Mi bebé y yo

Diario de Matías: ¿hay un momento ideal para ser papá?

( 2 votos) load

Esta semana Matías nos explica por qué él y Sophie decidieron tener un hijo, cuál fue el momento ideal y cuáles fueron los impedimentos que tuvieron que superar.

 

 


El bebé debe pesar ya cerca de 650 gramos. Sophie parece estar muy despistada, le cuesta concentrarse más de lo normal. Hasta ahora sólo ella podía sentir cómo se movía nuestro bebé. Ahora Jeanne y yo también podemos disfrutar de esa experiencia, aunque, claro está, de forma diferente. Cuando Sophie nota que se mueve, nos avisa y ponemos nuestra mano en su barrigapara sentir esa sensación tan extraña y a la vez tan bonita, la sensación de que ahí dentro, hay vida.

Tomar la decisión de tener un bebé no es nada fácil. Una pareja debe pensárselo dos veces antes de tirarse a la piscina porque si se decide ser padre, seremos padres toda la vida. Pero… ¿Cuál es el momento ideal? ¿Existe verdaderamente un momento idóneo para tener un hijo? He hablado con muchas
parejas que querían tener niños. Sin embargo, enumeraban un montón de razones para no hacerlo: …acabo de empezar en un trabajo nuevo,…vamos a cambiar de residencia,…todavía no estamos preparados…En fin, excusas y más excusas que acaban por justificar algo que no se hace porque, simple y llanamente, no se quiere hacer. Supongo que vosotras habréis oído cosas similares. Está claro que cada pareja hace libremente lo que desea y tendrá niños cuando le apetezca. Pero con esto intento explicaros que sólo existen las barreras que nosotros mismos queremos que existan.

En mi opinión, cuando una pareja se plantea tener un bebé, surgen dos temas estrella: 1.El miedo a la responsabilidad que conlleva tener un hijo. 2.El temor a perder tu libertad, porque estarás obligado a renunciar a pequeños placeres de la vida. Sophie y yo teníamos muy claro que queríamos un bebé, pero, a pesar de ello, hubo un tiempo en el que nos imponíamos barreras para retrasar la toma de la decisión final.

Un día, nos dimos cuenta de que siempre habría algo…trabajo, viaje, piso… Siempre habría una razón para retrasarlo para "el año que viene", porque si la buscas, seguro que encuentras una razón, no sólo madura, sino coherente y convincente. Analizamos la situación de manera objetiva. A ambos nos parecía "complicado" y finalmente, encontramos una solución que nos convenció a los dos. Se acabaría la búsqueda del momento ideal, porque… ¿llegaría algún día? Así que, nos tiramos a la piscina y pensamos que ya no íbamos a poner impedimentos, que las cosas sucederían de manera natural, en otras palabras, dejaríamos que la naturaleza siguiera su curso. Y parece ser que lo siguió rápida y cómodamente, porque en tres semanas ya teníamos un test de embarazo con un resultado positivo en nuestras manos. Ahora que lo pienso, fue gracioso.

Cuando Jeanne tenía sólo tres semanas vinimos a España, nos mudamos de piso y cambié de trabajo, es decir, con Jeanne bajo el brazo, superamos las tres grandes razones que durante meses habían justificado el hecho de no tener un hijo. De esto, he aprendido algo, cuando se quiere, se puede.

Hace ya varios meses tuve una discusión con dos compañeras de trabajo, Nerea e Irene. Ellas no han tenido hijos todavía y les parecía alucinante que yo hubiera podido tener a mi niña con sólo 28 años. Decían que no querían aguantar el embarazo, que el parto dolía, que cuando tienes un bebé ya no puedes salir, que "niño" es sinónimo de compromisos, responsabilidades, problemas…,en fin, que tu vida se acaba cuando aparece un pequeño. Les contesté que yo también pensaba así antes de tener a Jeanne, pero cuando ella llegó, me dí cuenta de que el verdadero Matías había nacido con ella. Tuve la sensación de que mi vida real empezaba con su llegada.

Cuando la tienes entre tus brazos y te das cuenta que has sido tú quien le ha dado la vida, que esa pequeña criatura estará a tu lado siempre y que te necesita para vivir, te olvidas de todo y te das cuenta que esa pequeña personita se merece todos los mini-sacrificios del mundo. ¿Qué vale un restaurante comparado con una niña que te llama "papá" o "mamá"? ¿Cuántas sesiones de cine se pueden comparar a la alegría de ver a tu hijo corriendo por toda la casa? Creo que entendieron mi punto de vista.

Me escucharon y se dieron cuenta que no se puede comparar el amor de unos padres hacia sus hijos con nada. Dejaron de hablar, se miraron y creo que me entendieron. Entendieron que para mí tener un hijo es algo maravilloso, porque un niño llena tu vida de alegría y le da un nuevo sentido. ¿Y vosotros? ¿Cómo tomasteis la decisión de tener un niño? ¿Fue complicado o, más bien, natural? Contádmelo.
¡Hasta la próxima semana!
Un saludo,
Matías

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Diario de un papá: ¿hay un momento ideal para ser padre? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Invitado - invitado
Me ha ayudado mucho este post justo lo que necesitaba leer. Mágico.
Invitado - invitado
Antes no era el momento porque la pareja no acompañaba, despues la pareja es la perfecta pero tienes dos hipotecas, dos trabjos, pero uno de ellos no es estable, la edad va avanzando...tienes problemas ginecologicos, prolactina e hipofesis alta, estas 7 meses sin menstraucion... nos tiramos a la piscina porque los dos queriamos, fueron seis meses de intentos, pero llego el dia, hoy estamos de 16 semanas. Una de las hipotecas que tenemos, se ha solucionado porque hemos alquilado el piso, y el trabajo en el caso de que no renueben, tengo dos años de paro, aunque tambien puedo regresar a otro trabajo porque pedi una excedencia de dos años porque necesitaba un cambio de aires, me quedan 5 meses para volver...parece que vaya todo rodado, esperamos que siga asi, pero lo deseabamos y seguimos deseandolo, somos felices con nuestro futuro bebe y no nos arrepentimos de nada. Un saludo, Andres y Nuria (ANNUR)