Mi bebé y yo

Los progresos del recién nacido

( 1 voto) load

¿Cuándo será capaz de mirar a su alrededor, cambiar de posición, agitar un sonajero, chuparse el dedito, sonreír, estar sentado, decir su primera palabra? Esto es, más o menos, lo que puedes esperar.

Es bonito observar los progresos de tu bebé y verle entrar, poco a poco, en contacto con el ambiente que le rodea. Algunas pequeñas conquistas crean emociones fuertes en los padres, y es natural que se esperen con ansia. Veamos una aproximación de lo que puedes esperar de tu bebé.

Mirar a su alrededor

Recién nacido, el bebé puede enfocar cosas que están delante de sus ojos a una distancia de 20-40 centímetros, que es también el espacio que se crea entre su carita y la de la mamá cuando le da el pecho. Le gustan las caras de las personas, los contrastes, los colores fuertes y los objetos en movimiento que, si se colocan a esta distancia, puede fijar e incluso seguir con la mirada. Poco a poco, su capacidad de enfocar y de individualizar más detalles aumenta. Con dos meses, empieza a mirar a su alrededor y captar objetos más lejanos (un metro, un metro y medio). A los cuatro meses, su capacidad de observar el ambiente aumenta aún más.

Cambiar de posición durante el sueño

Aproximadamente, los bebés pueden cambiar de posición solos mientras duermen, rotando sobre sí mismos, a los cinco-seis meses.

Chuparse el dedito

Lo hacía ya en tu barriga, desde el principio del segundo trimestre de embarazo, alrededor de la semana 14-15. ¿Por qué ahora parece que no sepa hacerlo? Cuando viene al mundo, el bebé debe volver a adaptar todos sus movimientos (algunos de los cuales ya habían evolucionado mucho, como chuparse el dedo) a un ambiente completamente distinto del que le rodeaba antes, donde actuaba en un espacio reducido y sin fuerza de gravedad, en una posición contenida. Ahora debe recalibrar los mismos movimientos, volver a aprenderlos. Empezará a llevarse la manita a la boca alrededor de la semana 8. Algunos recién nacidos lo hacen ya desde los primeros días si se tienen en brazos de forma estable y en posición contenida, justo como estaban en el útero.

Agitar el sonajero

Jugar con el sonajero es una competencia compleja, que requiere el control de la coordinación visual y motora, y el desarrollo de la capacidad prensil: el bebé debe mirar el sonajero, direccionar la mano, cogerlo y agitarlo para escuchar su sonido. Puede empezar a hacerlo a partir de los cuatro meses.

Sonreír intencionalmente

Puede ocurrir ver al bebé sonreír ya desde los primeros días de vida, pero no lo hace de forma consciente. La sonrisa intencionada se observa entre el primero y el segundo mes de vida. El pequeño empieza a sonreír en respuesta a quien le sonríe, y después se convierte en una propuesta cuando, por ejemplo, la mamá se le acerca. La risa llegará después de los dos meses.

Controlar los movimientos de la cabeza

Es una capacidad que varía mucho de un bebé a otro. Se desarrolla poco a poco durante el primer mes (la posición en la que casi todos los bebés consiguen levantar la cabecita es estando boca abajo) y, entre el primer y el segundo mes, se perfecciona.

Estar sentado

Entre lo seis y los ocho meses, el pequeño debería ser ya capaz de mantenerse sentado autónomamente.

Decir su primera palabra

Alrededor de los tres-cuatro meses, normalmente, el bebé consigue reproducir los sonidos que escucha de mamá y papá. Alrededor del sexto mes, empieza la producción autónoma de sílabas, la lalación. Es un entrenamiento para el lenguaje, que evolucionará más adelante en la primera palabra con sentido (“mamá” y “papá” son las más frecuentes), alrededor del año de vida.

No olvides que…

- El desarrollo de las competencias varía de bebé en bebé. No hay motivos para preocuparse si nuestro hijo todavía no ha alcanzado habilidades que sus coetáneos ya tienen.

- No hay que preocuparse si, a veces, se pueden observar regresiones (por ejemplo, si la lalación se interrumpe durante uno o dos meses y después vuelve a empezar), sobre todo, cuando hay progresos en otras competencias.

- No necesariamente las habilidades se desarrollan al mismo tiempo en todos los ámbitos: algunos niños están más interesados en el movimiento, otros, en las relaciones o en la comunicación. Cada bebé alcanza más precozmente las competencias en algunos ámbitos.

- Es el pediatra quien debe evaluar las capacidades del bebé en su conjunto durante los controles periódicos.

Te puede interesar

Los progresos del recién nacido Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)