Síguenos
Mi bebé y yo

Introducción de los alimentos en la dieta del bebé

( 4 votos) load

¿Tienes dudas acerca de cuándo y cómo introducir los alimentos sólidos en la dieta del bebé? Te ofrecemos un esquema de alimentación que te guiará a la hora de introducirlos, desde los seis meses hasta el primer año. ¡Toma nota!

El durante mucho años denominado "destete" es el período en el cual la dieta del niño se empieza a diversificar, introduciendo progresivamente los alimentos sólidos, que, al principio, acompañarán a las tomas de leche, para, después, sustituirlas gradualmente, hasta que el pequeño, una vez abandonada la condición de lactante, empiece a comer en función de los ritmos y las costumbres de toda la familia. La receta más eficaz para ayudarle en esta delicada etapa es una mezcla de paciencia, comprensión y respeto a los ritmos naturales, unida a una cierta firmeza, que permita al niño seguir una dirección claramente marcada.

Cuándo y cómo empezar

Cuando abordamos el tema de la introducción de los primeros alimentos distintos a la leche en la dieta del bebé, las indicaciones de los pediatras son menos rígidas que hace unos diez años. Por ejemplo, no es estrictamente necesario empezar con los cereales o la fruta, dar la primera papilla al mediodía u ofrecer al niño los alimentos de uno en uno, dejando pasar unos días antes de introducir un nuevo alimento. Ahora, la introducción de los alimentos se puede iniciar con la carne, la primera papilla se le puede dar por la noche y se pueden ofrecer, al mismo tiempo, varios alimentos nuevos.

No obstante, algunas mamás prefieren optar por un esquema más tradicional, que, de hecho, corresponde más a nuestra cultura mediterránea. Te lo presentamos a continuación.



big Img
Foto 1 de

|

Cuándo empezar
Lo ideal es iniciar la introducción de alimentos a los seis meses. Hasta este momento, la leche materna es más que suficiente para garantizar al pequeño un correcto crecimiento. De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna en exclusiva durante, al menos, los seis primeros meses de vida del bebé, y aconseja continuar con la lactancia, junto con otros alimentos, hasta los dos años o más. La Comunidad Científica Pediátrica recomienda no introducir ningún alimento distinto a la leche antes de las 17 semanas de vida, pero no esperar más de las 26 semanas para hacerlo.

|

5-6 meses: cereales y fruta
Según el esquema tradicional, los cereales y la fruta son los primeros alimentos que se introducen en la dieta del lactante. Las primeras papillas de cereales se elaboran con arroz y maíz, ya que no contienen gluten. Para empezar, bastará con un par de cucharaditas añadidas al biberón de leche de continuación (o de leche materna), para, después, ir aumentando gradualmente la cantidad y ofrecérselas en plato. Más adelante, cuando el aparato digestivo del niño esté en condiciones de asimilar el gluten, se pueden introducir otros cereales, como el trigo, la cebada, la espelta, el centeno o la avena.
En cuanto a la fruta, se puede empezar con un puré de manzana, pera y plátano, finamente triturado, en sustitución de la toma de la tarde, sin añadir azúcar a la preparación. De forma gradual, se irán introduciendo nuevas frutas, como la naranja, el melocotón o la uva, e ir aumentando la consistencia de los purés, hasta ofrecer al niño la fruta troceada a partir del año.

|

6 meses: verdura y carne blanca
La verdura se introduce en la dieta del niño a partir de los seis meses, en forma de purés y sopas. Hay que dar preferencia a aquellas verduras que tienen un sabor más dulce, como las zanahorias, las patatas y las judías verdes, pues es más fácil que el niño las acepte. Al cabo de unas dos semanas, los purés de verduras se pueden enriquecer con carne, al principio, en poca cantidad y finamente triturada. Se recomienda empezar por las carnes blancas, como el pavo o el pollo, ya que son más digestivas y tienen un sabor más suave.

|

7 meses: carne roja
Ahora, ya se puede añadir al puré la carne roja (ternera, cordero, potro...) y nuevas verduras, como el calabacín, la calabaza, el apio, las espinacas, etc. Para mantener intactos los nutrientes de las verduras y de la carne, lo mejor es cocerlos al vapor. Asimismo, es importante no añadir sal al puré, con el fin de no satisfacer, desde bien pequeñitos, una excesiva "simpatía" hacia los alimentos salados.

