Mi bebé y yo

La importancia de cogerle en brazos

( 213 votos) load

Cristina Silvente, psicóloga perinatal, nos habla en este artículo sobre la importancia de mimar al bebé.

A cualquier madre o padre algún familiar o la vecina o la señora por la calle le habrá dejado caer la recomendación: “no cojas al bebé en brazos que se malcrían”. Esto no es sólo imposible en bebés que no caminan (cómo lo hacemos para darles de comer siquiera), sino que no se basa en ninguna evidencia científica; es más, no cogerlos podría ser perjudicial para su desarrollo psicológico.

Desde hace décadas, se conocen los efectos del déficit de contacto físico en bebés, especialmente en orfelinatos y en bebés ingresados. Se conoce como la Teoría del Apego, desarrollada por autores como John Bowlby, Harry Harlow, Mary Ainsworth, entre otros. El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño/a con sus cuidadores y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Habla de la necesidad de bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado.
Para quien quiera profundizar más, El Amor Maternal de Sue Gerhardt tendría que ser su libro de cabecera. Gerhardt afirma, en base a los conocimientos de neurociencia, que “el bebé, para su desarrollo, no necesita ayudas pedagógicas o culturales, sino que es más apropiado, simplemente, cogerlo en brazos y disfrutar de él”. Las áreas del cerebro que en el futuro serán responsables del comportamiento social, la regulación emocional, el afrontamiento al estrés se desarrollan durante los tres primeros años de vida. Según hayan sido sus cuidados, lo harán normalmente o de forma deficitaria con implicaciones en su conducta social y su salud mental futura. “Las primeras fuentes de placer son el olfato, el tacto y el oído. Sentirse amorosamente en brazos del progenitor es el estímulo más importante para el desarrollo”. Las caricias ayudan a regular el sistema nervioso del bebé. También las miradas son importantes. Según Allan Schore, experto en trauma y alteraciones afectivas, las miradas positivas son el estímulo más importante para el crecimiento de la inteligencia social y emocional del cerebro. Un gran número de experiencias positivas en los comienzos de la vida da lugar a más conexiones neuronales, es decir, mayor rendimiento y habilidad.

Por otro lado, separarse del bebé puede ser una gran fuente de estrés. Dejar llorar a los bebés y no cogerlos sistemáticamente puede ser una fuente de trauma e impedir que se desarrollen estas áreas cerebrales, pudiendo provocar niños más dependientes, con más dificultades de autorregulación, menos capacidades de afrontamiento a situaciones de estrés, menor seguridad en sí mismos.
Son muy interesantes intervenciones en prematuros como el Método Madre Canguro que se está desarrollando en algunos servicios de neonatología de nuestro país. El libro de Adolfo Gómez-Papi “El poder de las caricias” puede ser un buen complemento.
Desde la Antropología, la Medicina y la Psicología se está dando cada vez más importancia al contacto piel con piel, al llevar a los bebés en brazos o en portabebés, a atender su lloro, más allá de si tiene hambre, sed, tiene el pañal sucio, tiene frío o calor.

Por último decir que en mi consulta, igual que en las de mis compañeras de profesión, las personas a las que atiendo no se quejan de que sus padres los malcriaron por cogerlos en brazos, sino más bien todo lo contrario, de que no les cogían, no los abrazaban, no los atendían afectivamente. Un porcentaje altísimo de personas en consulta psicológica han tenido cuidadores que no les han sabido o no les han podido atender en esta faceta.
Por lo tanto:

•    Coge a tu hijo en brazos siempre que puedas, o que te lo pida, dé señales o tú lo veas.
•    Los masajes, el piel con piel, ayudan a su desarrollo psicofisiológico.
•    Mírale con ojos amorosos.
•    Estar cerca le ayuda a crear seguridad e independencia y capacidad para poder explorar más adelante su ambiente.
•    Los bebés siempre lloran por alguna razón, necesitan ser atendidos lo antes posible.

Psicóloga perinatalCristina Silvente
Psicóloga de la Salud y Perinatal

Blog de Cristina Silvente 
http://psicoterapiaperinatal.blogspot.com
 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Cuidados del bebé: la importancia de cogerle en brazos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (226)

Totalmente de acuerdo.
hola ami tambien me aconsejaron de que no debia de cojer a mi bebe pero no les hize ningun caso xk ami me gusta abrazarlo y mimarlo xk es el primero y yo necesitaba saber que era esa experiencia y al leer esto mas orgullosa estoi de no averle echo caso alas personas muchas gracias
Yo tengo una bebota que acaba de cumplir 5 meses y lo que más nos gusta a las dos es estar en brazos. Me han dicho mil veces que no la coja que se acostumbra y que voy a acabar con la espalda fatal ya que pesa 10 kg, pero a mi me da igual el mes que viene irá a la guardería y ya no podremos pasas tanto tiempo juntas. Estoy de acuerdo con el artículo y que cada uno disfrute de su bebé a su manera.
La verdad se ve que esta psicologa no ha tenido hijos. Si los cargas te agotas y te envejeces innecesariamente tienes que ensenarles a calmarse en su cuna. Sino tu los estas condicionando a que se calmen solo y unicamente cargandolos. Ahora los tiempos han cambiado las mujeres trabajamos y por ejemplo mi empleo requiere mi total atencion y concentracion no es cosa facil. A las que dicen que al no cargarlo el bebe se siente solo , pues si efectivamente eso entiende porque asi estamos todos, todos estamos solos tenemos que aprender a calmarnos nosotros mismos sino nadie mas lo hara.
Veo, muchas opiniones, es evidente que durante el 1er año de vida se coge más al bébé. Mi Hija tiene 6 meses, y la verdad es que tiene sus momentos de juegos en su parque con sus juguetes, momentos que está con nosotros en la cama o en el sofa en los que le hablamos, le leo cuentos en Francés y en Español, ella encantada, pide mucha atención, y claro que le gustan los brazos de la mama, los que más, y para dormir imprescindible pasar por mis brazos, pero durante el dia pasa bastante tiempo sin brazos. Desde que nació duerme toda las noche entre 8h y 12h por noche, es un cielo. Creo que es importante tratarles según su necesidad, pero también que crean ellos su espacio propio en los momentos que están solos jugando, les ayuda a ser más autónomos. Pero cada niño es un mundo!
VER MÁS COMENTARIOS