Mi bebé y yo

Prueba nuevos sabores con las especias

( 1 voto) load

El uso de especias en la comida puede mejorar significativamente la calidad y el sabor de los platos, también para la futura mamá. Descubre cuáles usar y cuáles evitar durante el embarazo.

Una característica común de muchas especias es su efecto digestivo. Las sustancias responsables de su característico sabor, los aceites esenciales, les proporcionan la capacidad de estimular la producción de jugos gástricos. Además, también actúan a nivel del intestino, mejorando su funcionalidad y evitando fermentaciones.

Durante el embarazo, la acción digestiva de las especias puede aprovecharse con indudables ventajas: en las primeras semanas de embarazo, ayudan a no tener náuseas; en los meses siguientes, cuando el aparato digestivo se vuelve más perezoso, también pueden ser una buena solución. Sin embargo, hay que saber cuáles son las condiciones personales de la mujer: está claro que el uso de especias picantes puede tener contraindicaciones para quien sufre de ardores de estómago y de hemorroides.

 Menos sal y menos grasas

Una cocina basada en un correcto uso de las especias permite reducir la cantidad de sal y de grasas. También en estos casos, los beneficios son evidentes: un menor uso de grasas permite preparar comidas poco calóricas y más digestivas; un empleo reducido de sal disminuye el riesgo de hipertensión y de retención de líquidos. Aunque, durante el embarazo, aumenta un poco la necesidad de sodio, el que contienen los alimentos de forma natural es más que suficiente. Es más: sustituir el sabor de la sal por el de las especias no sólo disminuye el riesgo de carencias en la mamá y en el bebé, sino que también representa una costumbre sana que puede mantenerse en el tiempo. 

Asimismo, las especias también ejercen una acción antiséptica:  protegen el cuerpo de los microorganismos. De hecho, muchas de ellas eliminan los microbios, haciendo que los alimentos sean más higiénicos y más fáciles de conservar. 

¿Es mejor la pimienta o la guindilla?

Tanto la pimienta como la guindilla, usadas en las dosis adecuadas, tienen una buena acción antiséptica y digestiva, pero no hay duda de que la guindilla tiene unas propiedades especiales, también para las mujeres embarazadas:

-  Es un gustoso antiestrés: como reacción al sabor picante de la guindilla, el organismo produce endorfinas, unas sustancias que ejercen una acción parecida a la de la morfina,  reducen el estrés, relajando el organismo y ahuyentando la melancolía.

-  Ayuda a adelgazar: la sensación de calor producida por las guindillas es una señal de que estamos quemando calorías. Además, se ha demostrado que, gracias a algunos de sus componentes (capsaicinoides), esta especia ayuda a evitar los bajones de tensión.

Cuáles sí y cuáles no

Digestivas, sabrosas, antisépticas… Más allá de las características comunes, cada especia tiene sus propiedades. Algunas pueden usarse sin problemas durante el embarazo, mientras que otras requieren de una atención especial. Aquí tienes algunos consejos que deberás tener en cuenta durante los nueve meses:

Anís

Las semillas gris-verde del anís tienen un sabor dulce y delicado, y son perfectas para dar sabor a bizcochos, panes y cremas. Se pueden usar también con el pescado, las salsas, las aves, el cerdo y las verduras. Cuidado: a pesar de que muchos recomiendan el  anís durante el embarazo para combatir las náuseas matutinas, también se sabe que es mejor limitar su uso a causa de la presencia de algunos componentes con una actividad parecida a los estrógenos.

Azafrán

Se trata de estigmas secos del pistilo de la flor de Crocus sativus, que florece en otoño. Es la especia más cara (su precio se entiende si se piensa que, para obtener un kilo de azafrán, se necesitan entre 200.000 y 400.000 estigmas). Se usa, sobre todo, para los platos de pescado y de arroz. Durante el embarazo, es mejor limitar o evitar el uso del azafrán: si se toma en dosis elevadas (de 5 a 10 gramos), puede interferir con la coagulación de la sangre, provocando hemorragias de las mucosas del tubo digestivo y del aparato urogenital.

Canela

Es la  corteza seca de un árbol parecido al laurel. Se puede comprar en polvos o en bastoncillos, y se usa para aromatizar la leche, las cremas, el arroz con leche y los postres, pero también es útil para preparar tartas, galletas, donuts y tortitas. Su uso no tiene contraindicaciones para la futura mamá.

