Mi bebé y yo

Medidas del bebé: ¿y si es demasiado grande o pequeño?

( 1 voto) load

El pequeño ya ha nacido y, después de pasar sus primeros momentos de vida fuera del útero en los brazos de su mamá, llega el momento de tomarle las medidas.

Para comprobar el desarrollo del recién nacido, se valoran tres parámetros: peso, talla y perímetro craneal, basándose en las curvas de crecimiento compuestas por los percentiles. Si el percentil de crecimiento del recién nacido se sitúa entre el 3 y el 97, estamos ante  una situación de normalidad. Por encima o por debajo de estos valores, se habla de una anomalía en el crecimiento que requiere exámenes más específicos.

Si las medidas del recién nacido son superiores al percentil 97, se habla de un exceso de crecimiento intrauterino con respecto a la edad gestacional. En cambio, si los parámetros no alcanzan el percentil 3, se trata de un retraso del crecimiento intrauterino. En ambos casos, es necesario controlar el crecimiento del niño atentamente, para identificar las posibles causas de la anomalía. Si el pequeño ha crecido demasiado, o demasiado poco, en los meses del embarazo, se puede deber a una predisposición a sufrir un síndrome metabólico, es decir, una patología que afecta al metabolismo, como la diabetes, la hipertensión o la obesidad.

Estándares internacionales

Hoy en día, gracias a un reciente estudio internacional, que ha tomado en consideración a 60.000 futuras mamás y 20.000 recién nacidos de ocho países diferentes, disponemos de nuevas curvas de crecimiento “internacionales”, que permitirán identificar con mayor precisión las posibles anomalías del crecimiento que pueden estar relacionadas con una patología.

¿Qué hay que hacer si el bebé es “pequeño” para su edad gestacional?

El pediatra, junto con el especialista, valorará su crecimiento en los primeros meses con especial atención. En cualquier caso, la leche materna es el alimento ideal para garantizar al bebé un desarrollo adecuado, además de que la lactancia lleva a cabo una función protectora frente a los síndromes metabólicos. Por esta razón, las mamás de los niños nacidos con bajo peso que no dispongan de leche materna deberían ponerse en contacto con un banco de leche materna.

Cada niño sigue su propio ritmo

Si bien las curvas de crecimiento representan un valioso instrumento diagnóstico, que permite identificar problemas y patologías, también es cierto que pueden tranquilizar a los papás, evitándoles una ansiedad innecesaria y nada útil. El crecimiento es algo muy personal y, si el bebé se sitúa en la franja más baja de los percentiles, pero no fuera de las curvas de crecimiento, simplemente, es un niño que está creciendo a su propio ritmo.

En conclusión, con respecto al crecimiento del bebé , debes dejar a un lado las preocupaciones injustificadas y las comparaciones con otros niños más “grandes”. Cada niño es único y especial, también en lo que respecta al crecimiento. Por otro lado, trastornos como el sobrepeso y la obesidad representan un problema emergente en España, que llega incluso a afectar a uno de cada tres niños. El sobrepeso está asociado a una serie de trastornos a corto y largo plazo.

Te puede interesar

¿Tu bebé es demasiado pequeño o demasiado grande? Por qué Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)