Mi bebé y yo

Cuándo es obligatorio dar el biberón

( 3 votos) load

Los casos en los que es absolutamente necesario recurrir al biberón son pocos y se deben, en general, a enfermedades graves tanto de la mamá como del pequeño.

​La mamá debe recurrir a la lactancia con biberón en los siguientes casos:

- Falta de leche. Puede deberse a una alteración de la glándula mamaria, por ejem​plo, debido a una malformación congénita (hipoplasia, que comporta el escaso desarrollo de la glándula mamaria) o a una intervención quirúrgica (mastectomía, es decir, la extirpación parcial o total de la glándula mamaria), o bien a una disfunción hormonal. La consecuencia puede ser la total carencia de la leche (agalactia), o bien su escasez (hipogalactia).

- Desequilibrios hormonales. Las graves disfunciones hormonales a cargo de la hipófisis pueden obstaculizar la formación de prolactina y oxitocina, haciendo imposible la producción de la leche. En particular, el síndrome de Shean es una rara enfermedad que conduce a un bloqueo temporal o permanente de la hipófisis, encargada de producir la prolactina. También en este caso, la mamá debe renunciar a dar el pecho.

- Herpes zóster. Es preciso distinguir el Herpes simplex, que puede afectar al labio o a los genitales, del Herpes zóster, que puede provocar lesiones sobre el pezón. En este segundo caso, el pecho presenta las típicas lesiones cutáneas (ampollas) del herpes y, durante la toma, la mamá puede contagiar al niño. Es necesario renunciar a la lactancia materna, por la seguridad del bebé.

- Fiebre tifoidea. Es una forma aguda de tifus, caracterizada por la presencia de fiebre, diarrea muy violenta y un estado de postración general, que impide la lactancia, tanto por el elevado riesgo de contagio como por el estado de extremada debilidad física de la mujer.

- Malaria. Es una enfermedad infecciosa que se manifiesta con fiebres típicas. Se transmite a través de la picadura del mosquito anopheles. Erradicada en España desde hace años, esta enfermedad aún es común en las zonas tropicales y subtropicales. La malaria se diagnostica mediante un simple análisis de sangre. Si el resultado es positivo, la mamá debe ser ingresada y la lactancia no es posible, tanto por sus condiciones de salud como por los riesgos, aunque raros, de contagio.

- Enfermedades exantemáticas. Las enfermedades exantemáticas son típicas de los niños: sarampión, rubéola, varicela, escarlatina, cuarta enfermedad, quinta enfermedad y sexta enfermedad. Si la mamá está afectada, debe suspender la lactancia, para evitar el posible contagio del niño.

- Septicemia. Es una infección de la sangre que puede estar causada por virus y por bacterias de distinta naturaleza. Se puede contraer tras una infección (por ejemplo, una bronquitis) mal curada. Comporta un agotamiento tan acentuado que impide la lactancia.

- Seropositividad del virus del SIDA. Aunque aún no se conocen con exactitud el porcentaje de probabilidades de contagiar al niño, las mujeres seropositivas por el HIV no deben dar el pecho, dado que existe el riesgo de que el virus pase a la leche.

- Cardiopatías graves. Pueden representar una contraindicación, pero sólo en casos excepcionales.

- Psicosis grave. Una psicosis grave no sólo comporta la suspensión de la lactancia, sino, la mayoría de las veces, incluso la separación temporal del pequeño.

- Retinopatía. En caso de formas graves de retinopatías (lesiones de la retina), que se hayan agudizado significativamente durante el embarazo, no se puede lactar. Sin embargo, es el oftalmólogo quien debe valorar la situación en cada caso.

Por otro lado, existen poquísimos casos en los que el niño no es capaz de succionar el pezón desde el nacimiento (déficit de succión). Tampoco es posible tomar leche materna en los pocos casos en los que el recién nacido sufre enfermedades graves del metabolismo.

- Prematuros de muy bajo peso. Pueden tener que ser alimentados a través de una sonda, puesto que no tienen el vigor suficiente para succionar el pecho.

- Los niños con malformaciones del paladar y de los labios. Cuando se presenta este trastorno, llamado labiopalatosquisis, más conocido como labio leporino, en los casos más graves, los niños deben ser alimentados con sonda. A veces, también se recurre a unas placas especiales (prótesis del paladar) que, antes de la intervención quirúrgica de corrección, permiten, si no la succión del pecho, al menos tomar leche del biberón.

