Mi bebé y yo

Costra láctea: síntomas y prevención

( 4 votos) load

Generalmente, la costra láctea es asintomática, es decir, no está acompañada de signos particulares de malestar. No provoca prurito, si bien puede crear unas pequeñas molestias.


Sin embargo, puede resultar ligeramente pruriginosa, si el bebé se toca o se arranca las costras. Asimismo, esto tiende a agravar el problema, ya que las manos del niño no están siempre perfectamente limpias y, si se toca una parte inflamada, puede provocar una infección. Si se arrancan las costras, se produce un enrojecimiento y la aparición de nuevas secreciones.
 
Prevenir las infecciones

En la mayoría de los casos, se trata únicamente de un problema de naturaleza estética. No obstante, pueden presentarse complicaciones, que podemos evitar con unas simples precauciones:

1. Las manos del niño deben mantenerse limpias y las uñas cortas.

2. Si se toca mucho la cabeza, ponle guantes de algodón.

3. No intentes desprender las escamas con el peine: empeorarías la irritación.



Para saber más:
Costra láctea
Costra láctea: cómo eliminar las costras

Te puede interesar

Costra láctea: síntomas y prevención Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)