Sin embargo, antes de ver qué cantidades de hierro precisa la dieta del bebé, es importante diferenciar entre las dos formas de ingerir hierro a través de la dieta: 

  • A través del hierro hemo o hierro orgánico: aparece en alimentos de origen animal y se estima que contribuye con un 10-15% de la ingesta total de hierro y se absorbe en un 15-40%.
  •  A través del hierro no hemo o hierro inorgánico: se encuentra en los alimentos de origen vegetal y la capacidad de absorción por parte del organismo es inferior al 10%

La ingesta de hierro recomendable según el Instituto de Medicina de Estados Unidos es de 11 mg al día para niños de entre seis meses y un año de edad, y de 7 mg al día para niños de 12 a 36 meses. En cuanto a las fórmulas infantiles, la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) ha realizado numerosas revisiones de su composición desde los años 70. El último trabajo publicado en este sentido fue el realizado por un grupo de expertos en 2005, en el que se recomendó un contenido de 0,3-1,3 mg de hierro por 100 kcal para fórmulas infantiles, sin distinción entre fórmulas de inicio o de continuación. 

Alimentos ricos en hierro

La dieta de los niños, desde el momento en que se inicia la alimentación complementaria, debe ser rica en hierro, por lo que es importante tomar alimentos que lo contengan o que ayuden a asimilarlo. Algunas recomendaciones: 

  • Es mejor evitar el uso de leches con bajo contenido en hierro, como la leche de vaca, cabra o soja.
  • El consumo diario de leche en la dieta infantil debe ser de 500 ml/día.
  • El niño debe consumir alimentos ricos en vitamina C para potenciar la absorción del hierro.
  • Se aconseja introducir, de un modo progresivo, carnes o pescados en forma de puré a partir de los seis meses de edad, reforzando el consumo de nutrientes que ayuden a la absorción del hierro, como proteínas de origen animal, polisacáridos, aminoácidos, etc.
  • Se debe reducir el consumo de alimentos que contienen inhibidores de absorción de hierro o antinutrientes, como fibra, calcio, oxalatos, fitatos y fosfatos. 

Consecuencias de la deficiencia de hierro 

Los niños que no ingieren el suficiente hierro en su dieta pueden padecer algunos problemas a nivel de salud:

  • Ferropenia latente: déficit en los depósitos de hierro en el organismo.
  • Ferropenia manifiesta: disminución en los niveles de hierro plasmático o circulante.
  • Anemia ferropénica: con afectación de la hematopoyesis; la de mayor prevalencia.

Esta deficiencia de hierro nutricional en el organismo del niño puede desarrollar daños en el sistema nervioso central y durante el desarrollo del sistema cognitivo y psicomotor. La falta de hierro en la dieta infantil tambié puede afectar a las funciones de memoria, aprendizaje y desarrollo cognitivo del niño.

Cómo garantizar el aporte de hierro

La prevención de la deficiencia de hierro en la dieta de los niños debe iniciarse a partir de los cuatro o seis meses de vida, introduciendo alimentos ricos en hierro en la alimentación del bebé y favoreciendo la absorción de este mineral. La Organización Mundial de la Salud recomienda garantizar el aporte suficiente de hierro en la dieta infantil a través de: la fortificación de alimentos, la suplementación y la diversificación de la dieta. De estas estrategias, se sabe que la diversificación de la dieta es el método de preferencia.

Los alimentos más aconsejados por su riqueza en hierro son las carnes rojas, las legumbres y los cereales fortificados en hierro, así como las frutas. Sin embargo, cabe tener en cuenta que la alimentación en la etapa de desarrollo del bebé presenta limitaciones importantes y está condicionada por el grado de madurez de los procesos fisiológicos para la asimilación de determinados nutrientes. Por tanto, es necesario respetar el tiempo de introducción de cada tipo de alimento en la dieta del niño durante este período. 

+ info: www.nutriben.es