Síguenos
Mi bebé y yo

Lo mejor del sol para tu bebé

( 1 voto) load

Durante el verano, es importante tomar precauciones bajo el sol. La piel del bebé es muy sensible y se debe proteger de sus efectos nocivos. Te explicamos cómo conseguir todo lo bueno del sol.

La piel del bebé es muy sensible y delicada, por lo que resulta imprescindible protegerla debidamente de los efectos nocivos del sol, especialmente durante los tres primeros años de vida. La sobreexposición al sol implica el riesgo de quemaduras, un envejecimiento prematuro de la piel y un aumento de las posibilidades de padecer cáncer de piel. Por ese motivo, es importante tomar ciertas precauciones con el bebé en verano como, por ejemplo, evitar el sol durante las horas más cálidas del día (de 10.00 a 18.00) y proteger la piel del pequeño con productos de protección solar alta. Veamos a continuación qué medidas tomar para beneficiarse de todo lo bueno del sol, evitando lo dañino.



big Img
Foto 1 de

|

Alta protección de forma continuada
Resulta especialmente importante proteger la piel del bebé del sol durante los primeros días, que es cuando más riesgo hay de quemarse. Es posible, además, que de un año a otro la piel del niño sea más sensible a la acción de los rayos solares. Lo ideal es aplicarle una crema con un alto factor de protección y repetir la acción cada dos horas, aproximadamente. 

|

Cuidado con el agua
Los niños pueden nadar en el mar, siempre y cuando el agua sea limpia. Sin embargo, es mejor evitar, en la medida de lo posible, piscinas públicas muy concurridas, ya que suelen tener el agua altamente clorada para prevenir infecciones. El cloro puede irritar la piel del pequeño, las membranas mucosas de los ojos y las vías respiratorias. En cualquier caso, después de nadar en el mar o en la piscina, se debe lavar la piel del bebé con agua potable y, seguidamente, se le debe aplicar crema hidratante.  

|

Manchas en la piel
Las manchas de color café con leche en la piel del bebé, en muchas ocasiones, presentes desde el nacimiento, se deben proteger debidamente. Para evitar quemaduras, es preciso aplicar sobre la piel cremas solares con un elevado índice de protección y no exponer el pequeño al sol durante las horas centrales y más cálidas del día, especialmente en verano. 

 

|

Altas temperaturas
Para prevenir los problemas de salud debidos a un calor excesivo, se debe evitar que el niño jugue al aire libre durante las horas centrales del día, darle de beber con frecuencia para reponer los líquidos perdidos a través de la transpiración y proteger su cabezita con un sombrero.

|

Protección en la montaña
Es más fácil quemarse la piel en la montaña que en el mar, ya que la altitud hace que estés más cerca del sol. Por ese motivo, es importante que tomes las mismas precauciones para proteger la piel del bebé que cuando vais a la playa. Tambiés es importante hidratar la piel del niño con crema hidratante después del baño y antes de acostarle.

Te puede interesar

Lo mejor del sol para el bebé: todos sus beneficios Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)