scorecardresearch Ganglios inflamados en niños: causas y remedios
Síguenos

PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

Ganglios inflamados en el niño: causas y remedios

Ganglios inflamados en el niño: causas y remedios

¿Has notado que el bebé o el niño tiene uno o más ganglios inflamados? ¿Indica algún problema? ¿Cuáles pueden ser las causas y los posibles tratamientos? Todo lo que debes saber sobre los ganglios inflamados.

Se trata de una de las cuestiones que más preocupan a las madres. Sin embargo, este temor no tiene razón de ser en la mayoría de los casos, pues son como unos "centinelas" que se ponen "en guardia" cuando algo no funciona en el organismo, aunque se trate de un trastorno sin importancia.

Causas de los ganglios inflamados

- Las linfoadenopatías, es decir, las alteraciones en el tamaño, el número y la consistencia de los ganglios linfáticos, tienen un origen infeccioso (bacteriano o vírico) en la mayoría de los casos, y se resuelven espontáneamente en 4-6 semanas. Afectan a casi todos los niños y, en el 80% de los casos, los ganglios inflamados están relacionados con infecciones que no revisten importancia, como faringitis, amigdalitis, rinitis y conjuntivitis. Con menor frecuencia, están provocados por infecciones más importantes, como mononucleosis, y en casos muy poco frecuentes, son síntoma de enfermedades graves, inmunitarias o neoplásicas.

(Te interesa: Conjuntivitis en niños: víricas, bacterianas y alérgicas)

- No hay que olvidar que el organismo del niño es muy rico en tejido linfático. Por lo tanto, es inevitable que los ganglios inflamados sean un fenómeno frecuente, también porque los pequeños presentan respuestas inmunitarias más evidentes y tienden a enfermar más que los adultos, con repetidas infecciones bacterianas, sobre todo, entre el año y los cuatro años. Asimismo, los ganglios linfáticos inflamados pueden ser más o menos perceptibles al tacto en función de la delgadez del niño. Es menos frecuente en los bebés pequeñitos, pero es muy normal percibirlos engrosados en los más mayorcitos, de entre dos y 15 años, que han sufrido una infección: es la prueba de que su sistema inmunitario reacciona. Los ganglios que más se inflaman en la edad pediátrica son los de la cabeza y el cuello.

Cómo tratar los ganglios inflamados

- Fiebre persistente, aspecto séptico (es decir, un cuadro en el que el niño tiene un tono amarillento, no come, se queja y llora de forma inconsolable) y decaimiento de las condiciones generales pueden indicar una infección bacteriana grave. Cuando se sospecha de una linfoadenopatía aguda, se aconseja una vigilancia constante.

- Sin embargo, en la mayoría de los casos, sobre todo si también se produce fiebre o rinitis, se suele tratar de una infección vírica de las vías respiratorias altas, que se debe atajar con un tratamiento sintomático: antipiréticos, si la fiebre provoca malestar, y no antiinflamatorios, puesto que la inflamación es un instrumento óptimo de defensa en los niños. En algunos casos, será necesario recurrir a los antibióticos.

(Te interesa: Fiebre en niños: qué hacer)

- En el 80% de los casos, la faringitis es de origen vírico, y se cura con un tratamiento sintomático, si es preciso. Si la fiebre provoca malestar, se recurre al paracetamol, mientras que están desaconsejados fármacos como los antiinflamatorios, los jarabes para la tosa y los fluidificantes.

- En caso de faringoamigdalitis aguda, se puede valorar la conveniencia de realizar un frotis faríngeo, o bien un test rápido del estreptococo, que el pediatra puede efectuar en el centro de atención primaria.

- En el tratamiento de la otitis, lo primordial es calmar el dolor, con paracetamol o ibuprofeno. El pediatra determinará si es necesario recurrir a un tratamiento antibiótico o permanecer únicamente "alerta".

(Te interesa: Otitis en niños)

- En caso de rinitis, lo primero que hay que distinguir es si se trata de una forma alérgica o vírica. La segunda se resuelve sola en una semana: los lavados nasales pueden aliviar, mientras que están prohibidos los antibióticos, los mucolíticos y los antiinflamatorios.

- La conjuntivitis de origen infeccioso (que no debe confundirse con la alérgica) se trata con un colirio a base de cortisona, que puede tener efectos secundarios importantes y que sólo el pediatra puede prescribir.

(Te interesa: Enfermedades en niños)

Comentarios Comentar

Y tú ¿Qué opinas?

Comentarios (3)
  • user_avatar
    Invitado - invitado

    mi bb tiene 4 meses y hace aproximandamente un mes se le noto un ganglio en la axila izquierda, le pregunte al pediatra y me dijo que hay q esperar hasta sus seis meses, q es lo que debo hacer??

  • user_avatar
    Invitado - invitado

    Mi bebe tiene 9 meses y paso por un dengue recientemente que nunca se evidencio por las plaquetas, sino por un examen especial de serologia y complicacion con una infeccion respiratoria, sin embargo gracias a Dios todo salio bien, sin embargo hace ya mas de una semana, pero aun continua con un ganglio cervical inflamado...quisiera me hablaran sobre esto?

  • user_avatar
    Invitado - invitado

    el niño tiene 4 meses tiene granillos rojos por toda la cara algunos como espinillas.

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado