Mi bebé y yo

Complicaciones del reflujo gastroesofágico

( 7 votos) load

La esofagitis y las complicaciones respiratorias son las complicaciones más comunes que puede padecer un bebé con reflujo gastroesofágico. Una asfixa es el peligro más grave para un bebé con reflujo.

El crecimiento del lactante que sufre el reflujo gastroesofágico no suele correr ningún riesgo y crecen de manera normal, ya que en los bebés que sufren este trastorno la digestión y la absorción se realizan perfectamente.

Sin embargo, las consecuencias más comunes del reflujo suelen ser ser otras: la esofagitis y las complicaciones respiratorias.

Esofagitis: El esófago se irrita fácilmente si entra en contacto con los jugos gástricos. Si este contacto se produce con mucha frecuencia, como ocurre precisamente en el reflujo gastroesofágico, el esófago se inflama y produce al niño una sensación de ardor muy fastidiosa. 

Por este motivo, el niño llora con frecuencia y expresa disgusto. En los casos más graves, la inflamación profundiza en la pared del esófago y, cuando se cura, su cicatriz puede provocar un estrechamiento de dicho órgano.

Complicaciones respiratorias: Los lactantes afectados por el reflujo gastroesofágico sufren frecuentes regurgitaciones. La leche agria, al subir hacia la boca, puede ir a parar con cierta facilidad a la laringe (que está en la entrada de la tráquea), a la propia tráquea e incluso a los bronquios.

Cuando esto ocurre, el pequeño es presa de violentas crisis de tos, que tienden a eliminar el aire aspirado. Pero, en general, la regurgitación sólo llega a la laringe, provocando una tosecita rebelde que puede persistir mucho tiempo en los niños que sufren este reflujo.

Con cierta frecuencia, las sustancias extrañas que han penetrado en los bronquios causan bronquitis y, a veces, incluso pulmonías, que se manifiestan con fiebre y dificultades respiratorias.

Actualmente, también se considera que el contacto directo de la leche con la mucosa de las vías respiratorias (tráquea y bronquios) produce sensibilización y es causa de una alergia que en un segundo momento pueda manifestarse con auténticos ataques de asma.

Pero el peligro más grave para un niño que sufre reflujo gastroesofágico es la posibilidad de asfixia. Esto ocurre algunas veces debido a un reflejo que puede desencadenarse en el lactante cuando penetra en su tráquea un cuerpo extraño, aunque sea muy pequeño.

 

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Complicaciones del reflujo gastroesofágico: cómo detectarlas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)