Mi bebé y yo

La lactancia: básica para la nutrición infantil

( 1 voto) load

La malnutrición es la causa, directa o indirecta, del 60% de las defunciones anuales entre los niños menores de cinco años. Tan sólo un 35% de los lactantes del mundo son alimentados con leche materna.

Los niños malnutridos con frecuencia sufrirán durante toda su vida las consecuencias del retraso de su desarollo (cerebros mal formados, poco desarrollados o desarrollados con retraso, dificultades para encontrar empleo, etc.). Para mejorar la alimentación del lactante y del niño pequeño, hay que empezar por asegurar el buen estado de salud y de nutrición de las madres, así como formarlas en la manutención de sus hijos y familias. Son algunos de los objetivos claves de ACNUR.

La malnutrición representa el 60% de las causas de muerte de los niños menores de cinco años. Más de dos tercios de esas muertes, a menudo relacionadas con unas prácticas inadecuadas de alimentación, ocurren durante el primer año de vida. Sin la base de leche materna como alimento principal durante los primeros cuatro meses de vida, la alimentación complementaria suele comenzar demasiado pronto o demasiado tarde y, en muchas ocasiones, los alimentos complementarios no son los idóneos. La lactancia puede marcar la diferencia en el desarrollo de los más pequeños y en su futuro, una vez se hacen adultos.

Mejorar la alimentación del lactante: leches F-75 y F-100

La leche F-75 es el alimento terapéutico que se proporciona durante los primeros tres días de tratamiento a los niños menores de dos años que sufren desnutrición aguda, moderada o severa: es baja en proteínas, grasas y sodio, pero rica en carbohidratos, lo que les permite recuperar su funcionamiento metabólico normal para asimilar alimentos estándar. Una vez superada la fase inicial del tratamiento, los niños menores de dos años pasan a la fórmula F-100, con 25 kilocalorías adicionales por toma, provenientes de un mayor aporte proteico y graso, cuando el estómago del niño ya está listo para procesar cantidades y composiciones normales de alimentos.

Estas leches se utilizan en los centros de alimentación terapéutica, donde los niños son hospitalizados para recibir tratamiento contra la desnutrición crónica. Como resultado, la tasa de mortalidad global de niños gravemente desnutridos menores de cinco años se ha reducido del 25% al 5%.  Las designaciones significan que el producto contiene respectivamente 75 y 100 kcal por 100 ml. Ambas proporcionan un bajo contenido en grasas y una gran cantidad de nutrientes y energía. Los ingredientes incluyen leche en polvo concentrado, aceite de alimento (a veces grasa) y los complejos vitamínicos dextrina. Las fórmulas se pueden preparar mediante la mezcla con agua, incluso cuando no está limpia.

Actualmente, los refugiados y desplazados internos suman más de 53 millones de personas, de las cuales, el 80% son mujeres, mujeres embarazadas y niños.

 INFÓRMATE Y COLABORA: www.eacnur.org, o bien llama al 91 369 06 70

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

ACNUR trabaja por erradicar la malnutrición infantil Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)