Mi bebé y yo

Las 4 preguntas más frecuentes sobre el baño del bebé

( 1 voto) load

Son muchas las dudas que se plantean los recientes papás a la hora de bañar a sus hijos. ¿Se le puede bañar estando resfriado? ¿Y si tiene fiebre? Respondemos a las cuatro más comunes.

El baño del bebé suele despertar algunas dudas, sobre todo si la mamá y el papá son primerizos. Por ejemplo, son muchos los recientes papás que se preguntan: ¿Puedo bañar al niño si está resfriado? ¿Y si tiene fiebre? ¿Siempre hay que bañarle antes de comer? Y, si le asusta el agua, ¿qué hay que hacer? He aquí la respuesta a todas estas preguntas.

  1. Cuando el niño tiene tos y está resfriado, ¿se le puede bañar?
    No sólo se puede hacer, sino que es aconsejable, siempre y cuando el ambiente esté bien caldeado. Y es que el aire húmedo y caliente fluidifica el moco. Sin embargo, es importante evitar los cambios de temperatura, que pueden empeorar la condición de debilitamiento del organismo.
  1. ¿Se puede bañar a un bebé si tiene fiebre?
    Sí, el niño puede bañarse con fiebre, y también se le puede lavar el pelo. Además de no ser peligroso, el contacto con el agua proporciona al pequeño una sensación de alivio y bienestar. Si la fiebre es alta, el baño puede realizarse con agua templada, a 34 ºC. Sin embargo, hay que evitar los cambios bruscos de temperatura, que pueden debilitar aún más las defensas naturales del organismo. También se debe secar con mucho cuidado al pequeño, procurando no exponerle a temperaturas más bajas que las de la estancia en la que se le ha dado el baño.

  2. ¿Siempre hay que bañarle antes de comer?
    No, también se puede hacer con el estómago lleno. Si el ambiente está a la temperatura adecuada, los procesos digestivos no se ven afectados por el baño.

  3. ¿Qué hay que hacer si al niño le asusta que le laven el pelo?
    El niño puede sentir miedo cuando le lavan el pelo, porque le molesta el champú y las salpicaduras del agua en la cara. En este caso, es importante no insistir ni forzarle; de lo contrario, su aversión podría ampliarse al baño en general. Para evitar este problema, existen dos posibilidades: ponerle una visera especial para el baño, que evita que le caiga agua en la cara; o bien darle el teléfono de la ducha, con un chorro moderado de agua templada, y dejar que sea él quien se moje la cabeza. De esta forma, se habituará a las salpicaduras del agua gradualmente.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Las 4 preguntas más frecuentes sobre el baño del bebé Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)