Mi bebé y yo

El sueño del recién nacido: la respuesta a tus dudas

( 0 votos) load

Algunos bebés llegan a dormir 18 horas al día, pero otros no superan las 12 horas. Más allá de las diferencias individuales, el sueño es una necesidad básica para el recién nacido, con características especiales.

¿Por qué, a menudo, tiene sobresaltos?

A diferencia de los adultos y de los niños mayores, el sueño del bebé en los primeros meses de vida se compone principalmente de fases REM, caracterizadas por una persistente actividad mental y motora. Para entendernos, son aquellas en las que se producen los sueños y durante las cuales es posible ver el movimiento de los ojos bajo los párpados; de ahí el nombre REM (Rapid Eyes Moviment). Por eso, durante el sueño, el pequeño tiene pequeños sobresaltos, hace movimientos bruscos y cambia la expresión de su cara. En la práctica, tiene un sueño menos profundo y relajado respecto a lo que ocurre durante las etapas no REM (caracterizadas por la ausencia de sueños), que aparecerá regularmente, alternándose con fases REM, sólo después de haber cumplido tres meses.

¿Cuál es la mejor posición para prevenir el SMSL?

La posición que los expertos recomiendan para prevenir el SMSL, más comúnmente conocido como "muerte súbita de lactante" es la posición supina, es decir, boca arriba y con la cabecita ligeramente ladeada hacia un lado. Se sugiere poner al bebé a dormir en esta posición hasta finales del sexto mes, momento en el que el niño ya es capaz de darse la vuelta por sí mismo, rodando desde la espalda hasta la barriga o viceversa.

¿Por qué algunos "cambian el día por la noche?"

El cuerpo del bebé todavía no produce melatonina, la hormona que regula el ritmo circadiano, marcado por la alternancia del día y de la noche a lo largo de las 24 horas. Los momentos de sueño y de vigilia son casi una reproducción de lo que hacía en el vientre, ya que no puede percibir la diferencia de luz y oscuridad. El niño comienza a percibir la alternancia del día y la noche sólo entre los tres y los seis meses. Las horas de sueño suelen reducirse a esa edad y comienzan a ser distribuidas en un sueño más continuo por la noche y varias siestas durante el día. En este punto, también es importante que los padres pongan de relieve ciertas diferencias, para que el niño “consolide” este ritmo: si se lo cambia por la noche, por ejemplo, hay que hacerlo con una luz muy tenue, moviéndose y hablando lo menos posible y en voz baja, porque esto le ayuda a entender que es el momento del sueño, lo que le hará más fácil volver a dormirse.

¿La luz y el ruido le molestan?

Hay madres que prefieren que el bebé duerma siempre cerca de ellas, llegando a ponerlo en la cocina, donde está el resto de la familia, sin preocuparse demasiado por si hay luz o ruido. Otras, sin embargo, prefieren una habitación tranquila y con oscuridad para el pequeño, convencidas de proporcionarle así un mejor descanso. No hay una regla universal. Si a la madre le preocupa la idea de que el niño esté en la habitación solo, el pequeño podría percibir más su ansiedad que el silencio de la habitación. Si la madre está tranquila, el bebé también lo estará.

¿Qué hacer con las tomas y los cambios de pañal durante la noche?

Incluso en este caso, no hay reglas absolutas, porque hay muchas variables. Si el bebé es muy pequeño y crece poco, la sugerencia es despertarlo para amamantarlo por la noche. Si, en cambio, está bien y come regularmente durante el día, puedes dejarlo dormir, a menos que sea la madre la que sienta la necesidad de amamantarlo por la noche al tener el pecho hinchado de leche.

¿Se le debe cambiar cada vez que se despierte?

Sí, es mejor. El contacto de las heces y la orina con la piel aumenta el riesgo de enrojecimientos e inflamaciones. Una idea es cambiarlo antes de la toma, para no molestarlo si se queda dormido.

¿La almohada es realmente necesaria?

Algunas cunas la llevan integrada. Pero ¿hay que utilizarla? Preferiblemente, no: que el bebé esté más cómodo con una almohada, es una idea de los adultos. De hecho, el bebé está muy bien sin ninguna almohada e incluso mantiene una posición más correcta. Durante todo el primer año de vida,  puede prescindir de la almohada.

¿Es mejor dejarlo dormir con calor o con frío?

La habitación donde descansa el pequeño debería tener una temperatura de 20 °C. La recomendación es no colocar la cuna cerca de una fuente de calor y no cubrir demasiado el pequeño. Si estás preocupada por si tiene frío, tócale la base del cuello, no las manos que siempre están congeladas y no sirven para medirlo. Una buena idea puede ser utilizar los sacos/mantas de dormir, que hacen que el pequeño esté siempre tapado: son prácticos, cómodos, calientes y dejan que saque sus bracitos fuera, de manera que el niño puede moverlos.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

El sueño del recién nacido: la respuesta a tus dudas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (3)

Hola Voy a ser mama primeriza y estoy preocupada de cómo colocar ami bebe hay pone n boca arriba pero ami me dicen k tiene k ser de lado y nose que hacer
Hola mamis!! Yo hace un año que di a luz a mi hijo. Cogí 20 kilos en el embarazo, me pasé un poco , pero tuve un precioso niño con 4,7 kilos y eso que el [url="http://cual-es-el.com/peso-normal-de-un-recien-nacido/"]peso recomendable para un recién nacido[/url] es de 3,5 más o menos.
El sueño del bebé es muy importante, pues de 0 a un mes es lo que mas hacen; dormir y dormir, sin embargo hay otros factores y [url="http://comonace.com/consejos-utiles-para-un-bebe-recien-nacido/"]consejos útiles[/url] que favorecen el sueño del bebé. la musica suabe y relajante así como establecer un horario, el grado de iluminación en su habitación, el silencio, y otros mas