Mi bebé y yo

Consejos para prevenir la muerte súbita

( 0 votos) load

La muerte súbita del lactante es un caso bastante insólito, pero es importante conocerlo para poder evitarlo. Conoce las reglas que debes seguir.

Es algo que da miedo, pero de lo que hay que hablar porque, con algunas simples precauciones, se puede reducir el riesgo de que esta terrible eventualidad se presente. Estamos hablando del síndrome de muerte súbita del lactante (Sudden infant Death Syndrome), más conocido como SMSL. Tiene una incidencia que va desde el 0,01 y el 1 por mil en los países industrializados, y representa la primera causa de muerte en el primer año de vida. En el 90% de casos, afecta a bebés menores de seis meses. Aunque las características biológicas y genéticas relacionadas con este síndrome todavía no estén muy claras, muchos años de investigación han permitido evidenciar algunos factores de riesgo y las precauciones que hay que tomar para disminuir la probabilidad de que el SMSL se presente.

Dormir boca arriba

La primera regla, que ya ha comportado una reducción drástica de los casos de SMSL, está relacionada con la posición del bebé cuando duerme.

- El niño debe dormir siempre en posición supina, es decir, tumbado boca arriba. Hay que evitar que duerma boca abajo.

- Otras indicaciones están relacionadas con las características de la cuna y/o la camita: el colchón debe tener exactamente las mismas medidas de la cuna/camita y no debe ser demasiado blando. Hay que evitar la almohada.

- El bebé debe dormir con los pies tocando el fondo de la cuna o de la cunita (para que no pueda deslizar debajo de las mantas), las sábanas y las mantitas deben estar bien fijadas debajo del colchón. Se desaconsejan mantas de tejidos elásticos o plastificados, que impiden una correcta ventilación y provocan sobrecalentamiento.

- En la cuna y/o camita no debería haber objetos suaves como cojines, protecciones o peluches.

La leche materna le protege

Algunas investigaciones han demostrado la acción protectora de la leche materna: para los bebés que toman el pecho, el riesgo de SMSL es un 50% inferior. Por eso, se recomienda incluir la lactancia entre las indicaciones destinadas a reducir el riesgo de que aparezca este síndrome.

Entre las hipótesis que intentan explicar las causas de esta disminución del riesgo, existe una según la cual el sueño del bebé que toma leche materna es más ligero, y el pequeño se despierta más y más fácilmente sin entrar en un sueño profundo (que es la condición en la cual acontece el SMSL).

El chupete ayuda, pero con algunas condiciones

El uso del chupete puede tener un efecto de protección, pero hay que empezar después del primer mes de vida, para evitar posibles interferencias con la lactancia materna. Si se decide usarlo, además, habrá que observar algunas precauciones, como la de tenerlo siempre limpio y evitar mojarlo con sustancias edulcorantes.

¿Y si al niño no le gusta el chupete? ¿Y si la lactancia deja poco espacio al uso del chupete porque, por ejemplo, el bebé se duerme tomando el pecho? No es el caso de insistir ni de forzarle, y tampoco es necesario volver a dárselo si lo pierde mientras duerme.

En la habitación, cuidado con el calor excesivo

A menudo nos preocupa que el bebé tenga frío… En realidad, otra regla importante para reducir el riesgo de SMSL es la de no tapar demasiado al bebé.

- Cuando duerme, no hay que ponerle ropa demasiado pesada y mantas.

- El ambiente donde el bebé duerme no debe ser nunca demasiado caliente: la temperatura debería mantenerse entre los 18-20 grados. Si el pequeño tiene fiebre hay que taparle menos, no más.

Nada de humo, ni antes ni después del nacimiento

La asociación entre humo de cigarrillos y SMSL está demostrada por muchísimos estudios, tanto que se cree que fumar aumente 3 o 4 veces el riesgo de que este síndrome se presente. La exposición al humo en el útero, es decir, el hecho de que la mujer fume durante el embarazo, es extremadamente peligrosa para el bebé. Los estudios también han evidenciado una correlación entre el número de cigarrillos fumados por la futura mamá y el aumento del riesgo. También hay que evitar la exposición al humo pasivo después del nacimiento: los adultos no deben fumar ni en casa ni en el coche donde viaja el bebé.

La cuna cerca de la cama de los papás

Otra indicación relativa a las costumbres familiares es el lugar donde duerme el bebé: es decir, su cuna, en la habitación de los padres. La sugerencia de evitar el sueño compartido, sólo es relativo a los primeros tres meses de vida del bebé, no todo el primer año. Es un factor importante si se piensa que actualmente el “bed-sharing”, aquí y en Estados Unidos, es un fenómeno que aumenta de forma exponencial: según muchos estudios, esta práctica comporta beneficios, también a nivel psico-físico, por el contacto continuado con el cuerpo materno (termorregulación, regulación glucémica, buen comienzo de la lactancia, desarrollo de la relación madre-hijo).

En realidad, las evidencias científicas disponibles hasta ahora indican que el riesgo de SMSL aumenta si el bebé empieza a dormir con los padres antes de las 13 semanas de vida. Después del tercer mes, cuando el niño ya ha crecido un poco, el sueño compartido ha de ser evitado sólo en presencia de factores de riesgo, es decir, el hecho de fumar, el agotamiento, el consumo de alcohol o de drogas por parte de los padres (que reducen las capacidades de vigilancia), la costumbre de dormir juntos en superficies poco seguras como sofás, sillones, camas de agua, etc.

En el caso de sueño compartido, se debería adaptar la cama de los padres a las mismas normas de seguridad de las camas para bebés (colchón rígido, sin almohada, etc.). Además, en la cama no deberán dormir otras personas además de los padres y el niño

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Consejos para prevenir la muerte súbita Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)