Mi bebé y yo

Dolor de barriga: cómo distinguir su causa

( 2 votos) load

¿El niño sufre cólicos? ¿Padece una gastroenteritis crónica inespecífica? Te explicamos cómo saber por qué al bebé le duele la barriga y qué hacer en cada caso.

Cuando el bebé llora desesperado y se retuerce, puede que sufra dolor de barriga. No obstante, el dolor de barriga del bebé se puede deber a diferentes causas, aunque para la mamá puede resultar complicado distinguir a qué se debe. Te decimos cuáles son las causas más frecuentes del dolor de barriga y cómo reconocer cada trastorno.

SON CÓLICOS DEL LACTANTE SI…
Se manifiestan durante los tres primeros meses de vida con crisis dolorosas acompañadas de llanto inconsolable. Las crisis, que aparecen en las últimas horas de la tarde o durante la noche, pueden durar de 30 minutos a unas horas, y nos están acompañadas de vómitos, regurgitaciones e hipo.
Las causas
No se conocen sus causas. Se llaman cólicos gaseosos porque se cree que pueden deberse a la presencia de aire que dilata el intestino. Se sabe que quienes más los sufren son los niños con un temperamento nervioso. En este caso, podrían deberse a la tensión acumulada durante el día.
Qué hacer y qué no hacer
- El niño puede encontrar alivio si la mamá lo apoya sobre sus rodillas con la barriga hacia abajo, o bien en posición vertical, con la espalda del niño apoyada en su hombre, de modo que la mamá pueda ejercer, con la mano, una ligera presión sobre su barriga.
- En caso de crisis muy prolongadas, el pediatra puede indicar el uso de fármacos espasmolíticos o absorbentes del aire, que puede estar retenido en su barriguita.

ES GASTROENTERITIS SI…
Se presenta con vómitos repetidos, fiebre, aunque sea baja, y diarrea con muchas deposiciones líquidas a lo largo del día (de seis a 20 veces), acompañadas de dolor durante la evacuación. A veces, puede haber restos de sangre en las heces, sobre todo en caso de infecciones de origen bacteriano, como la salmonelosis.
Las causas
Puede tener un origen viral, más propio del invierno, o bacteriano, más frecuente en verano. Los niños las pueden contraer fácilmente al entrar en contacto con personas infectadas o portadoras sanas.
Qué hacer y qué no hacer
- Los vómitos deben cortarse lo antes posible, para reintegrar los líquidos perdidos y evitar una deshidratación. No dar de comer ni beber al niño durante unas horas puede ser suficiente.
- Después, se le puede ofrecer una solución rehidratante de sales y azúcares a pequeños sorbos.
- No hay que dar leche y derivados al niño hasta que finalice la fase aguda de la gastroenteritis, ya que la lactosa contenida puede empeorar la diarrea.

ES UNA DIARREA CRÓNICA INESPECÍFICA SI…
Afecta a niños de entre seis meses y tres años, y puede manifestarse durante semanas, con deposiciones semilíquidas (2-6 al día), a veces, brillantes por la presencia de moco. Las heces contienen fragmentos de alimento no digerido y el olor es muy desagradable. No se acompañan de vómitos ni de fiebre, y el niño mantiene su vivacidad y aspecto sano.
Las causas
No se debe a una patología ni está relacionada con intolerancias o alergias alimentarias. Sencillamente, el niño elimina los residuos de manera muy rápida, por lo que las heces no tienen tiempo para solidificarse. El hecho de que aparezcan en momentos como la dentición hace pensar que pueda depender de un estrés psicofísico.
Qué hacer y qué no hacer
- En realidad, no se trata de un verdadero problema y, por lo tanto, no hay que actuar de ningún modo.
- No se debe someter al niño a una dieta restrictiva, ya que se podría empeorar la situación.

(Te interesa: Dolor de barriga: guía práctica)

Te puede interesar

Manual sobre el dolor de barriga en el bebé: causas y soluciones Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)