Mi bebé y yo

El bebé viene de nalgas: los consejos de la matrona

( 1 voto) load

¿El médico te ha dicho que el bebé viene de nalgas? No te asustes, la matrona te explica algunas técnicas para facilitar la correcta colocación del pequeño en la última etapa del embarazo.

La posición del bebé puede cambiar a lo largo del embarazo, pero, en el último trimestre, es cuando cobra especial importancia, ya que puede determinar el tipo de parto. Lo más frecuente y apropiado es que el bebé se coloque con la cabeza hacia abajo, en tu pelvis (posición cefálica). Sin embargo, en algunos casos, el bebé está sentado (posición podálica o de nalgas) o, en menor proporción, atravesado en tu barriga, con la cabecita a un lado y sus nalgas al otro (posición transversa). Se ha demostrado que una actitud activa de la madre durante el embarazo ayuda al bebé a adoptar una posición cefálica. Para ello, de manera general, se recomienda caminar una hora al día o realizar ejercicios de natación

Trucos para que el bebé se dé la vuelta
Si, a pesar de mantener una actitud activa, el bebé no tiene la cabeza hacia abajo en la semana 34-36, se recomienda adoptar a diario una serie de posturas donde la pelvis quede por encima del nivel de la cabeza. De este modo, se facilita que las nalgas del bebé salgan de la cadera, con lo que es más fácil que se dé la vuelta. Algunos trucos posturales:

Invertida sobre tu cabeza. De rodillas, separa tus piernas y mete tu cabeza entre los brazos; llévalos hacia delante hasta tocar el suelo. 

Invertida sobre tu espalda. Tumbada boca arriba con las piernas flexionadas, con las manos apoyadas en el suelo a la altura de la cadera, eleva tu pelvis. Pon cojines debajo de la pelvis para facilitar la postura. 

Posición de gateo. De rodillas, con las manos apoyadas en el suelo (a cuatro patas).

El poder de la estimulación
Numerosos estudios demuestran la capacidad del bebé para sentir estímulos como el calor y el sonido, así como la capacidad de la madre para transmitirle sensaciones y deseos. Basándonos en esto, cierra los ojos y visualiza al bebé en posición cefálica, a la vez que, con tus manos, en la zona inferior del vientre, le transmites calor. El padre o el hermanito le hablarán o cantarán en esta zona. Lo que se pretende es atraer la cabeza del bebé hacia la pelvis, consiguiendo, de este modo, una colocación correcta. 

matrona-abril14

 

 

Ana Molina Medina. Matrona. Centro de Salud Motril Este y Motril San Antonio.

 

 

Te puede interesar

El bebé viene de nalgas: los consejos de la matrona Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)