Mi bebé y yo

Diario de Matías: cambios en la pareja

( 4 votos) load

Esta semana Matías nos explica qué cambios experimenta la pareja con la llegada de un bebé.

 

 


Sophie sigue trabajando a pesar de las dos horas de coche que tiene cada día. A ver, a ver…cambios en la pareja…asunto muy importante, ya que tenéis que reconocer que el comportamiento de las mujeres puede cambiar…bueno, más bien cambia, cuando os quedáis embarazadas. Una vez que ha nacido el bebé, también cambiáis, aunque sí, los papás también podemos cambiar…pero…poco…mucho menos que vosotras..;o)

Primera etapa de cambios:
Durante el embarazo. Bueno, bueno, bueno...vaya cambios que tenemos que aguantar nosotros, ¡los nuevos papás! Porque…es verdad, siempre hablamos de las futuras mamás pero nunca nos llaman los futuros papás. A partir de ahora, habrá que utilizar también la palabra "embarazada" en masculino: estoy embarazado. Suena fatal, pero habrá que acostumbrarse. Las mamás vivís muchos cambios en vuestro cuerpo y en vuestra mente durante el embarazo, que los papas no podemos vivir. La Naturaleza nos ha privado de experimentar la sensación de llevar una vida en el vientre, pero estando a vuestro lado, vivimos también esa evolución, de forma diferente, claro está.

Queridos papás, que sepáis que normalmente, los tres primeros meses son los más complicados para ambos. Las hormonas de la futura mamá empiezan su revolución y nosotros, amigos míos, somos los que sufrimos los, podríamos llamarles "daños colaterales". No quiero generalizar pero hay que reconocer que las mujeres embarazadas durante estos tres primeros meses, estais un poco más…cómo diría….¿irritables y susceptibles?…sí, me gusta, estais más irritables y susceptibles. Pasados los tres primeros meses la cosa mejora. Supongo que las hormonas se calman un poco y se podría decir, que hasta el sexto o séptimo mes de embarazo, es genial.

Después vienen los dos últimos meses…vaya…es la recta final antes del parto y durante este periodo, caballeros, hay que olvidar los partidos del Barça o del Madrid con los amigos...¡Es broma! Pero la verdad es que los dos últimos meses suelen ser un poco complicados para la futura mamá. Está cansada, no puede más y tiene ganas de que todo termine de una vez.

Nosotros, los futuros papás, tenemos que ayudarlas como podemos. Pero bueno, vosotras, las mamás, también nos podríais decir cómo podemos ayudaros y no esperar a que lo hagamos por nosotros mismos, porque, bueno… la mayoría de los hombres no somos tan sensibles a los sentimientos como vosotras.

Segunda etapa de cambios: Cuando llega el bebé. A ver, seamos honestos. He oído de vez en cuando que hay madres que se centran únicamente en el bebé y que olvidan un poco al papá. Yo no viví esto pero me parece normal que haya parejas en las que el papá se sienta en un segundo plano después de la llegada del bebé.
En cierto modo, me parece "lógico" que la mamá se centre más en el bebé las primeras semanas, simplemente porque el pequeño necesita más atención que el papá (en el 99% de los casos pero hay excepciones que no nombraré aquí…). Si después de 2 años la mamá sigue ignorando al papá, habrá que reaccionar.

Algo importante. Los papás suelen ser menos ágiles con los bebés que las mamás: si queréis una prueba, proponed a un hombre que coja un recién nacido en brazos y lo veréis cambiar de color…La consecuencia de esto, es que, naturalmente, es la mamá la que se encarga de cuidar al bebé. Es entonces cuando el papá se queda un poco al margen del tema. Lo que hice yo fue darme cuenta de que era la primera vez que teníamos un hijo, los dos. Los dos éramos novatos, así que ¿porqué Sophie iba a saber más que yo?. Mi opinión era tan válida como la suya. Por eso, vestía a Jeanne y elegía su ropa, le ponía un jersey si pensaba que tenía frío, evaluaba si le dolía el vientre o no…Todo esto sin tener que recurrir a su mamá cada dos por tres.

Pensamos que las mamás saben más que los papás : falso. Las mamás tienen un papel muy importante en la "construcción" del papá porque son ellas quienes tienen que darle el apoyo cuando lo necesita. Último ejemplo que os doy: Suele pasar que los bebés se ponen a llorar sin que nadie sepa por qué. Bueno, cuando un papá tiene un bebé en brazos y éste empieza a llorar, ocurren dos cosas:
- La primera es que el papá busca con su mirada a la mamá para pasarle el bebé.
- La segunda es que, al oír llorar el bebé, la mamá aparece en un segundo y acerca sus brazos al papá para coger al bebé. Tanto en una como en la otra opción, papá y mamá se quedan contentos, el papá ha pasado el marrón a la mamá y la mamá está con su bebé.

Pues, cuando nació Jeanne, me negué a hacer esto. Pensaba que no había ninguna razón por la cual no podía calmar yo mismo a mi hija y cuando se acercaba Sophie, le decía que no, que la niña había empezado a llorar conmigo y yo la calmaría. Al final, estos pequeños detalles hacen que el papá adquiera confianza y que los papeles  sean más equilibrados. Entonces, nadie se queda al margen de esta magnifica aventura. ¿Y vosotras? ¿Habéis notado cambios con vuestra pareja durante el embarazo? ¿Ha cambiado mucho vuestra vida de pareja desde que tenéis al pequeñajo? Contádmelo en mi muro.
¡Hasta la próxima semana!
Un saludo,
Matías

Te puede interesar

Diario de un papá: un futuro padre nos cuenta los cambios en la pareja Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Invitado - beaisca
verdades como puños jaja
Invitado - invitado
:):) e muy bueno la verdad tienes razon acabamos de tener a nuestro bebe es eso lo q nos pasa. voy a tomar tus consejos.