Mi bebé y yo

Guapa y bronceada durante el embarazo

( 0 votos) load

¿Podemos tomar el sol durante el embarazo? Sí, pero siguiendo algunos consejos y sobre todo con sentido común. Te ofrecemos todos los consejos para lucir una piel bonita y bronceada... ¡aun estando embarazada!

El embarazo regala a muchas mujeres un aspecto muy saludable. En verano, además, a pesar de la barriga, queremos gozar de ese aspecto bello y sano que nos da el moreno. El cuidado del cuerpo es importante durante todo el embarazo, pero ¿podemos tomar el sol tranquilamente durante los meses de más calor sin sufrir efectos secundarios?

No hay problema. Por lo general, el bronceado es algo bien aceptado durante el embarazo, simplemente debemos tomar algunas precauciones de más y usar el sentido común. Obviamente, hablamos del bronceado natural que produce la exposición regular al sol y no del que tiene su origen en el uso de lámparas, que, como recordaréis, queda absolutamente prohibido a las embarazadas.

 

Así, siempre bajo el sol y de buen humor, pero siguiendo algunas reglas:

- La primera, aunque no siempre la respetemos, es para todo el mundo: hay que evitar tomar el sol durante las horas de más calor y con más sol del día, especialmente las del mediodía.

- La utilización de crema solar es también imprescindible. Ésta debe ser de un factor entre el 30 y el 50 en función de tu tipo de piel y debe aplicarse por todo el cuerpo,  prestando una especial atención a las zonas más sensibles como la cara. Si no estás adecuadamente protegida, puede aparecer la llamada “máscara del embarazo” o “melasma”, un trastorno caracterizado por una pigmentación oscura de la frente y las mejillas que recuerda a una máscara.

- Otro aspecto importante es aumentar el consumo de vitamina D, útil para proteger la piel de manera natural y acostumbrarla a la exposición de los rayos del sol.

- Además, hay que recordar mantener una buena hidratación, por ejemplo, usando un botellín de agua con difusor. Nunca hay que dejar que la piel quede seca. La hidratación te ayudará también a evitar las antiestéticas estrías.

- Finalmente, es necesario dotarse de unas buenas gafas de sol. Para eso lo mejor es dejarse aconsejar por un óptico y así evitar la compra incauta de un producto de mala calidad que puede perjudicar más que proteger. Del mismo modo, tapémonos la cabeza con un sombrero, tal vez de paja: ligero, fresco y a la vez protector.

 

Así pues, por muy embarazada que estés, no hay necesidad alguna de quedarse encerrada en casa durante el verano. Simplemente, protégete, sé previsora y a disfrutar como es debido. Las primeras horas de la mañana, cuando el sol es más suave, son ideales para dar un paseo cerca por la playa o por un bello sendero de montaña.

Si quieres meterte en el mar, hay que hacerlo de manera gradual, hasta el vientre: caminar con el agua a esta altura es beneficioso para ti y para tu bebé, debido a la fluidez de los movimientos y siempre y cuando el sol no sea excesivo.

Con estos consejos conseguirás un bronceado en muy poco tiempo y, si estás en la costa, solo deberás decidir qué te pones: ¿bikini de premamá y tripita descubierta o bañador para proteger la barriga? 

Te puede interesar

Guapa y bronceada durante el embarazo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)