Mi bebé y yo

Ombligo del bebé: cuidado e higiene del muñón umbilical

( 15 votos) load

El cuidado del muñón umbilical del bebé, que queda tras el corte del cordón en el parto, es sencillo. Cómo se realiza, paso a paso, y cuándo se cae.

El cordón umbilical que, al término del embarazo, tiene una longitud media de 50-60 centímetros, se suele cortar inmediatamente después del nacimiento, a unos pocos centímetros del abdomen. Entonces, el muñón se cierra con una pequeña pinza de plástico y se corta.

¿Cómo hay que curar el muñón umbilical?
Durante la estancia en el hospital, las enfermeras limpian y medican el cordón umbilical, como mínimo, una vez al día. Estos cuidados sirven para desinfectar la pequeña herida y, de esta manera, evitar infecciones. En general, se utiliza alcohol de 60-70 grados, agua oxigenada o productos similares.
Después, sobre el ombligo, se puede aplicar una gasa estéril, que se sujetará con una red elástica tubular. En casa, no es necesario seguir con estos cuidados, a no ser que el pediatra lo indique, ya que se ha comprobado que una medicación prolongada tiende a retrasar la cicatrización. Es suficiente con cambiar la gasita cada día y comprobar que el muñón está bien seco cada vez que se cambie el pañal.
Si se ha mojado de pipí, como sucede con frecuencia en los niños, se debe lavar con una gasita humedecida con agua; a continuación, se seca y se vuelve a cubrir con una gasa limpia.

¿El ombligo se puede infectar?
Muy raramente, si algo no va bien, la zona que rodea al muñón se inflama, enrojece, huele mal y está caliente al tacto. En este caso, lo mejor es consultar al pediatra, que, probablemente, aconsejará la aplicación de unos polvos antibióticos.

¿Cómo se facilita la caída del muñón umbilical?
El muñón se seca y se cura más deprisa cuanto más seco se mantiene. Por esta razón, en general, se aconseja evitar el baño hasta que se caiga. Si el tiempo lo permite, de vez en cuando, se puede mantener al pequeño sin pañal en la cuna, sobre un tejido impermeable, de manera que el muñón quede expuesto al aire. En general, el muñón se cae pasados unos 7-10 días del nacimiento del bebé.

¿Qué hacer si el muñón no se cae?
En este caso, se puede utilizar un producto natural para favorecer la caída, por ejemplo, arcilla verde o árnica equinácea en polvo: se aplica directamente sobre el muñón y se limpia en el cambio de pañal, con una gasita humedecida con un poco de agua.

¿Qué pasa una vez se ha caído el muñón?
En el lugar del muñón umbilical, se forma una costrita. Algunas veces, está presente una pequeña secreción blanca: no se trata de pus, sino del efecto de los glóbulos blancos que colaboran en la formación de la costra. Del mismo modo, es normal encontrar algunas manchitas de sangre en el pañal, a la altura de la barriguita. Es una buena costumbre seguir manteniendo la zona bien seca. En un par de días, la costra se caerá espontáneamente y, en su lugar, quedará una cicatriz: el ombligo.

Te puede interesar

Ombligo del bebé: higiene y cuidados Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)