- Los niños con enfermedades congénitas del metabolismo. En caso de fenilcetonuria, galactosemia o déficit de lactasa intestinal, los pequeños no producen las enzimas indispensables para digerir algunas sustancias nutritivas contenidas en la leche materna. El especialista será quien establezca en cada caso si la lactancia materna está permitida o no.

Te puede interesar

Casos en los que es necesario parar la lactancia y dar el biberón Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (5)

yo di el pecho a mi hija hasta el año de vida, al empezar a trabajar cuando tenia casi 5 meses me vi en la obligación de darle leche de formula para las horas que pasaba en la guardería pasando a tener una lactancia mixta. mi pediatra me dijo que los tres primeros meses era lo mas importante que fuera leche materna pero que si era de formula tampoco pasaba nada, incluso en el hospital cuando una no tiene suficiente leche las enfermeras te dan leche de formula!!! no veo nada malo en el articulo simplemente nos muestran los casos en los que no es compatible la lactancia materna xq incluso podemos afectar al bebe. también he de decir que mi hija empezó a dormir del tiron una vez le quite el pecho...
Me sumo a la petición de respeto a cualquier tipo de opción. Al final todo son MODAS. Me parece increíble que a estas alturas a las madres que no han dado el pecho o a las que hemos dado poco pecho se nos demonice. Al final tenemos al enemigo en casa. Las mismas feministas que hace 40 años llamaban retrógradas a las madres que daban el pecho ahora llaman "mala madre" a las que no lo dan. A mi me criaron a biberón porque a mi madre hace 36 años en una clínica muy "moderna" le retiraron la leche sin su consentimiento y he estado enferma dos veces en mi vida contrariamente a mi hermana que sí tomó pecho y lleva toda la vida enferma. Ahora yo he sido madre y es increíble lo que he tenido que escuchar porque al mes le retiré el pecho a mi criatura tras una mastitis. Pues para quien quiera enterarse: la lactancia me tuvo 1 mes completamente hundida. Mi niña nació el día que le retiré el pecho. Y eso que yo estaba convencida de dar el pecho al 100%. Por favor: no se metan en la vida de los demás. No frivolicen. A muchas madres les resulta maravilloso dar el pecho, cosa que aplaudo, pero para otras es una tortura que influye en la relación con el bebé. Es muchísimo más importante, es obvio, que la madre y el bebé tengan conexión emocional que el hecho de dar el pecho. Y sobre todo a las nuevas madres les diría que no acepten consejos de nadie (lo que me incluye a mí) más que de sí mismas. Vivimos en un estado de injerencia permanente en la vida de lo demás lo cual incluye algo tan personal como la relación entre un bebé y su madre.
Invitado - Africagt
Pues si, yo quiero aprovechar para pedir respeto a todo tipo de lactancia... En mi caso, no tuve opción pero no hubiera sido ningún problema si no hubiera sido por el hecho de sentirme madre de segunda categoría por no darle el pecho. Me he sentido muchas veces avergonzada, teniendo que dar explicaciones y justificaciones que no debería haber dado a gente que no deberían haberme juzgado. Nos olvidamos que al ser madres queremos lo mejor para nuestros hijos y eso pasa porque nosotras estemos también bien. Tardé en darme cuenta cómo según qué comentarios podían afectar de manera psicológica a mi y por consecuente a mi bebé. Respeto, eso pido, respeto a todas las opciones que en definitiva buscan anhelan lo mejor para todos.Si nosotras no estamos bien, difícilmente podremos dar lo mejor de nosotras a nuestros pequeños.
Invitado - Delca
Estoy cansada de oír que los casos en los que no se puede amamantar son pocos, yo apenas he podido amamantar a mi hijo debido a la escasez de leche que producía mi cuerpo, sin causa alguna que lo justificara, y multitud de madres con las que he hablado también tuvieron problemas, recurriendo al biberón en un gran número de casos. Así que yo me pregunto si es cierto que es ton poco habitual que esto suceda o es que se están haciendo las cosas
Invitado - LAURAJD
No me.puedo.creer que publiquen este.tipo.de.artículos que llevan a la confusión entre las mamás sobre todo primerizas. No pude dar el.pecho.todo lo.que hubiera querido a mi hijo y opté por el biberón. Por supuesto.que no se daba ninguno.de.los.casos que citan en su artículo para que tomara esa decisión que siempre, es personal. La.lactancia materna es preciosa y es un regalo para tu hijo.pero no el único, no lo olvidemos. Hay que tener sentido.común. Gracias.