Mi bebé y yo

Cómo preparar al niño para una visita médica

( 1 voto) load

Un análisis de sangre, las vacunas, un control especializado… Ayuda a tu hijo a afrontar estas citas importantes para su bienestar con serenidad y atenuando el posible malestar.

A los niños no les gusta ir al médico. Es natural que los pequeños reaccionen a esta “desagradable” necesidad llorando y rebelándose. Con más motivo, se trata de un comportamiento comprensible si la visita o la prueba médica a la que se van a someter es invasiva o molesta, como una extracción sanguínea, un TAC o un examen endoscópico. ¿Qué pueden hacer los papás para tranquilizar a su hijo antes y durante la visita, y para atenuar su malestar? ¿Qué medidas debe tomar el personal sanitario?

El papel de los papás y del juego

- Los papás pueden hacer mucho para tranquilizar y preparar al niño de la mejor manera para la visita o la prueba. El pequeño confía en ellos, capta su estado de ánimo y lo refleja. Por lo tanto, en primer lugar, es importante que los papás mantengan una actitud relajada y tranquila, que no transmita a su hijo nerviosismo ni preocupación.

- Si el niño es mayorcito y es capaz de entender las explicaciones, es mejor informarle sobre lo que le va a ocurrir y sobre la razón por la que es necesario que se someta a la prueba en cuestión. La explicación debe ser clara y sencilla, al alcance de su capacidad de comprensión.

- El juego puede ayudar. Con la ayuda de una muñeca y de instrumentos de juguete, se puede representar la escena e invitar al niño a interpretar el papel del doctor. Algunos centros ponen a disposición de las familias juguetes en la sala de espera, para los pequeños que quieran participar en el juego, con el fin de familiarizarles con los instrumentos, simulando la situación que el niño deberá afrontar, y aliviar, así, su tensión.

- Los más pequeños, que todavía no pueden entender las explicaciones, también se benefician de la actitud tranquila y confiada de los papás, de su cercanía, del contacto físico y de las caricias. La presencia de la mamá o el papá junto al niño durante la visita o la prueba siempre resulta aconsejable.

- En el caso de un lactante, se aconseja a la mamá que le dé el pecho antes de la prueba, por ejemplo, antes de un análisis de sangre, y que también le ofrezca el pecho inmediatamente después, para consolarle. Si un pequeño paciente tiene que someterse a una prueba más compleja, como una intervención quirúrgica, algunos centros permiten incluso la presencia de la mamá o el papá en el quirófano hasta el momento de la sedación, de manera que el niño no tenga nunca la impresión de haber sido abandonado por sus papás en un ambiente extraño.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Cómo preparar al niño para una visita médica sin lloros ni dramas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)