Síguenos
Mi bebé y yo

El masaje del bebé, paso a paso

( 1 voto) load
patrocinio

Beneficios del masaje infantil en los bebés. Además de ofrecerle una sensación de bienestar muy agradable, podrás aliviar los trastornos habituales.

​​​​​​​​​​El masaje infantil proporciona muchísimos beneficios tanto a la mamá como al bebé. En este artículo te explicamos cuáles son estos beneficios del masaje infantil, así como en qué momento es mejor realizarlo o cuánto debe durar.

 ¿Qué es el masaje infantil?

  El masaje infantil es un lenguaje no verbal, una forma que la mamá tiene a su disposición para transmitir afecto y ternura. 

 El niño experimenta, con el masaje, una sensación de bienestar no sólo física, sino también emocional.   

• Para la mamá, el masaje a su bebé no sólo le permite proporcionar a su hijo un mayor bienestar físico y emocional, sino que también es una forma de conocerle mejor y de captar más rápidamente sus estados de ánimo.

 ¿Cuál es el momento ideal del día para hacer un masaje al niño? 

  ¡Cuándo se quiera! El masaje en los niños más pequeños se puede hacer, por ejemplo, después del baño del bebé, al vestirlo, cuando se le cambia el pañal... 

 También puedes masajearle sobre la cama, antes y después de la tetada.

¿Cómo masajear al niño en caso de cólicos?

  En el caso de los cólicos de los bebés, el masaje puede ayudar a aliviar al bebé y hacer que se sienta mejor.

  Lo importante es hacer movimientos rotatorios sobre el abdomen, que vayan en el sentido de las agujas del reloj, y es mejor empezar desde arriba con la palma de la mano bien abierta.  

 Puedes tumbar al pequeño sobre una cama o sobre una superficie de apoyo, ponerlo boca arriba y, con las manos, debes flexionar las piernas hacia la parte interior (como las ranitas).

¿En qué posición debe estar el niño durante el masaje? 

  Es importante que, sin hacer movimientos innaturales o forzados, cambies las posiciones para darle el pecho, para hacerle mimos y para darle masajes a​l bebé: se beneficiará también el desarrollo de su simetría.

 Si se deja a un niño pequeño siempre en las mismas posiciones, éste adquirirá, con el tiempo, hábitos posturales demasiado rígidos.

¿Y para los niños más movidos?

  Lo ideal es hacerles adoptar la posición buda. Cuando el niño e​stá​ agitado, es necesario cogerle en brazos, hacer que se siente cogiéndole las piernas y entrecruzándoselas, como si adoptase la posición tipo buda, y dejando la espalda apoyada sobre tu cuerpo y a él la posibilidad de mirar al mundo.

¿Cuánto debe durar un masaje?

  Será el niño mismo quien se lo haga saber a la mamá cuando esté cansado, mostrándose un poco nervioso y molesto.



big Img
Foto 1 de

|

En la cara
El niño debe estar tendido boca arriba en el cambiador. Acaricia su frente partiendo del centro y avanzando hacia los lados. A continuación, efectúa un masaje alrededor de los ojos realizando movimientos circulares.
|
En el tórax
Realiza un masaje partiendo de los muslos del pequeño y avanzando hacia arriba. A continuación, desliza las manos por encima de sus hombros y, después, desciende a lo largo de los brazos y de los lados del cuerpo. Este masaje se debe efectuar con las dos manos: mientras una se detiene, la otra debe ir descendiendo poco a poco.
|
En la espalda
Coloca al pequeño boca abajo sobre tus rodillas. Desliza tus manos por su espalda hacia delante y hacia atrás, con un movimiento cruzado y continuo, sin separar nunca las manos de su piel.
|
En la pierna
Eleva la pierna del pequeño, sujetándola por un pie, de manera que quede bien estirada. Realiza al bebé un masaje fuerte, pero sin apretar en exceso. Repite con la otra pierna, dándole pequeños y suaves “pellizquitos”.
|
En el pie
Eleva la pierna del pequeño. Con los dedos pulgares de las dos manos, realízale un masaje en la punta del pie, presionando ligeramente sobre toda la zona, punto por punto. Después, presiónale los deditos y hazlos girar delicadamente.
|
6. En el abdomen
Efectúa un masaje, primero con una mano y después con la otra, alrededor del ombligo, en el sentido de las agujas del reloj.  Cada vez que los brazos se crucen, pasa una mano por encima de la otra. Este tipo de masaje puede servir para aliviar los cólicos y los ligeros dolores de barriga, típicos de los primeros meses de vida y un motivo de los llantos incontrolables.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Beneficios del masaje infantil en los bebés: relajación y bienestar Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)