Mi bebé y yo

Diario de Matías: ¡el bebé ya está aquí!

( 11 votos) load

Ya ha llegado el bebé de Matías. Matías nos explica cómo vivió el parto y se despide de todas nosotras. ¡Enhorabuena, Matías!

 
 


Nueve meses de espera para llegar a este momento…cuánto tiempo para tener la suerte de vivir esos instantes mágicos que son el nacimiento de un bebé. Otra vez vamos a sentir la increíble sensación de haber podido dar la vida a otro ser humano…solo nos quedan unas horas, unos minutos…ya nos toca…¡Os cuento como ha ido el tema!

Sophie : “Matías creo que he sangrado un poco…”

Matías : “Ok, pues dejamos a Jeanne en la guardería y nos vamos al hospital.”

Dejamos a la pequeña en la guardería y nos vamos al hospital. No cogimos la maleta de Sophie ni la canastilla, ambas preparadas, pero pensamos que posiblemente sería otra falsa alarma. Además, vivimos a 15 minutos del hospital, así que tampoco tenemos que viajar mucho en coche.

Bueno, ya conocemos bastante el hospital y llegar a la sala de parto fue muy fácil para nosotros (la experiencia seguramente).
Entramos en una sala de “examen”. La matrona nos dice: -- “ Te voy a realizar un test que no miente nunca. Es decir, si el test es positivo, entonces vas a parir hoy, si es negativo es que es sólo es una falsa alarma.”

La matrona recoge una muestra, hace sus cosas y nos dice:-“Pues va a ser que no será hoy. El test es negativo.”

Jolin, una vez más una falsa alarma, ¡¡qué pena!!. El ginecólogo propone realizar una exploración a Sophie para asegurar que sólo era otra falsa alarma.

De repente, exclama: - “ Pero hay un montón de liquido amniótico y estás dilatada de 5 cm ya ¡!!
No puedo parar de reírme pensando en el test que nunca miente y que no vio que el parto sería ¡¡¡HOY!!! ¡!!!!!! Nos toca de verdad ahora!!!

A partir de ese momento nos pusieron en una habitación, bueno, tendría que decir que pusieron a Sophie en una habitación. Yo iba siguiendo porque otra vez me volví invisible al personal médico (pero como mi mujer iba a dar a luz durante las próximas horas me parecio lo más normal del mundo…).

Eran las 10h30 cuando Sophie entró en la habitación. Tuve el tiempo de volver a casa, llamar a toda la familia, coger las maletas y volver al hospital sobre las 11h30.

Cuando volví a la habitación Sophie estaba tumbada en la cama, muy calmada. Para pasar el tiempo empecé a leerle un libro que habíamos traído. Nuestra matrona Marta venía muy a menudo para controlar la evolución del parto.

Sobre las 13h00, Sophie empezó a sentir las contracciones, no le dolían…sólo las notaba. Sobre las 14h00 las contracciones empiezan a ser más fuertes. Poco a poco, Sophie empieza a cambiar su cara y empieza a controlar su respiración.

Dejamos de leer el libro y empezamos a prepararnos para el parto.

A las 15h00 las contracciones son MUY fuertes y le duelen muchísimo. Cada contracción es una prueba para ella y nota que se siente un poco mejor si se levanta. Estaba sujetándola cuando rompió aguas, en ese mismo instante la comadrona entró en la habitación.

Empezó el parto en si y tengo que reconocer que fue igual de impresionante y emocionante que el primero. Volví a vivir esa mezcla de sensaciones, volví a experimentar la alegría, la esperanza y la frustación al mismo tiempo. Es duro para un hombre ver a su esposa sufrir y no poder hacer nada más que estar a su lado y hablarle para intentar calmar un poco el dolor, es muy complicado.

A las 15h15, llegó nuestro bebé. Sophie y yo nos emocionamos mucho. Es emocionante ver cómo el bebé busca a su mamá en este mundo desconocido para él. Fue genial, son instantes que se viven pocas veces en la vida y hay que aprovecharlos al 100%.

Sophie me miró y me dijo : “¡Es un niño!”.

Nuestra matrona fue genial ya que dejó al bebé y a Sophie juntos (yo también estaba pero no hay nada como un recién nacido y su mamá juntos así que…) durante una hora y media antes de cogerlo para darle el baño y pesarle.

Nos pareció muy bonito permitirnos compartir estos momentos porque en el caso de Jeanne se la llevaron unos segundos después de su llegada, y pasar un poco de tiempo con su pequeño es muy importante para los padres. Así y aquí acaba el Diario de Matías. Con la llegada de su protagonista.

Deciros que va a ser muy raro no tener que contaros el embarazo de Sophie semana tras semanas, ya que había empezado a acostumbrarme a esta cita semanal con vosotras.

Espero que este modesto diario de un papá os haya ayudado un poquito, que, por lo menos, os haya distraído.

Os deseo lo mejor a todas y me despido con sólo un consejo: aprovechad cada minuto que os brinde la vida con vuestros hijos y vuestra pareja porque no hay nada en este mundo que se iguale a la familía.

Un abrazo,

Matías

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Diario de un papá: un futuro padre nos cuenta cómo vive el parto Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)