Mi bebé y yo

Trastornos del lenguaje: las señales de alarma

( 2 votos) load

Algunos niños no desarrollan correctamente el lenguaje, ya que sufren ciertos trastornos del habla. Pero ¿cómo detectarlos? ¿Cuándo empiezan a surgir y cuáles son? Te explicamos cómo identificarlos. 

El lenguaje infantil se desarrolla en cada niño de una forma distinta. Es decir, puede que en algunos niños se desarrolle antes y, en otros, más tarde. El proceso de maduración del lenguaje es muy relativo y cada niño necesita su tiempo. Sin embargo, ¿cómo reconocer si el desarrollo del habla se produce de forma normal o si existen trastornos del habla? Según los terapeutas del habla, existen básicamente cuatro tipos de trastornos del habla infantil:

• El niño que no entiende una frase. 
• El niño que produce pocos sonidos. 
• El niño que produce muchos sonidos, pero no sabe usar palabras. 
• El niño que no es capaz de expresar una frase simple de forma correcta. 

Detallado así, parece simple. Sin embargo, los trastornos en cuestión no son fáciles de detectar. Normalmente, los errores que cometen los niños cuando empiezan a desarrollar el lenguaje son los mismos. Sin embargo, cuando existe uno de los trastornos del habla, el niño que lo padece comete algún error más que los otros niños. Detectar este "error de más" no es fácil. En este sentido, es muy importante que exista un control por parte de los padres, que serán los encargados de observar como se desarrolla el habla en su hijo. Según algunos logopedas, estas son las señales que no pueden pasarse por alto:

En el primer año de vida
Tiene una voz monótona y utiliza poco la entonación de su lengua. Su capacidad de producción de sonido es pobre y expresa una cierta preferencia por un único sonido consonante. Por ejemplo, dice solamente "lalalala" y casi nunca "palabamala". No escucha y no se gira cuando alguien le habla o le llama y no utiliza gestos con intención comunicativa. Por ejemplo, no indica un objeto o no dice "hola" con la mano.

En el segundo año de vida
Tiene dificultad para entender incluso las peticiones simples. Dice pocas palabras ("mamá", "papá", "bubu") y se esfuerza por aprender de nuevas. Muestra cierta dificultad cuando debe combinar dos palabras juntas y parece desinteresado en el trato con los demás. A menudo, es la madre quien debe actuar como intérprete con los otros niños o adultos, porque la forma de hablar del niño resulta incomprensible.

En el tercer y cuarto año de vida
Escucha poco y le cuesta entender el significado de oraciones largas. Reemplaza las palabras con gestos de forma habitual y tiene dificultades en la producción y combinación de los sonidos. Por ejemplo, dice "popa" en vez de "escoba" y "tata" en vez de "patata". Solamente la familia entiende su forma de hablar y no se entiende con los otros niños. Sus frases tienen un estilo telegráfico y omite los verbos, los artículos y las preposiciones.

¿Qué hacer en estos casos? Lo primero y más importante es contactar con el pediatra, que será el encargado de indicar si es preciso que el niño acuda a un logopeda infantil. 

Te puede interesar

Trastornos del lenguaje infantil: las señales de alarma Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)