Mi bebé y yo

Los bebés recuerdan lo bueno y no lo malo

( 2 votos) load

Los bebés recuerdan los buenos momentos y tienden a eliminar de su memoria las malas experiencias. Ésta la tesis de un estudio sobre la memoria y las emociones, que nos hace dar un suspiro de alivio.

El llanto de un bebé siempre nos resulta desgarrador. Sin embargo, por más que nos esforcemos en cuidarle, mimarle y entretenerle, no hay forma de evitar al niño algunos momentos de malestar. Un bebé llora cuando está sucio, si tiene hambre, porque está cansado y si se aburre. ¿La buena noticia? Esta desesperación que siente el niño cuando llora parece no dejar huella en su mente, ya que, según asegura un reciente estudio sobre la memoria y las emociones, el bebé está naturalmente más inclinado a recordar los buenos momentos que los malos.

Es cierto que estudiar el mecanismo de la formación de los recuerdos de un niño de pocos meses no es fácil, pero el profesor Ros Flom de la Universidad de Brigham Young se ha basado en el movimiento de los ojos y en la atención que los niños prestan a las imágenes, para valorar cómo una situación emotiva incide sobre la memoria del niño.

El experimento se ha realizado con un grupo de bebés de cinco meses: se asociaba la voz de un adulto, que podía mostrar felicidad, enfado o ser neutra, a una determinada forma geométrica. Pues bien, después de haber visto y escuchado el vídeo de una persona que se dirigía a ellos con alegría, los pequeños reconocían, incluso al cabo de 24 horas, la forma geométrica que había aparecido al mismo tiempo sobre la pantalla. Por el contrario, tras haber escuchado a una persona gritando o hablando sobre algo que no les involucraba, los niños parecían comportarse como si hubieran olvidado o “cancelado” de su memoria el recuerdo del adulto que estaba enfadado o que se mostraba poco comunicativo con ellos.

¿La explicación? “Una aproximación positiva contribuye a aumentar la atención de los niños”, ha explicado el doctor Ros Flom. Y es que un estímulo agradable nos hace más propensos a aprender y, en este caso, a recordar las formas geométricas.

¿Una base científica demasiado poco fiable como para afirmar que los niños eliminan totalmente el recuerdo de las malas experiencias? Quizás, sí, pero la próxima vez que vuestro bebé llore de forma desesperada, dadle cariño y haced que se sienta querido, seguro y protegido. Y una vez se tranquilice, probad a que juegue y se divierta. Él se quedará con este último recuerdo, el más positivo. Es, más o menos, como cuando uno se pelea y después hace las paces. Y el hacer las paces es algo bellísimo.

Te puede interesar

Los bebés recuerdan lo bueno y olvidan lo malo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)