Mi bebé y yo

Si el primer abrazo tarda en llegar: los consejos de la matrona

( 1 voto) load

A veces, la mamá no puede estar con su recién nacido, pues el pequeño necesita unos cuidados especiales. La matrona te explica cómo favorecer el inicio de la lactancia en esta situación y cómo actuar en la unidad de neonatos.

Desde el primer momento en que sabemos que estamos embarazadas, comenzamos a soñar con el primer momento en que nos lo pondrán encima tras el parto y le daremos nuestro primer abrazo. Pero existen ocasiones en las que este primer abrazo tarda en llegar más de lo deseado, porque surgen complicaciones que obligan a ingresar a nuestro recién nacido inmediatamente, por ejemplo, en el caso de un parto prematuro. Es, en estas ocasiones especiales, cuando más apoyo necesita la madre por parte de la familia, y más información debe tener sobre las unidades de neonato, con el fin de saber cómo cuidar a su recién nacido.

¿Qué ocurre con la lactancia? 
Un aspecto que suele preocupar mucho a las madres es cómo instaurar la lactancia materna cuando el recién nacido está ingresado en una unidad de neonatos. En primer lugar, lo más importante es saber lo necesaria que es la leche materna en estas condiciones, pues es la única que le puede pasar defensas a nuestro hijo a través de las inmunoglobulinas (IgA, IgG, IgM), así como factores antimicrobianos (lactoferrina, interferón, leucocitos). Esto convierte la leche materna en un tesoro, pues protegerá al bebé frente a las infecciones propias de estas unidades.

Para que se produzca la "subida de la leche", es necesario que el bebé succione. Por lo tanto, siempre que estemos en la unidad de neonatos, y las condiciones del niño lo permitan, debemos ponerlo en contacto piel con piel y acercarlo a nuestro pecho para que inicie la succión y estimule la producción del calostro. Cuando estemos separados, el sacaleches se convertirá en nuestro gran aliado: es necesario estimular el pecho cada tres horas, durante diez minutos cada mama. No nos agobiemos si vemos que sale poco o nada de leche; es normal, estamos al principio de la lactancia y aún no se ha producido la subida de la leche. Asimismo, en los prematuros, puede que el reflejo de succión-deglución no esté instaurado y que el pequeño necesite alimentarse con sonda. 

Unidad de neonatos: ¿qué debemos tener en cuenta? 
Debemos conocer las normas de la unidad. La mayoría de los hospitales tienen unidades de puertas abiertas, donde los padres pueden acceder libremente.

El ruido es especialmente molesto para los prematuros; debemos hablar bajito y hacer el menor ruido posible.

Es muy importante lavarse las manos antes de tocar a nuestro recién nacido. Asimismo, debemos evitar llevar pulseras y/o relojes, ya que pueden dañar su delicada piel.

Cuando estés con tu pequeño, háblale y pídele a los enfermeros de la unidad que te lo pongan encima (siempre que su patología no lo contraindique). 

matrona-diciembre14

 


Carmen Mejías Paneque. Matrona. Hospital La Merced. Osuna.

Te puede interesar

Si el primer abrazo al bebé tarda en llegar: los consejos de la matrona Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)