Síguenos
Mi bebé y yo

6 pautas para cuidar al bebé prematuro

( 1 voto) load

Los bebés que nacen de forma prematura necesitan más cuidados de los habituales. Veamos qué debes tener en cuenta en relación con su alimentación, las horas de sueño, el llanto, el peso, los controles médicos, etc. 

Los bebés prematuros nacen antes de la semana 37 de embarazo y pesan menos de 2.500 gramos. Actualmente, se ha producido un aumento de bebés que nacen de forma prematura, en parte debido al incremento de nacimiento de gemelos, resultado de la fecundación in-vitro. Aunque son bastantes los niños que nacen prematuros, pocos presentan problemas serios. Sin embargo, los bebés que nacen antes de lo previsto son más delicados que el resto y precisan de unos cuidados específicos, especialmente cuando se les da el alta del hospital y llegan a casa. Veamos seis pautas sobre cómo debes actuar en relación con la alimentación, las horas de sueño, la forma del llanto, etc. 



big Img
Foto 1 de

|

1. Su piel necesita el contacto con mamá
La piel de los bebés prematuros todavía no está lista para hacer frente al medio ambiente, ya que es muy delicada. Además, el bebé es tan pequeño que tiene una superficie corporal superior a su propio peso, lo que dificulta el mantenimiento del calor del cuerpo. Por ambas razones resulta fundamental para el bienestar del pequeño sentir el contacto de mamá en su piel. Es una terapia excelente, que transmite una sensación de protección al recién nacido. En el momento del baño, para hacer lo más agradable posible el contacto con el agua, prueba en sumergir al bebé envuelto en un paño, y luego se lo quitas.

|

2. Duerme durante gran parte del día
Los bebés prematuros duermen la mayor parte del día y lloran de forma muy débil. Normalmente se despiertan cuando tienen hambre y se deben aprovechar estos momentos para darles el pecho. Durante el primer mes de vida, el ritmo de sueño-vigilia del recién nacido aún no existe y, por lo tanto, los padres deben tener mucha paciencia y flexibilidad. El ritmo de sueño-vigilia del bebé se establece después del primer mes de vida del pequeño (teniendo en cuenta la fecha en la que el niño debería haber nacido; no el nacimiento real).

|

3.  Su alimentación debe seguir unas pautas
La alimentación del bebé prematuro supone el trabajo más duro para la mamá y para el pequeño, ya que este se cansa más fácilmente de succionar y, en cambio, necesita comer regularmente para ganar peso. La mejor manera de actuar, según los pediatras, es estableciendo unos horarios fijos para las comidas. Y recuerda, en el momento de darle el pecho, deberás tener paciencia. Intenta contactar visualmente con los ojos del bebé. Le tranquiliza y reconforta. 

|

4. Se debe observar atentamente su peso
El nacimiento prematuro sitúa el peso del bebé entre los 2.500 gramos y los 3 kilos de peso. Al ser tan pequeñito, el bebé necesita ganar peso de forma regular. Por ese motivo, resulta fundamental una observación rigurosa del peso del recién nacido. Deberás acudir a revisiones pediátricas para supervisar que el pequeño va ganando peso paulativamente. De no ser así, el médico posiblemente te recomendará el uso de extractores de leche para alimentar al bebé más a menudo, mediante pequeñas cantidades de alimento.

|

5. Su llanto te indica cómo está 
El llanto del bebé prematuro suele ser débil y continuado. Con el paso de los días, ganará en intensidad. Posiblemente, al llorar, el bebé te indica que tiene hambre, necesita un cambio de pañal, desea mimitos...Pero también puede indicarte que se encuentra mal por algún motivo. Es importante que aprendas a interpretar su llanto. Es algo que aprenderás a discernir de forma natural con el paso de los días. Al principio, cuando todavía te encuentres perdida, no dudes en contactar con el pediatra si tienes dudas acerca de lo que su llanto significa. Es mejor preguntar y que no sea nada, que no al revés. 

|

6. Los controles médicos deben ser frecuentes
Los bebés prematuros tienen un sistema inmunológico más frágil de lo habitual. Por este motivo, es importante acudir de forma frecuente al pediatra para realizar los controles médicos necesarios. Será el pediatra el encargado de evaluar las vacunas que el pequeño necesita y cuándo se deben administrar. Dependiendo de la semana del nacimiento, el pediatra indicará el calendario que deben seguir los controles médicos rutinarios.  

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Cómo cuidar al bebé prematuro Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)