Mi bebé y yo

Cuándo llevar al niño a urgencias

( 2 votos) load

Fiebre, dolor abdominal, golpes... A veces, los papás no están seguros de si deben llevar al niño a urgencias cuando se encuentra mal. Te damos las pistas para saber cómo actuar en cada caso.

En los servicios de urgencias, acaban muchos niños que perfectamente podrían esperar a ser visitados en el ambulatorio por su pediatra. Te presentamos las diez situaciones que generan más equívocos.

LE DUELE LA BARRIGA
La prueba que acaba con cualquier duda es hacer que el niño dé un salto. Si obedece sin protestar, se puede permanecer en casa tranquilamente. Para evaluar mejor la situación, se considera que el dolor abdominal requiere ser explorado cuando dura más de una hora ininterrumpidamente, o si el niño rechaza moverse para no provocar el estímulo doloroso. Sólo en este caso, en caso de inflamación del apéndice, la situación podría requerir una intervención quirúrgica. Si la molestia provoca retortijones, como sucede, por ejemplo, cuando el niño no puede hacer caca, el dolor va y viene, y el niño se mueve más.

VOMITA
Los niños vomitan con más frecuencia que los adultos. Por ejemplo, en los pequeños, el vómito se presenta fácilmente, incluso a causa de un dolor de garganta banal. Asimismo, es la forma más rápida que el organismo tiene para eliminar el exceso de comida o una cosa de consistencia distinta a la habitual, que considera un cuerpo extraño. ¿Cómo hay que actuar? Sólo se debe ir a urgencias si el niño ha vomitado más de tres veces en una hora, o bien si tiene dificultades para respirar (podría haber ingerido o inhalado un cuerpo extraño), o si el vómito está manchado de sangre. En cualquier caso, es un gran error administrar al niño cualquier fármaco por iniciativa propia, puesto que algunos medicamentos antieméticos pueden provocar graves efectos secundarios.

TIENE DIARREA
Los papás se preocupan cuando descubren restos de sangre en las heces, cuando la diarrea se acompaña de inapetencia o cuando el episodio dura más de cinco o seis días. En estos casos, antes de decidir ir a urgencias, siempre es conveniente consultar al pediatra. Sólo hay que llevar al niño a urgencias si presenta mucha somnolencia o si, además de la diarrea, sufre convulsiones.

SE HA DADO UN GOLPE EN LA CABEZA
Sobre todo a los más pequeños, les sucede a menudo, pero, en la mayoría de los casos, se trata de traumatismos leves sin consecuencias. Si todo se resuelve con una crisis de llanto, lo primero que hay que hacer es aplicar hielo en la zona del golpe y llamar por teléfono al pediatra para valorar la situación con su ayuda. Si el niño pierde el conocimiento o sufre convulsiones, debe ir a urgencias inmediatamente.

LLORA
En los primeros meses de vida, el llanto es un lenguaje complejo, que transmite todas las necesidades del pequeño, empezando por las dos principales: “tengo hambre” y “me siento solo”. La respuesta más adecuada es la leche, siempre y cuando haya transcurrido más de una hora desde la última toma. Si ha pasado menos tiempo o, en cualquier caso, si el niño rechaza la leche, intenta calmarle mimándole y cogiéndole en brazos. Una cosa es segura: si el bebé tiene menos de seis meses, cuando se encuentra mal, no llora, sino que está adormilado. A partir de los seis meses, el elemento que nos sirve para valorar la gravedad de los síntomas es el tono. Si, en lugar de ser más enérgico e intenso, el llanto pierde energía, el niño debe ir a urgencias.

SE DESPIERTA CON DIFICULTAD PARA RESPIRAR
Sobre todo desde el mes de octubre en adelante, los niños se pueden despertar de noche porque “les cuesta respirar”. Se sientan en la cama, sudados, y parece que les falte el aire. Esto ocurre porque, sobre una base bronquial “en miniatura”, el efecto nocturno provoca un mayor estrechamiento de las vías respiratorias, menos estimuladas por el hecho de que el organismo se encuentra en reposo. En esta situación, se introduce el virus que da lugar a un broncoespasmo, es decir, un mayor estrechamiento de estos pequeños bronquios. Ante una situación como ésta, en lugar de sentir miedo y salir corriendo a urgencias, se puede intentar resolver el problema llevando al niño al baño, después de abrir todos los grifos del agua caliente, de manera que se genere mucho vapor de agua. El ambiente húmedo funciona como un aerosol natural y hace que el niño vuelva a respirar bien. Mientras se forma el vapor en el baño, el niño puede salir a la terraza o situarse junto a una ventana abierta, puesto que el aire húmedo de la noche actúa de forma positiva. Sólo si la situación no se resuelve en unos 15 minutos, es necesario llevar al niño al hospital.

