Mi bebé y yo

Enfermedades de los animales: ¿afectan a los niños?

( 3 votos) load

Son muchas las mamás y los papás que se preguntan si es bueno tener un animal doméstico en casa, por el temor a que transmita enfermedades al pequeño. Te lo explicamos.

Puede darse el caso, muy a menudo, que muchas mamás se planteen si el animal doméstico que tienen en casa pueda transmitir enfermedades al niño. Sin embargo, si se lleva al animal periódicamente al veterinario para efectuar los controles necesarios, los riesgos para el pequeño son mínimos.

- Arañazos. En casos raros, si no se desinfecta, el arañazo del gato puede causar una infección, que afecta únicamente a las personas predispuestas y debilitadas. Se manifiesta con fiebre, a veces elevada, dolor de cabeza, inflamación de la zona infectada y engrosamiento de los ganglios linfáticos. Se cura fácilmente con el empleo de antibióticos adecuados.

- Eccemas. Si el animal presenta lesiones sobre la piel, es preciso curarlas cuanto antes, con el fin de evitar que la infección se propague. Aunque, en general, no se trata de nada grave, es conveniente evitar que entre el animal y el niño se produzcan demasiados contactos hasta que la herida se cure, para impedir que el niño entre en contacto tanto con los gérmenes presentes en la zona de la herida como con los fármacos tópicos utilizados para tratar el problema.

- Pulgas y garrapatas. No deberían representar ningún problema para el niño, puesto que siempre prefieren habitar en el animal. En cualquier caso, sobre pieles muy sensibles, las pulgas pueden provocar dermatitis, mientras que las garrapatas pueden provocar una infección que se cura con antibióticos.

- Alergias. Algunos niños pueden ser alérgicos al pelo del perro o del gato. Los síntomas se reconocen fácilmente: estornudos, hinchazón en el los ojos y, en algunos casos, crisis asmáticas. Si la alergia es leve, basta con evitar que el animal entre en la habitación donde el niño duerme, para que el contacto no sea demasiado estrecho. En el caso de una alergia más importante, puede ser necesario alejarse del animal.

- Toxoplasmosis. El gato puede ser portador sano de esta infección, que está causada por un protozoo. El contagio puede producirse por contacto con las heces del animal portador. La enfermedad no es grave y, a menudo, se confunde con una ligera gripe, por lo que no hay que alarmarse ni siquiera si la contrae un niño de corta edad. En cambio, si se contrae en los primeros meses de embarazo, la toxoplasmosis puede ser muy grave, dado que puede causar lesiones más o menos serias en algunos órganos del feto.

Te puede interesar

Animales y niños: contagio de enfermedades Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)