Mi bebé y yo

Nunca le digas a una madre que amamanta...

( 2 votos) load

Algunos comentarios y opiniones pueden alterar mucho a la reciente mamá. Éstas son las frases que nunca debes decir a una mujer embarazada y/o a una madre que esté amamantando a su bebé.

Puede que no puedas darle de mamar...

Un comentario aparentemente inofensivo, pero que puede minar la confianza de la mujer para nutrir de la mejor manera al hijo que nacerá. ¿Por qué hablamos de producir leche como si fuera una posibilidad y no una certeza?

Nos preceden dos generaciones de madres que, debido a algunos errores en la gestión de la lactancia, no fueron capaces de amamantar a sus hijos. Por eso, se cree que la lactancia materna es una cuestión de suerte y que algunas mujeres tienen leche y otras, no. Una idea muy arraigada, porque las propias mujeres, abuelas y tías a las que se había dicho de amamantar siguiendo horarios rígidos, dando agua y complementos artificiales, no saben cómo "funciona" realmente y, cuando su nieto o sobrino llora, proponen la misma solución que les dieron hace 20 ó 30 años o el biberón.

Las mujeres que no pueden amamantar por un problema real son menos de una de cada mil: todas las demás pueden hacerlo. Pero no todas las madres que quieren dar el pecho a su hijo cumplen este deseo. Hemos perdido la fe en nuestra capacidad innata, porque la experiencia de las generaciones precedentes fue negativa. Y, si la lactancia materna no empieza bien, es una especie de profecía autocumplida y la nueva madre, aconsejada por abuelas y tías, puede resignarse a buscar otras soluciones. A veces, un simple retraso en la producción de leche puede desalentar la nueva madre y convencerla de que abandone.

¿Estás segura de que tienes suficiente leche?

Cuando alguien duda de que la madre tenga suficiente leche, está tocando una tecla muy delicada, ya que la duda de poder garantizar al pequeño una nutrición adecuada puede generar mucha ansiedad. De hecho, esta duda no tiene sentido por motivos fisiológicos: si somos mamíferos, y los senos son glándulas, ¿por qué debería funcionar sólo al 70% o al 30%? ¿O funcionar lunes y martes, pero no miércoles? En todo caso, si hubiera alguna enfermedad, nos curaríamos.

A menudo, la gente duda de que el niño reciba la suficiente leche tras observar un comportamiento que, en su opinión, no es normal. Un ejemplo es la frecuencia de las tomas: si tu hijo quiere teta antes de que pasen las tres horas "canónicas" desde la comida anterior, aparecerá alguien alarmándose, e incluso las madres más serenas acabarán dudando de sí mismas.

En la gran mayoría de los casos, el temor a no tener suficiente leche es infundado. Las tomas frecuentes, sin límites de tiempo o de horario, son absolutamente normales durante las primeras semanas de vida. Recordemos que amamantar satisface varias necesidades de tu hijo: hambre, sed, notar tu presencia y quedarse tranquilo... Es normal que quiera a menudo el pecho de la madre. Si realmente hay un problema, el niño no moja 6-7 pañales al día y/o el crecimiento semanal es insuficiente, la solución no es renunciar a la lactancia, sino corregirla, ya que con un poco de ayuda y paciencia se pueden superar las dificultades iniciales. Lo importante, en caso de dificultad, es no dudar en recurrir a un especialista en lactancia para recibir sugerencias específicas.

¿Será sustanciosa? Parece agua...

La leche materna tiene una composición diferente a la de la leche de vaca. Contiene una gran cantidad de agua, alrededor de 87%, debido a que debe responder a las necesidades de líquidos del bebé. Además, puesto que no se pasteuriza, tiene una textura menos densa y es mucho más transparente, especialmente al comienzo de la toma. Si la madre no sabe que esto es normal, puede pensar que su leche no es perfecta para su bebé. De hecho, décadas de investigación científica han demostrado que la leche materna es siempre perfecta y proporciona la alimentación adecuada para cada niño. La única excepción podría ser una situación de desnutrición materna severa, una situación que, por suerte, en España es muy difícil de que se dé. Una mamá "normal" que, en ocasiones, por falta de tiempo, se salte una comida o al mediodía sólo coma una ensalada, continúa produciendo una leche perfectamente nutritiva.

