Mi bebé y yo

Gemelos lactantes: leche para dos

( 0 votos) load

¿Estas embarazada, quieres dar el pecho, pero tendrás dos niños? No te preocupes, las madres de gemelos producen suficiente leche. Todo lo que debes saber antes y después de su nacimiento.

Cómo prepararse antes del nacimiento

Durante el embarazo, pregunta por la dieta y por los mecanismos que regulan la producción de leche y evalúa cuidadosamente el centro donde dar a luz, pues es muy importante para todas las madres, pero más aún para las que esperan dos o más los gemelos. Con la desaparición de las familias extensas, las nuevas madres ya no pueden confiar en el patrimonio informacional de hermanas, tías y primas, y con frecuencia es su hijo, en este caso sus hijos, los primeros bebés que la mujer coge en brazos. Por esta razón, hoy en día, es muy importante conocer y hablar con otras mamás. Ésta es la manera de aclarar dudas e incertidumbres, y estar tranquila sobre tu "potencial nutritivo": la madre de gemelos es capaz de alimentar adecuadamente a los dos hijos. Las dificultades aparecen, a menudo, debido a barreras de orígenes culturales. Por otra parte, el hecho de que la gente no crea que puedas amamantar a mellizos crea un clima no favorable que puede desalentar la madre.

Han nacido: empieza lo antes posible

Si la madre y los gemelos están bien, la primera alimentación se puede hacer inmediatamente después del nacimiento, tanto en el caso de parto natural, como si se trata de una cesárea. Si los niños necesitan algún tipo de atención especial y deben ser ingresados en Neonatología, para empezar la producción y garantizarles el alimento ideal, es necesario estimular los pechos con un sacaleches, utilizando preferentemente un modelo profesional, que permita extraer leche de ambos pechos al mismo tiempo. La operación debe repetirse con una cierta frecuencia, 8-10 veces en 24 horas. También hay que sacar la leche durante la noche, cuando los niveles de prolactina en el cuerpo de la madre son más altos.

Para los niños que pueden ser amamantados directamente, el consejo es que hay que amamantarlos al primer signo de interés, o en cuando se lleva las manos a la boca y se gira como "buscando" inquieto. Si tienen más sueño, será la madre la que ofrecerá el pecho para que lo tomen a menudo.

Tomas simples o simultáneas

La lactancia materna puede ser una buena aliada de la nueva madre, ya que permite, con un solo gesto, satisfacer diferentes necesidades de los niños: hambre, sed, necesidad de sentir el contacto de la madre. Además del hecho de que, una vez que esté familiarizada con la posición de amamantar, las tomas se convierten en un momento de relajación, en la que los niños están tranquilos y la madre puede estar sentada un rato.

Pero ¿cómo gestionar las tomas? La sugerencia es darles exclusivamente el pecho según lo pida durante las primeras semanas, ya que los chupetes y los biberones pueden interferir con la lactancia y la producción de leche.

Durante los primeros días, puede ser más fácil amamantar a un solo niño para comprobar que se coge bien y que esté en la posición correcta, pero luego, a medida que te sientas cómoda con las tomas, puedes amamantar a los dos gemelos al mismo tiempo. Además de ser "cómodo", hace que los niveles de prolactina en el cuerpo de la madre sean más altos y que aumente la producción de leche. Además, si uno de los gemelos no tiene una succión "enérgica", el hecho de amamantar junto con el hermano, le ayudará a estimular el reflejo de tragar, haciendo que reciba una cantidad adecuada de leche.

Para saber si los niños toman suficiente leche, basta con comprobar que, a partir del tercer día de vida, cada gemelo llegue gradualmente a mojar, por lo menos, seis pañales y que las evacuaciones sean, al menos, tres en 24 horas. Controlar el peso semanalmente confirmará que todo va bien.

Las posiciones más cómodas

Durante los primeros días, cuando la madre y el bebé ya estén familiarizados con las tomas simultáneas, debe probar diferentes posiciones. Veamos cómo organizarse.

Cruzados: la madre está sentada y los niños están en la posición tradicional (cada niño tiene la cabeza apoyada en el hueco del brazo de la madre ) colocados atravesados en su regazo. El cuerpo de un gemelo tocará el de la madre, y el cuerpo del segundo tocará el de su hermano. Colocar una almohada debajo de tu codo, en las piernas o bajo el cuerpo de los gemelos  permite tener a los niños a una altura correcta (ambos deben estar colocados delante del pecho) para que la madre no tenga que agacharse por ellos y que no tengan que volver la cabeza.

Tradicional y debajo del brazo: la madre está sentada con un gemelo en la posición tradicional (con la cabeza apoyada en el hueco del brazo de la madre) y el otro debajo del brazo, es decir, con la cabeza hacia el pecho y las piernas orientadas hacia la espalda de la madre.

Doble debajo del brazo: la madre está sentada y amamanta los niños debajo del brazo; la cabeza de cada gemelo mira el pecho y las piernas pasan por debajo de los brazos de la madre. También en este caso se necesitan unas almohadas que levanten a los niños y los dejen a la altura correcta. Esto puede ser particularmente útil en el caso de cesárea, ya que el peso del bebé no se apoya en la herida.

¿Y por la noche? Poco a poco, la mamá encontrará la manera de amamantar a los dos gemelos, quedándose estirada en la cama. Por ejemplo, en posición supina, con los niños en su regazo, las cabezas delante de los pechos, y las rodillas tocándose.

El vínculo madre-bebé

La leche materna, con todas sus propiedades nutricionales e inmunológicas, es la herramienta que nos ha dado la naturaleza para crear un vínculo único e íntimo con nuestros hijos. Cuando tienes dos bebés, es posible que necesites más tiempo para crear este vínculo, especialmente si los gemelos fueron separados de la madre al nacer. Tomas frecuentes con cada uno podrían ayudar al proceso de unión, favoreciendo la proximidad emocional y la creación de un vínculo madre-hijo.

Se necesita un poco más de ayuda

Durante los primeros días tras el nacimiento, todas las mamás necesitan un poco de ayuda. Si tienes dos hijos, es evidente que se vuelve indispensable el apoyo para las tareas del hogar, compras, preparación de comida y cuidado de los eventuales hermanos.

Sobre las tomas, es posible que faciliten la vida de la nueva mamá, pero es importante tener expectativas realistas: no se puede pensar en la lactancia como un extra, una entre muchas. En los primeros meses, es un trabajo a tiempo completo y, si los niños son dos, habrá que hacer lo imposible.

Ten cuidado: para alimentar a tus hijos con tranquilidad, es fundamental el apoyo emocional. La nueva madre necesita tener al lado personas que reconozcan que ella es la persona con más experiencia en el cuidado de sus hijos y que la animan cuando está cansada.

Ante cualquier dificultad, lo mejor es no dudar y buscar ayuda de un experto.

 

Enlaces de interés:

Grupos de apoyo de la lactancia http://www.ihan.es/index3.asp

Te puede interesar

Gemelos lactantes: leche para dos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)