Mi bebé y yo

Mastitis: causas, síntomas y tratamiento

( 8 votos) load

La mastitis es uno de los problemas más comunes que aparecen en el pecho de la mamá durante la lactancia. Es importante prevenirla, prestando especial atención a la higiene y a las grietas en los pezones. Todo sobre la mastitis, en este artículo.

La mastitis es una inflamación de las mamas, cuyo origen puede deberse a las siguientes causas, principalmente.

Causas de la mastitis

- La mastitis puede estar debida a una infección causada, generalmente, por la penetración de microbios en el interior de la glándula mamaria, a través de grietas o de cortes en los pezones.

- Asimismo, la mastitis puede estar provocada por el estancamiento de leche en el interior del seno, debido, por ejemplo, al hecho de saltarse una o más tomas.

- La mastitis también puede estar provocada por la costumbre de llevar sujetadores ajustados o por sostener el pezón a modo de "pinza" durante la toma.

- En algunos casos, se debe a un descenso temporal de las defensas inmunitarias de la mamá.

Síntomas de la mastitis

La mastitis puede manifestarse alrededor del tercer o el quinto día de lactancia, o entre la segunda y la cuarta semana. Los síntomas son fiebre elevada precedida por temblores, senos más grandes, duros, tensos y con una zona de la piel enrojecida y brillante.

Tratamiento de la mastitis

Es importante tratar a tiempo esta inflamación, ya que de otro modo podría llevar a la formación de pus.

- Si la mastitis se trata en las fases iniciales, puede bastar con aplicar una bolsa de hielo sobre la zona y suspender la lactancia durante algunas tomas, vaciando los pechos con un sacaleches a la hora que coincidiría con la toma.

(Te interesa: Cuándo y cómo usar el sacaleches)

- En cambio, si la piel está enrojecida y brillante, debe evitarse la formación de un posible absceso mediante un tratamiento antibiótico de 3 ó 4 días, que, por supuesto, será el médico quien determine. Al mismo tiempo, la aplicación de compresas calientes y húmedas proporcionarán un gran alivio.

Otros consejos útiles en caso de mastitis

- Haz reposo hasta que la infección remita.

- Asegúrate de que el pequeño succiona del modo correcto.

- Da el pecho al niño cambiando de posición a menudo.

- Antes de la toma, apriétate un poco la areola, para ablandarla y permitir la succión del niño.

- Empieza la toma por el pecho inflamado.

- Después de cada toma, extráete la leche del pecho enfermo manualmente, con sumo cuidado, con el fin de favorecer la reabsorción de la tumefacción.

- Una compresa caliente antes de la toma ayuda a la puesta en marcha de la emisión de leche: debes aplicarte un paño caliente mojado sobre la areola durante 10-15 minutos.

- Toma el antibiótico prescrito por el médico.

- No dejes la lactancia.

 

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Durante la lactancia materna, además de mantener la higiene de los pechos, una medida para prevenir la mastitis es el vaciado completo de los pechos. De hecho, en muchos casos es recomendable no parar de dar el pecho a pesar de estar sufriendo los [url="http://www.natubb.com/mastitis-problemas-lactancia-materna/"]síntomas de la mastitis[/url], aunque esta decisión es mejor que la tome un profesional por supuesto.