Mi bebé y yo

Pequeños 'artistas' de la naturaleza

( 9 votos) load

 La búsqueda, el descubrimiento, la curiosidad y la aventura son los ingredientes principales de las excursiones de los niños. Así le ayudas a realizar estas conquistas y hacerlas propias a través del contacto con la naturaleza.



La mejor forma de estimular al niño y despertar su curiosidad por la naturaleza que le rodea es manipular junto con el pequeño los objetos que ha ido atesorando durante sus exploraciones durante las excursiones de fin de semana.

-    Conchas, arena, piedras, ramitas o flores constituyen el botín de sus expediciones: un “trofeo” que merece ser apreciado y valorado. Con estos “fragmentos de mundo”, se pueden realizar composiciones, con un poco de creatividad. Basta con tener a mano pegamento y cartulina, e incluso colores y rotuladores. De esta forma, el niño reelabora las experiencias vividas y se siente animado para explorar el mundo. Por esta razón, en la playa, buscará la concha que le falta o, paseando entre los caminos de montaña, descubrirá que necesita precisamente “aquella” flor para finalizar su obra.

-    Normalmente, estos objetos se recogen y se llevan a casa al final de las vacaciones, o las salidas en puentes y fines de semana. Aquí, los observa, quizás con nostalgia, y puede relegarlos a objetos de decoración. En cambio, si se utilizan enseguida, suscitan el entusiasmo y el esfuerzo del niño, puesto que la emoción vivida está más presente en él. Estas creaciones podrán convertirse en recuerdos muy valiosos, para colgar en su habitación, o bien para regalarlos a los abuelos.

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

El bebé y su contacto con la naturaleza: aprender al aire libre Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)