Mi bebé y yo

Cómo medicar al bebé cuando tiene fiebre

( 1 voto) load

La fiebre suele suscitar una gran preocupación en los papás. Es, además, el motivo más frecuente en la consulta del pediatra. Pero ¿medicas correctamente al bebé cuando tiene fiebre? La respuesta a tus dudas.

Antes de comenzar a administrar medicamentos al bebé, debes asegurarte de que el pequeño tiene fiebre. La temperatura se considera que es elevada cuando supera los 38,5-39 °C (cuando son pequeños, debes tomar la temperatura rectal).

En realidad, por sí sola, la fiebre no constituye un peligro para el niño, simplemente, indica que hay algo que no funciona en el organismo. Es más, demuestra que su cuerpo lucha para acabar con los virus y las bacterias. Por lo tanto, más que esforzarse en bajar la fiebre a toda costa, sería preciso identificar su causa.

La única preocupación justificada en caso de fiebre alta se da en los niños que han tenido un episodio previo de convulsiones febriles. Si el niño presenta síntomas que pueden hacer pensar en una enfermedad importante, como respiración dificultosa o engrosamiento de los ganglios del cuello, por ejemplo, es necesario llevarle al pediatra.


¿Qué medicamentos debes darle?

Los mejores fármacos antitérmicos son el paracetamol y el ibuprofeno, y deben administrarse cuando la temperatura supera los 38,5 °C.

La aspirina está contraindicada para los niños, ya que puede producir efectos secundarios graves, como el síndrome de Reye.

Si el niño tiene náuseas o vomita, es preciso recurrir al supositorio. De lo contrario, es preferible la formulación oral (gotas o jarabe). Los antibióticos sólo son necesarios si el bebé tiene una infección bacteriana y el pediatra así lo indica.

 
Y, además de los medicamentos, ¿qué otros cuidados necesita el bebé?

Conviene que el pequeño esté acostado en la cama únicamente si se siente cansado o abatido; él mismo te lo pedirá. Si quiere jugar o moverse por casa, debemos permitírselo: esto es señal de que su organismo tolera bien el síntoma y retenerlo en la cama sería una imposición inútil.

Tampoco hace falta ponerle a dieta; más bien, el pequeño tenderá a comer menos. En ese caso, es bueno adaptarse a su apetito y ofrecerle tantos líquidos como quiera, pero siempre sin imponérselo.

 

Te puede interesar

Fiebre: qué medicamentos puedes dar a tu bebé Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)