Mi bebé y yo

Cómo está formado el pecho

( 2 votos) load

Te explicamos cómo está formado el pecho y, en concreto, la aréola y el pezón, con el fin de que puedas conocer de primera mano cómo se producen los mecanismos de lactación.

​El pecho de la mujer es diferente al del hombre, con el fin de poder dar el pecho al bebé. Te explicamos los cuatro tipos de tejidos de los que está compuesto, así como todas las características de la aréola y del pezón.

Los tejidos que forman el pecho son los siguientes:

La glándula mamaria: tiene la función de producir y segregar la leche. Está formada por numerosas pequeñas glándulas similares a racimos de uva (por lo que se denominan «racimos mamarios»), unidos al pezón mediante una serie de canales, los conductos galactóforos.

Los conductos galactóforos: son los finos canales unidos a las glándulas mamarias que transportan la leche al pezón. Tienen forma de arbolitos ramificados, para conectar los alvéolos (pequeños «racimos» situados en la base del pecho, donde se produce la leche) con los senos galactóforos, depósitos de recogida situados detrás de la aréola.

El tejido conectivo: sostiene la estructura glandular y la mantiene anclada a los músculos del pecho.

La grasa: engloba y protege el resto de los tejidos que conforman el pecho.

Cómo es el pezón
La forma y el tamaño del pezón no condicionan en absoluto la capacidad de lactar. Ya sea más grande o más pequeño, cilíndrico o cónico, el pezón dispone de unos veinte (el número puede variar de 15 a 20) minúsculos orificios por los que la leche sale. El niño, al succionar, además de vaciar rítmicamente los senos galactóforos situados detrás de la aréola, estimula las terminaciones nerviosas del pezón y su musculatura lisa, ayudándole a endurecerse y proyectarse hacia fuera. La influencia de las hormonas combinada con el acto de la succión desarrollan una función modeladora de la aréola, que adopta la forma ideal para la boca del pequeño.

Cómo es la aréola
Es el círculo de piel más oscura que rodea al pezón. En el embarazo, se hace más evidente y, a veces, aumenta de tamaño, a causa de la nueva organización hormonal de la mujer.

La coloración más intensa parece tener una función precisa: sirve para hacer más visible la parte del pecho que el niño debe abarcar con la boca. En consecuencia, constituye una especie de «señal».

En la aréola, se encuentran los tubérculos de Morgagni, cuya forma es la de minúsculos granitos, y que durante el embarazo son más sobresalientes. Su función es la de segregar una sustancia que lubrifica, protege y desinfecta la piel, haciéndola más resistente a la agresión de las bacterias.

Te puede interesar

¿Cómo se produce el proceso de lactación y cómo está formado el pecho? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)