Mi bebé y yo

Todo lo que necesitas para salir del hospital con tu bebé

( 0 votos) load

El cochecito de paseo para el bebé, la silla de seguridad para el coche, lo necesario para la toma, su bañito o el baño. ¡La lista de lo que necesitas al salir del hospital con tu bebé! 

¡Ya ha nacido! Y tú, la mamá, estás realmente feliz: se ha cumplido tu sueño de tener un bebé todo tuyo, para mimarlo y cuidarlo… Sí, cuidarlo… Te acabas de dar cuenta que, pese a toda la información que recibiste en el curso de preparación del parto, aún tienes muchas dudas. Así que… ¡Aquí tienes nuestros consejos para que el momento de la vuelta a casa sea mágico!

Primer paso: ¡en el coche con mamá y papá!

“Me sentaré en el asiento de atrás y cogeré al bebé en mis brazos”. Hay mamás a las que les puede parecer la mejor solución para el primer viaje del pequeño del hospital a casa. ¡Pero no lo es! Desde el primer instante, es necesario tomar las máximas precauciones para garantizarle la máxima seguridad. Por ello, debes utilizar una sillita de seguridad del grupo 0+ o un capazo homologado para utilizarlo en el coche. A partir de entonces, utiliza siempre la sillita, aunque sea para trayectos breves o muy breves. Elige el modelo más adecuado, teniendo en cuenta la calidad y la protección, así como el peso y la altura de tu bebé. ¡Y evita los productos de segunda mano!

Recuerda que el grupo 0+ debe ser siempre instalado en el sentido contrario a la dirección en la que va el coche. Si colocas al bebé en el asiento delantero, desactiva el airbag frontal. Además, debes fijar la sillita adoptando todas las precauciones posibles. Utilizar una base (Isofix) puede simplificar la operación.

El capazo, en cambio, para ser utilizado en el coche, debe estar homologado y dotado de un kit para automóvil compuesto por una correa, protección para la cabeza del bebé y dispositivos para fijar el capazo a los cinturones del auto. Para una mayor seguridad del bebé, elige un capazo que disponga de arnés con cinco puntos de anclaje.

Segundo paso: ¡ya estamos en casa!

Es muy pequeño, es cierto, pero, aun así, tiene ganas de mirar a su alrededor y observar todo lo que pasa cerca de él. Para ello, puedes utilizar la sillita mecedora para involucrarlo en tus actividades. Duerma o juegue, lo tranquilizará mucho sentirse cerca de su mamá. Además, cuando esté despierto, se divertirá observando la realidad que lo rodea.

Tercer paso: darle el pecho

Se trata de un instinto fortísimo, que hace que el recién nacido busque inmediatamente el pecho de la mamá para nutrirse de su leche, única y adaptada especialmente para él. Normalmente, la primera toma tiene lugar ya en las primeras horas después del parto. Se trata de uno de los pasos más importantes para que la lactancia materna tenga éxito.

Tu leche representa el alimento ideal para el bebé, gracias a los elementos nutritivos y los anticuerpos que le transmite. Además, dándole el pecho, satisfaces sus necesidades emocionales y psicológicas, y refuerzas el vínculo afectivo. Por estos motivos, la Organización Mundial de la Salud aconseja dar el pecho al bebé en exclusiva durante los primeros seis meses y continuar durante dos años o más, según las ganas y la disponibilidad de la mamá y del bebé.

La leche materna es el alimento perfecto para tu bebé, pero si, por alguna razón no pudieras darle el pecho, no debes sentirte culpable. La composición de las leches de fórmula infantiles se acerca cada vez más al alimento materno. Si recurres al biberón, lo importante es respetar siempre las dosis y no ceder a la tentación de añadir galletas u otros alimentos a la leche en polvo. Aprovecha la hora de la comida también para mimar a tu bebé y hacerle sentir todo tu amor.

Cuarto paso: cambiar el pañal

Un bebé quiere sentirse siempre limpio y perfumado. Cambiarle apenas se ensucia, es esencial para que el bebé esté tranquilo y para evitar esos llantos incontrolados, que tan nerviosa ponen a las nuevas mamás. Así que no lo dudes: en cuanto te parezca que se ha ensuciado, cámbiale el pañal, lávale con agua tibia y un jabón delicado, y utiliza una crema suave antienrojecimiento.

¿Quieres hacerle realmente feliz? Déjale mover libremente las piernas antes de ponerle el pañal limpio. Y no te olvides de que el momento del cambio del pañal no es sólo un cuidado “obligado”, sino que debe convertirse en un momento de ternura, de mimos, de intercambio de sonrisas y de afecto. De este modo, estarás más en sintonía con tu bebé.

Pero recuerda: nunca dejes solo, ni siquiera por un momento, a tu bebé (aunque sea muy pequeño) en el cambiador. Por esto, es importante que antes de cambiarlo prepares todo lo necesario y lo dejes a mano.

Quinto paso: el cuidado diario del bebé

También el momento del baño, más allá de la apariencia y la higiene, puede convertirse en un momento de mimos e intimidad. Hazlo de manera que el bebé lo viva con placer. Antes de empezar, prepara todo lo necesario: una esponja suave, una toalla, una muda de ropa interior y un pañal seco, la crema, las tijeras, el cortaúñas, un cepillo y un peine. También es útil tener un termómetro de baño, para asegurarte de que el agua tenga la temperatura adecuada: lo ideal es que esté en torno a los 36 o 37 grados.

Éste es un factor importante para hacer que a los bebés les guste la hora del baño. Normalmente, los pequeños adoran estar en el agua tibia, ya que les recuerda las sensaciones experimentadas en el vientre materno. El baño es un ritual que se debe repetir todos los días, eligiendo los momentos en los que el pequeño esté más relajado y dispuesto a ello. Normalmente, esto sucede por la tarde o al anochecer. Recuerda también limpiarle bien las orejas, la naricita y la boca, y cortarle las uñas para evitar que se arañe.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Todo lo que necesitas para salir del hospital con tu bebé Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)