FIEBRE ALTA
Se ha calculado que, en los primeros años de vida, un niño sano puede tener fiebre durante 100 días. Por esta razón, los papás deben acostumbrarse a convivir con este síntoma. Incluso ante la presencia de fiebre alta, el interlocutor sanitario no será el médico de urgencias, sino el pediatra habitual, o el de guardia del centro de atención primaria. Sólo se deberá llevar al niño a urgencias si la fiebre acompaña a otros síntomas, como más de tres episodios de vómito en una hora, dolor de barriga, o bien, en niños de menos de seis meses, si tienen la zona de la fontanela hinchada o si late. De los seis a los doce meses, el acceso inmediato a urgencias se impone si el niño tiene fiebre y no puede mantener la cabeza recta. De uno a dos años, si no puede permanecer sentado y, de aquí en adelante, si es incapaz de caminar con normalidad. Estas tres situaciones, equivalentes para las respectivas edades, podrían despertar la sospecha de meningitis.

INFECCIÓN DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS
La tos no constituye un motivo de urgencia, puesto que no está relacionada con la presencia de infecciones graves, como la neumonía. ¿Qué motiva una exploración médica inmediata? Si el niño tiene menos de un año, la presencia de hundimientos profundos del tórax, entre las costillas, y por encima del esternón. En tal caso, debe comprobarse el número de respiraciones por minuto, poniendo una mano sobre el abdomen del pequeño y anotando las elevaciones y las bajadas del tórax. Si respira más de 50 veces, es preciso ir al hospital. También hay que acudir a urgencias si el niño tiene más de un año y realiza más de 40 actos respiratorios.

DOLOR DE OÍDOS
Es uno de los motivos de consultas nocturnas a urgencias más frecuentes. Sin duda, el dolor producido por la otitis es uno de los más agudos e intensos que el niño puede experimentar, y provoca un llanto igualmente intenso que preocupa a los papás. Sin embargo, sólo es preciso administrarle paracetamol, el fármaco utilizado para bajar la fiebre, sin aplicar ningún fármaco en el interior del oído, ni siquiera gotas óticas, sin que así lo haya indicado el médico. Otro motivo de visita a urgencias, aunque no tan frecuente, es la salida de líquido por el canal auricular. Se trata de una perforación del tímpano debida a la otitis, pero es suficiente con ir al pediatra al día siguiente, en el horario establecido, para empezar con el tratamiento, a base de antibiótico.

SE HA DADO UN GOLPE
Ni siquiera en caso de traumatismo, es necesario ir a urgencias en todos los casos. En general, lo primero que hay que hacer es aplicar hielo en la zona del golpe. Los papás deportistas o muy precavidos suelen tener hielo instantáneo en casa, en spray o en bolsitas, pero también se pueden utilizar alimentos congelados, como una bolsa de guisantes. El hielo debe aplicarse durante 30 minutos. Si el niño se queja de dolor, se le puede administrar paracetamol. Si la herida sangra, para detener la hemorragia, se puede tapar con un pañuelito y presionar hasta que la sangre deje de salir. En general, hay que esperar tres o cuatro minutos. En cambio, si, al cabo de diez minutos, la herida continúa sangrando, es conveniente ir al médico o al hospital.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Cuándo llevar al niño a urgencias: las 10 situaciones más confusas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (4)

Muy interesante, alguien sabe orientarme un poco, cuando hay sintomas de conjuntivitis?
Buenas noches tengo una duda mi bebe, nació la semana pasada yo tengo seguro eps sura, si mi bebe se siente mal, la puedo llevar a urgencias con el seguro mío para que la atiendan GRACIAS
Invitado - nuriaelba
No estoy de acuerdo con el apartado de la fiebre alta, en mi caso mi nena tenía fiebre muy alta de 40,5 y no venia acompañado de otros síntomas. Después de 5 días yendo a urgencias dimos con un pediatra que decidió hacerla una analítica de orina. El resultado fue infeccion de orina, que por no haberse tratado durante tantos días tuvimos que hacerla una ecografía para descartar daños...afortunadamente no los hubo.
Invitado - aitanaprieto
Esta claro que hay que ser sensatos y no llevar al niño a urgencias con síntomas leves, pero con los niños pequeños es preferible pecar de previsores, porque a veces empeoran muy rápido. http://goo.gl/VySwr8