Mi bebé y yo

¿Frutas y verduras? ¡Cómelas de todos los colores!

( 0 votos) load

Entre las diferentes frutas y verduras existen diferencias significativas en la composición y su color dice mucho de ello. Ésta es la paleta de bienestar para embarazadas.

Un poco de rojo

El color rojo brillante de algunas frutas y verduras se debe a su contenido de licopeno, un pigmento con un fuerte poder antioxidante que actúa protegiendo la piel de los rayos solares, mejora la resistencia del organismo a la oxidación y reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer (en particular, el de ovarios).

  • Los TOMATES, muy versátiles en la cocina y agradables gracias a su sabor fresco, son las verduras más ricas en licopeno; también contienen dos ácidos (p-cumárico y ácido clorogénico) que pueden prevenir la formación de nitrosaminas en el cuerpo, sustancias potencialmente cancerígenas. Es mejor elegir los más maduros, los más rojos.
  • La SANDÍA, con un contenido de agua superior al 95%, es uno de los frutos más refrescantes y que quitan más la sed. A pesar de su sabor dulce, contiene sólo una pequeña cantidad de azúcar (menos de 4 gramos por kilo de fruta) y proporciona muy pocas calorías, apenas 15 calorías por 100 gramos de pulpa. Es ideal para satisfacer el apetito sin aumentar el peso, pero además la sandía es diurética y tiene una acción purificadora. Para escoger una buena, se necesita oído: al “picar” con los nudillos, no debe sonar a "vacío".
  • Las CEREZAS, otra fruta roja golosa y baja en calorías (38 calorías por 100 g de pulpa), ejercen un efecto remineralizante y desintoxicante muy eficaz. Las mejores tienen la piel lisa y brillante, y los tallos de color verde claro.
  • La GROSELLA, finalmente, merece una atención especial, ya que es uno de los frutos más ricos en vitaminas (100 gramos contienen incluso 200 mg de vitamina C, cuatro veces más que las naranjas), es eficaz antiinflamatorio y protegen los vasos sanguíneos.

El amarillo-anaranjado también es importante

Las zanahorias, el melón y los albaricoques deben su color amarillo-anaranjado a la abundancia de betacaroteno, una sustancia valiosa por dos razones: estimula directamente la producción de melanina (el pigmento oscuro que da el bronceado y protege la piel del daño solar) y, en el organismo, se convierte en vitamina A, esencial para proteger las mucosas y combatir los radicales libres. Acerca de la vitamina A, es importante saber que, al tomarla en forma de betacaroteno, no se corre ningún riesgo de sobredosis (peligroso durante el embarazo), ya que el cuerpo la convierte en vitamina sólo según sus propias necesidades.

  1. La ZANAHORIA también proporciona una buena cantidad de otras vitaminas (concretamente, vitaminas B, PP, D y E) y contiene un factor antioxidante adicional, el glutatión, capaz de mejorar la absorción del hierro, particularmente útil durante los nueve meses de embarazo. Al comprarlas, lo mejor es elegir las que no son demasiado grandes, asegurándote de que son crujientes y no son demasiado verdes por la parte de los tallos.
  2. El ALBARICOQUE es bastante rico en beta-caroteno, y contiene una gran cantidad de potasio (casi tanto como el plátano), que, junto con la discreta presencia de fructosa, es útil para hacer frente a la sensación de debilidad y para mantener el tono adecuado. Los albaricoques con el valor nutritivo más alto valor son los que tienen la pulpa jugosa, no son harinosos y el hueso sale con facilidad.
  3. El MELÓN francés, otro anaranjado excelente, es la fruta fresca que contiene más potasio en valores absolutos y tiene la particularidad de ofrecer al mismo tiempo grandes cantidades de vitamina A y vitamina C. Teniendo en cuenta que las vitaminas B están bien representadas y que se ha detectado incluso una cierta presencia de licopeno, esta fruta puede ser considerada como un complemento dietético natural. Pero, ten cuidado: elige las variedades con la pulpa de color amarillo, como el melón cantalup, pues son más nutritivas que las de pulpa blanca.

Un toque de verde

Calabacines, pepinos y vegetales de hoja verde deben su color a la clorofila, un pigmento útil para el bienestar de la mujer embarazada, que tiene una importante función anti-anémica. Químicamente unido a la clorofila, también encontramos el magnesio, que participa en la transmisión de impulsos nerviosos y en el mecanismo de la contracción muscular: su abundante presencia en la dieta evita problemas molestos, tales como insomnio, cansancio excesivo, calambres y hormigueo en las piernas.

  • El CALABACÍN, prácticamente libre de grasa, proporciona solamente 11 calorías cada 100 gramos. A pesar de ser tan ligero, es una valiosa fuente de potasio. Además del fruto, se recomienda también la flor de calabacín, rica en caroteno y en hierro.
  • El PEPINO contiene más agua que la leche (96,5 gramos de agua en 100 gramos de pepino) y se puede considerar una especie de "bebida sólida", excelente para mantener el cuerpo hidratado. Una única precaución: tomarlo crudo en una ensalada puede ser un poco aburrido. La digestibilidad mejora si se consume con la piel.
  • La LECHUGA que se cultiva en campo abierto entre marzo y octubre puede tener cierto efecto sedante (debido a la presencia de calcio y bromo), pero también es un laxante suave y tiene un excelente efecto refrescante: lo que se necesita si el calor nos pone demasiado nerviosas.

Una nota de color violeta

El púrpura también merece una presencia constante en la tabla del verano. Berenjenas, arándanos y ciruelas son ricas en antocianinas y los pigmentos de color púrpura tienen la capacidad de fortalecer y relajar las paredes de los vasos sanguíneos, mejorando la circulación y haciendo frente a la fragilidad capilar típica de los últimos meses.

  • La BERENJENA, además de antocianinas, contiene algunos principios farmacológicos tales como solasonina y nasunina, capaces de estimular los músculos del sistema digestivo, perezosos durante el embarazo. Importante: para aprovechar al máximo sus virtudes, lo mejor es comer la berenjena con la piel, ya que es aquí donde se concentran los ingredientes activos más importantes.
  • La CIRUELA ROJA, gracias a su alto contenido en azúcares simples, es una fruta más bien tonificante que ejerce también una acción laxante, gracias a la presencia de fibra soluble y de algunos componentes específicos. Al comprar esta fruta, debemos comprobar que esté muy madura, con la pulpa suave y jugosa, más digerible que los de pulpa más dura.
  • Los ARÁNDANOS, placer de verano, son tan ricos en antocianinas que algunos médicos los prescriben para tratar los trastornos circulatorios más comunes (varices, fragilidad capilar, hemorroides). Si no los encuentras frescos, es importante mencionar que del zumo se obtienen los mismos beneficios que de la fruta, y que es una bebida muy agradable y refrescante.

Por último, un fondo blanco

Concretamente, el color de la cebolla y del hinojo, que desde siempre se han utilizado en la medicina popular.

  1. El HINOJO tiene un gran poder depurativo, combate la formación de gases intestinales y contiene fitoestrógenos, hormonas vegetales que ayudan a equilibrar el sistema hormonal femenino.
  2. La CEBOLLA, en cambio, es rica en aceites esenciales y sustancias aromáticas, que hacen que sea un antibiótico natural, eficaz para luchar contra los gérmenes nocivos de los intestinos y reducir las fermentaciones. Estas sustancias se concentran principalmente en las variedades blancas.

Te puede interesar

¿Frutas y verduras? ¡Cómelas de todos los colores! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)