Hace muchos años, se solía analizar la leche para verificar sus propiedades, pero entonces no se sabía que la composición de la leche materna cambia a lo largo del día e incluso durante la misma toma, por lo que el análisis de una muestra, además de ser innecesario, no proporciona información fiable.

¿Le vuelves a dar el pecho? ¡Si acaba de comer!

La lactancia materna no sigue horarios o tablas, y la frecuencia de las tomas depende de la solicitud del menor. Esto puede generar comentarios y críticas por parte de los que están acostumbrados a la leche artificial, que se sorprenden al ver que el niño "busca" el pecho poco después de una toma. El bebé no sólo utiliza el pecho para nutrirse, sino para tomar agua y elementos no nutritivos, como anticuerpos, hormonas y enzimas, necesarias para su crecimiento y su bienestar. Lógicamente, en brazos de la madre, también recibe calor, contacto y afecto. Puesto que no es posible saber exactamente qué quiere tu hijo cuando busca el pecho, no tiene sentido hacerlo esperar. Además, ¿quién le diría a un adulto que no puede tener sed tras comer o que no puede comer un trozo de pan si todavía tiene hambre? Recordemos que los niños se autorregulan perfectamente y no hay riesgo de que pidan "demasiada la leche”.

Se piensa que eres un chupete

Dado que, como ya hemos dicho, los bebés, generalmente, se alimentan con frecuencia a lo largo del día, puede pasar que alguien acuse a la nueva madre de viciar a su hijo o de utilizar el pecho como si fuera un chupete. En realidad, es todo lo contrario, en todo caso, es el chupete que se intercambia por el pecho y no al revés. Durante las primeras semanas tras el nacimiento, ofrecerle un chupete o líquidos adicionales puede perjudicar el buen inicio de la lactancia materna. La producción de leche se basa en un mecanismo de oferta y demanda: cuanto más succiona el bebé, más leche produce el cuerpo de la madre.

Darle el pecho no es viciar: es una necesidad para el pequeño, y los vicios son otra cosa.

No quiere la papilla por culpa de tu leche

¿El bebé no está interesado en los nuevos sabores? ¿Acepta sólo unas cucharadas de papilla? Es entonces cuando muchos aprovechan para atacar la lactancia materna. Cuando el bebé está listo para comenzar a probar nuevos alimentos, sigue tomando el pecho. La Organización Mundial de la Salud señala que, a lo largo del primer año de vida, la leche materna es el alimento principal al que se añaden poco a poco otros alimentos. No sólo eso. La etapa del destete es un momento de muchos cambios y es normal que el bebé todavía quiera un alimento que le es familiar, completa y perfectamente digerible, y que necesite su tiempo para conocer nuevos sabores. Las madres que han confiado en la capacidad de autorregulación del niño durante los primeros seis meses de vida, no tienen ninguna razón para pensar que ahora que ya no es capaz de hacerlo.

 

Enlaces de interés:  Consultores de Lactancia http://www.aicpam.org/

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Lactancia materna: las frases que no hay que decir Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (6)

Todo tontería No hagan caso a nadie q diga estas cosas Es lo más bonito de la vida Mi niña de casi 18 meses sigue mamando y no pienso quitárselo si ella no la quiere dejar Come alimentos pero para ella lo q más le gusta es la leche materna Lo cogió del primer momento q lo puse al pecho y todo fue bien Es verdad q los primeros dos días no era de todo suficiente para ella pero eso era porque ella nació más grande de lo normal, después todo fue cambiado A mi también me decía alguna persona q a lo mejor es mi cuerpo q no tiene suficiente leche pero no los hice caso Todo el personal del hospital me ha apoyado y ayudado mucho Mucho ánimo a todas Besos!!!
Gracias por el artículo ;) Muchos ánimos a todas!! Y paciencia!!
Me ha encantado el articulo, es lo mismo que te cuenta la matrona y en el hospital mientras andas pelandote para que tu bebe coja el pecho. Deciros que los primeros dias pueden ser desesperantes pero con muchisima paciencia y apoyo de la pareja, el bebe cogera el pecho, y que no hay que hacer caso a todas esas cosas que os diran de que si tu leche no le alimenta, o si tienes poca.
Un gran articulo, yo me encontre con todos estos comentarios con mi primer bebe, pero aun asi lo amamante hasta los 3 años y ahora tengo una bebe de 4 meses y amamantare hasta que ella quiera
Si muy interesante este articulo de lactancia me biene muy bien q tengo 9 dias de dar el pecho ...
VER MÁS COMENTARIOS