Mi bebé y yo

Obstrucción del conducto lagrimal del bebé: ¿cómo actuar?

( 1 voto) load

¿A tu bebé le lagrimean los ojos? ¿Los tiene enrojecidos? Se trata de una obstrucción del conducto lagrimal, muy frecuente durante los primeros meses de vida. Te detallamos cómo actuar. 

La obstrucción del conducto lagrimal del bebé es un problema muy común, especialmente durante los primeros meses de vida del pequeño. El canal que debe dejar fluir las lágrimas de los ojos del bebé hacía la nariz queda obstruido por una sutil membrana que, presente en el feto, no se "reajusta" cuando el bebé nace. Como consecuencia de ello, los ojos del bebé se irritan, se forman secreciones y un lagrimeo continuo que, en ocasiones, puede desencadenar en una conjuntivitis

¿Qué hacer?
Para resolver este problema se recomienda hacer suaves masajitos circulares en el ángulo interno del ojo del bebé varias veces al día. Los masajes en cuestión deben hacerse con una gasa empapada en suero fisiológico o con una toallita ocular, que se puede encontrar en las farmacias. También es importante mantener la nariz limpia, mediante lavados frecuentes. En caso de infección, el pediatra puede prescribir gotas oftalmológicas antibióticas. Si el problema no se soluciona, deberá ser el oftalmólogo quien desobstruya o ensanche el conducto lacrimonasal del bebé mediante una sondita, lo que se considera una intervención de carácter menor. 

Te puede interesar

Obstrucción del conducto lagrimal del bebé: ¿qué hacer? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)