|

9 meses: pescado
Los primeros trocitos de pescado se pueden incorporar al puré de verduras a partir de los nueve meses. Se aconseja empezar por el pescado blanco (lenguado, merluza, rape, etc.), ya que contiene menos grasas y se digiere con facilidad. Para dar al niño el pescado azul (atún, sardinas, etc.), tendremos que esperar a los 18 meses; los crustáceos se tendrán que evitar hasta los dos años. Es muy importante comprobar que el pescado sea fresco. Ante la duda, recurriremos al pescado congelado: desde el punto de vista nutritivo, no tiene nada que envidiar al fresco y ofrece una mayor garantía de seguridad higiénica.

|

10 meses: huevo
A los 10 meses, se puede empezar a dar al niño una cucharadita de yema de huevo, siempre muy bien cocida. Si no se producen reacciones alérgicas durante las 48 horas siguientes a su administración, le podemos dar una cucharadita en días alternos, hasta pasar a una yema. La clara tiene un mayor poder alergizante, por lo que su introducción se recomienda a partir del año, empezando por una cantidad muy pequeña disuelta en la papilla.

|

10-12 meses: legumbres
Lentejas, garbanzos, guisantes... A esta edad, se suelen introducir las primeras legumbres en la dieta del niño (si bien algunos pediatras ya las recomiendan a partir de los ocho meses). Al principio, le daremos las legumbres en forma de cremas o purés. Más adelante, podremos ofrecérselas enteras, procurando servirlas muy cocidas y junto a algún tipo de cereal. En el caso de las lentejas, es mejor elegir aquéllas sin piel, pues resultan más digestivas. Si utilizamos garbanzos secos, es importante mantenerlos en remojo durante, por lo menos, diez horas en agua antes de la cocción.

|

12 meses: leche de crecimiento
Después del primer año de vida, si la mamá ya no da el pecho, se puede pasar a la leche de crecimiento, cuya composición se adapta a las necesidades nutricionales de los niños de uno a tres años: la leche de crecimiento tiene más hierro y vitaminas que la leche de vaca, pero es menos proteica. Esto representa también una ventaja, ya que diferentes estudios han demostrado que un exceso de proteínas puede favorecer el desarrollo de obesidad en los más pequeños.

Te puede interesar

Introducción de los alimentos en la dieta del bebé Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (9)

estoy aplicando con mi bebe el "Baby led weaning" y sorprende como estamos haciendo de "tontos" a los niños con tanto puré y triturado... les encanta coger la comida y probarla!
Me parece mal que recomendeis el destete a los seis meses cuando se recomienda al año o incluso mas adelante a menos que haya alguna razon de peso...es mi opinion...
Me parece que se han colado con el articulo porque el destete no tiene nada que ver con la alimentación complementaria... Yo apoyo la lactancia materna hasta los dos años....
hola que tal les cuento que yo tengo 3 hijos una nena de 6 años un varoncito de 2 y 6 meses y mi beba de 5 meses ya no veo la hora de que pase rapid el mes para empezar a darle sus primeras comiditas ella se ve atenta a lo q hay de comer en la mesa y tiras sus manitos cuando comemos creo yo q le llama la atencion y que se esta preparando mental mente para este maravilloso gran paso en su pequeña vida!!!!!!mis mas cordiales saludos y gracias por los consejos nunca esta demas un consejo para nuestros niños adios y exitos!!!!!!!!!
Yo creo que hay que seguir un poco las necesidades del Bebe. Mi pitufina, a los 3 meses y medio estabamos de visita en Francia con la Familia, y entonces empezó a pedirme elpecho pero mucho mas repetido que antes, y es que no me dejaba ir a ningún sitio y mi abuela que ha tenido 6 hijos, le dio a chupetear un plátano, y resulta que le encantó. Al dia siguiente vimos que no había tenido ningún efecto adverso, lo toleraba bien, pues le dimos por la tarde un puré de plátano y con un chorrito de mandarina y se lo comía muy bien, asique empezamos a darle cada dia. A los 4 meses el pediatra nos aconsejó empezar a darle fruta, pero como ya le dabamos fruta pues no dijo de darle cereales en cuchara no en el bibi y se las tomaba cada noche. A los 5 meses, empezamos con la verdura, y en una semana la niña dijo que la cereales ya no las queria que queria el puré de verdura por la noche tambien, asique las cereales pues en la leche. A los 6 introducimos la carne y ampliamos verduras, todo perfecto. A los 7 meses le salieron los dos dientes de abajo y le empezamos a dar trocitos. Ahora tiene 10 meses está perfecta, no ha desarrollado alergias, y es ella que nos ha ido guiando sobre sus necesidades.
VER MÁS COMENTARIOS