Clavos de olor

Se trata de capullos de una planta perenne, originaria de las Islas Molucas (Indonesia). Tienen un olor muy intenso y un gusto fuerte. Se utilizan, sobre todo, para aromatizar platos de carne (estofados y caza) o para dulces a base de frutas (en especial, de manzanas). El uso de esta especia en cocina no tiene contraindicaciones para la futura mamá.

Cúrcuma

Es una especia tradicional hindú, una de las que se usan para el curry. Tiene un color amarillo-dorado (casi naranja) y se obtiene del tallo subterráneo de una planta parecida al jengibre. En la cocina hindú, es un ingrediente fundamental para los platos a base de carne, pescado y verduras, pero también se usa en las salmueras y en los chutneys. Durante el embarazo, la cúrcuma ha de usarse con cautela: una dosis excesiva puede comportar molestias gástricas y ardores de estómago. Además, se están realizando estudios sobre sus posibles efectos negativos durante el embarazo.

Guindillas

Existen muchas variedades, de color rojo y verde, y se pueden comer frescas o secas. Tienen un sabor picante y, en algunos casos, picantísimo. Esta especia tiene muchísimos usos: para condimentar la pasta, las sopas de pescado, los platos de carne, etc. En comparación con la pimienta, la acción de la guindilla es menos agresiva para el estómago, pero no hay que exagerar con ella. Para quien sufre de hemorroides, condición frecuente durante el embarazo, un uso excesivo de esta especia puede comportar ardor en el momento de la evacuación.

Jengibre

Se obtiene de las raíces de una planta tropical. Tiene un color marrón muy claro y puede usarse fresco o seco y triturado. Gracias a su sabor fuerte, aromático y refrescante, el polvo de jengibre puede usarse en la preparación de galletas especiadas y del pan de jengibre. Sus raíces se pueden emplear en platos de carnes o de verduras. El jengibre es conocido por sus propiedades antináuseas, por lo que resulta muy beneficioso durante el primer trimestre de embarazo. Estudios recientes sobre su posible toxicidad han dado resultados negativos: usado en las dosis adecuadas, el jengibre no causa problemas durante el embarazo.

Mostaza

En nuestras cocinas, se usa sobre todo como salsa, pero, en realidad, se trata de semillas redondas que proceden de una planta herbácea. El color de las semillas varía del blanco al marrón y hasta el negro, y su sabor es picante. La mostaza en salsa se suele usar para condimentar la carne, pero también puede utilizarse en ensaladas de verduras. Para la mostaza, como para las guindillas y otras especias picantes, no existen contraindicaciones, siempre y cuando no se tomen en dosis exageradas y no se sufra de ardor de estómago.

Nuez moscada

Es la semilla del fruto de un árbol perenne tropical. Si se tritura, la nuez moscada puede dar un sabor peculiar a los postres, pero también se usa para aromatizar algunas comidas saladas (huevos, patés, carnes en conserva, brócolis, coliflor o coles de Bruselas). Hay que emplearla con cautela porque contiene miristicina, un aceite esencial que, tomado en dosis excesivas, tiene un efecto alucinógeno y puede provocar migrañas, náuseas y calambres. El efecto nocivo se manifiesta con el consumo de dos nueces moscadas, pero, durante el embarazo, hay que ser más prudentes, ya que existe una mayor sensibilidad.

Pimentón

Es el polvo que se obtiene del secado de algunas variedades de pimientos. El sabor varía según el tipo, puede ser muy dulce o muy picante, y se usa, sobre todo, con la carne de buey (por ejemplo, en el goulash) o de pollo, así como en platos como el pulpo a la gallega. Como las demás especias picantes, si se emplea en pequeñas dosis, da sabor y facilita la digestión; si se toma demasiado, puede irritar el aparato digestivo.

Pimienta

Se trata de frutos secos no maduros (pimienta blanca) o maduros sin corteza (pimienta negra) de una planta tropical. Es una de las especias más usadas. Contiene piperina, una sustancia que ejerce una acción irritante en el estómago. Hay que evitarla si durante el embarazo aparecen ardores de estómago.

Semillas de sésamo

Diminutas, aplastadas y, generalmente, de color crema (pero, a veces, rojizas o marrones), las semillas de sésamo tienen un sabor delicado y se venden secas y enteras. Se usan mucho en la cocina africana y asiática, y son el ingrediente principal de muchos postres (como el Halva, que se prepara mezclando sésamo triturado y miel), pero también se usan para aromatizar el pan o en nuestros polvorones navideños. En dosis normales, las semillas de sésamo no comportan ningún problema.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Prueba nuevos sabores con las especias Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)