Mi bebé y yo

Cordón umbilical: el muñón se cura así

( 1 voto) load

El cordón es indispensable para proporcionar al feto alimentación y oxígeno. Después del nacimiento, acaba su tarea y ha de cortarse. Queda un muñón que caerá unos días después. Pero ¿qué cuidados requiere?

¿Cuándo hay que cortar el cordón?

El cordón umbilical, que al final del embarazo mide unos 50-60 cm, en la práctica habitual hospitalaria se corta enseguida después del nacimiento en un punto a pocos centímetros del abdomen. El momento adecuado para hacerlo es cuando deja de pulsar, señal de que la placenta ha acabado su tarea. El cordón se cierra con una pequeña pinza de plástico y se corta. También hay quienes afirman que sería mejor esperar la expulsión de la placenta. Como dato curioso, existe una práctica australiana llamada lotus birth, según la cual no debería efectuarse el corte, sino esperar que la placenta y el cordón estén unidos al bebé hasta caerse de forma espontánea.

¿El corte duele?

Hay opiniones discordantes al respeto. Hay quienes afirman que, como la zona no contiene nervios, esta práctica no provoca ninguna molestia para el bebé. Otros, en cambio, la consideran una práctica invasiva y agresiva para el recién nacido.

¿Cómo hay que limpiarlo?

Hace un tiempo, el muñón se solía desinfectar todos los días con alcohol. Hoy en día, esto ya no se hace, porque se ha observado que esta técnica retrasa la cicatrización. La tendencia más reciente es no usar ningún producto desinfectante: es suficiente con cambiar cada día la gasa y controlar que el cordón esté bien seco. Si está mojado de pipí, como ocurre a menudo con los niños, hay que limpiarlo con una gasa humedecida con agua, secarlo y volver a taparlo con una gasa limpia.

¿Se puede infectar?

Es muy inusual que el muñón umbilical se infecte. Si algo va mal, la zona alrededor aparece hinchada, enrojecida, maloliente y caliente al tacto. En este caso, lo mejor es consultar a un pediatra, que seguramente recomendará la aplicación de un antibiótico tópico.

¿Cómo facilitar su caída?

El muñón se seca y se cura más rápido cuanto más seco esté. Por eso, en general, se desaconseja bañar al bebé hasta su caída. Si el clima lo permite, de vez en cuando, se puede tener al bebé sin pañal en la cuna, de forma que el muñón esté expuesto al aire. La caída suele ocurrir entre tres y siete días después de nacer.

¿Y si no se cae?

A veces, puede ocurrir. En estos casos, se puede usar un producto natural para facilitar el proceso, por ejemplo, arcilla verde o árnica: se aplican directamente en el muñón y se limpian a cada cambio de pañal con una gasa húmeda.

¿Qué ocurre después?

En el lugar del muñón se forma una costra, a veces, con una pequeña secreción blanca: no se trata de pus, sino del efecto de los glóbulos blancos responsables de la formación de la costra. También es normal encontrar una manchita de sangre en el pañal. Hay que seguir manteniendo la zona bien seca: en un par de días, la costra se quitará sola y en su lugar quedará una cicatriz: el ombligo, diferente en cada uno de nosotros.

Te puede interesar

Cordón umbilical: el muñón se cura así Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)