Síguenos
Mi bebé y yo

Cómo tratar la conjuntivitis según su origen

( 1 voto) load

La conjuntivitis es una enfermedad muy común durante los primeros meses de vida del bebé. Son muchos los factores que la pueden provocar. Te ofrecemos una guía de cómo actuar en cada caso. 

Ojos enrojecidos, irritados, llenos de lágrimas y muy sensibles a la luz. Si tu bebé presenta estos síntomas, probablemente padezca conjuntivitis. Lo primero que debes hacer es acudir al pediatra. Sin embargo, no debes alarmarte, ya que es una infección muy común durante los primeros meses de vida del niño. La conjuntivitis puede estar causada por muchos factores: la contaminación, el viento, un resfriado, etc. Dependiendo de cuál sea su origen, la forma de tratarla es distinta. Veamos con detalle qué hacer en cada caso



big Img
Foto 1 de

|

Si el origen es una inflamación que afecta al recién nacido...
Cuando el recién nacido presenta conjuntivitis, es debido a una inflamación causada en el conducto lagrimal, que en los bebés tan pequeños se suele obstruir con frecuencia. El principal síntoma de la conjuntivitis son los ojos rojos y pegajosos. En este caso, se debe masajear con el dedo índice la porción de piel del bebé que se encuentra entre la terminación del ojo y la raíz de la nariz. A continuación, se debe lavar el ojo con una solución específica. La operación en cuestión se debe repetir unas tres o cuatro veces al día. Si el pequeño no mejora, debes acudir al pediatra. 

|

Si el origen es una alergia...
La conjuntivitis infantil puede tener su origen en una alergia desarrollada por el niño a alguno de los factores de su entorno habitual: polvo, pelo de gato o perro, polen de las flores...En este caso, la conjuntivitis tiende a ser crónica y produce un ligero picor en el área alrededor de los ojos, que  puede estar enrojecida o llena de lágrimas. Lo recomendable es visitar el pediatra, que será el encargado de prescribir, si es necesario, un antihistamínico. Una forma de aliviar al niño es mediante el uso de una gorra con visera o unas gafas de sol, para evitar que la luz le moleste. 

|

Si el origen es bacteriano...
Cuando el origen de la conjuntivitis en el bebé es de carácter bacteriano, los ojos están pegajosos, especialmente después de dormir, y con una pequeña secreción entre amarilla y verdosa. Este tipo de conjuntivitis suele aparecer cuando el niño está resfriado o tiene gripe. En este caso, debes acudir inmediatamente al pediatra, que será el encargado de prescribir, si es necesario, un antibiótico al pequeño. En aproximadamente tres días, el niño debería mejorar.

El virus que más frecuentemente ocasiona la conjuntivitis es el adenovirus, pero también pueden originarla el Herpes simple y el Herpes Zóster. Cuando ocurre, la infección es repentina y afecta a ambos ojos. La secreción es acuosa y abundante, en una primera fase, y se convierte, posteriormente, en blanquecina y densa. En estos casos, también será el pediatra el encargado de prescribir el tratamiento más adecuado para el pequeño. Recuerda que debes extremar la higiene, lavándote siempre las manos, evitando que el bebé se frote los ojos y utilizando pañuelos.

|

Sea cual sea el origen...
Tanto si la causa de la conjuntivitis es una u otra, siempre debe ser tratada con colirio. Para administrarle correctamente el colirio al bebé, debes tumbarle en la cama, con la cabeza bien apoyada en ella para evitar que pueda golpearse con algo. A continuación, debes bajar el párpado inferior del niño y echarle un par de gotas. Si el pequeño llora y no deja que lo hagas, ten en cuenta que existen pomadas con los mismos ingredientes activos.

Te puede interesar

Cómo curar la conjuntivitis en el bebé según sea su origen Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)