Mi bebé y yo

Los ojos del recién nacido: la respuesta a tus dudas

( 1 voto) load

Las primeras miradas del recién nacido despiertan mucha emoción, pero también algunas dudas. Aquí tienes las respuestas a las preguntas más frecuentes que los papás se hacen acerca de los ojitos de su hijo.

¿De qué color serán?

Es una de las principales curiosidades: ¿serán oscuros como los de la mamá o azules como los del papá? Saberlo desde el principio es imposible. En el primer trimestre de vida, el color de los ojos del bebé todavía no es el definitivo. Normalmente, el iris tiende a pigmentarse y a oscurecerse un poco en 6-8 meses.

¿Qué le gusta mirar?

El pequeño se siente atraído por las imágenes en movimiento, y también por las líneas curvas y los colores brillantes. Colgar el típico carrusel en la cuna o en el cochecito puede ser una buena idea para divertirle y estimularle al mismo tiempo, sobre todo cuando empieza a pasarse más tiempo despierto. La distancia indicada es de 25/30 cm. También los colores contrastados, como el blanco y el negro, les gustan mucho. Los objetos inmóviles y las líneas rectas no le atraen especialmente.

¿Por qué a veces están un poco pegajosos?

Puede ocurrir sobre todo por la mañana que, al despertarse, uno o los dos ojos no consigan abrirse bien. Esto se debe a que el conducto lagrimal, por el que pasan las lágrimas, todavía no está bien abierto. Las lágrimas se acumulan y forman legañas. Este fenómeno, normalmente, se resuelven de forma espontánea en 5-6 meses. Mientras tanto, puede ser útil hacerle un delicado masaje rotatorio encima de la naricita, en la esquina interior del ojo. A veces, la acumulación de legañas puede provocar infecciones: el ojo aparece un poco enrojecido, sobre todo en la zona cercana a la nariz. El pediatra evaluará la situación y podrá prescribirle un colirio a base de antibiótico.

¿Qué puede ver?

A veces, sobre todo cuando succiona, parece mirarnos con atención. El recién nacido tiene una capacidad visual perfectamente adecuada para sus necesidades: consigue enfocar todos los objetos a 30 cm de sus ojos, que es justo la distancia entre la cara de la mamá y la del bebé durante la lactancia. Todo lo que se encuentra más allá es percibido como una mancha confusa hasta el tercer-cuarto mes.

¿Cómo hay que limpiarlos?

¿Hay que limpiar los ojos junto con la carita o necesitan una limpieza específica? En realidad, los ojos se limpian solos, con las lágrimas, por eso no se necesita una limpieza especial. Si aparecen “legañosos”, se pueden limpiar con una gasa humedecida en suero fisiológico, o en agua hervida durante 5-10 minutos y dejada enfriar. También existen productos específicos para este fin.

¿Cómo se puede saber si ve bien?

Para evaluar la funcionalidad visual de un recién nacido, es suficiente con observar su reacción cuando una luz se refleja en sus ojos. Si parpadea, molesto, todo va bien. De todas formas, el mismo pediatra, en el momento del nacimiento y en los siguientes controles, comprueba que todo vaya bien.

¿Cuándo empezará a ver como un adulto?

Los niños tienen una visión perfecta sólo después de los 4 años. Sin embargo, ya a partir de los 12 meses tienen la mayoría de capacidades del adulto, es decir, ya tienen una buena agudeza visual, que puede controlar los dos ojos (visión binocular) y enfocar imágenes incuso bastante lejanas.

¿Es necesario hacerle un control?

Normalmente, el primer control para comprobar la correcta funcionalidad de los ojos se hace a los 6 meses. En este período, el bebé ya ha alcanzado el mecanismo de convergencia ocular y se puede observar si tiene una buena coordinación y puede seguir un objeto en movimiento. El control puede anticiparse en algunas situaciones, por ejemplo, si ambos padres tienen defectos de visión importantes o si en familia hay patologías congénitas de los ojos.

Las etapas de su desarrollo

1 mes: es capaz de seguir el recorrido de una fuente de luz que le pasa por delante de los ojos.

2 meses: su principal estímulo visual son las caras de las personas, a unos 30 cm de distancia.

3 meses: a medida que un objeto se acerca, los ojos convergen hacia el interior.

5-6 meses: empieza a usar los ojos de forma coordinada. La agudeza visual es de 3.

9 meses: la mirada empieza a tener profundidad. Si a esta edad las pupilas todavía aparecen divergentes, hay que consultar a un especialista. La agudeza visual es de 4-5.

1 año: el niño tiene una agudeza visual de 6.

2 años: la agudeza visual es de 10.

4 años: la capacidad visual es completa y perfecta.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Los ojos del recién nacido: la respuesta a tus dudas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)