Síguenos
Mi bebé y yo

Sexo y embarazo: todo lo que necesitas saber

( 2 votos) load

Esperar un bebé no significa renunciar a las relaciones sexuales. Todo lo contrario, puede convertirse en la ocasión perfecta para recuperar la complicidad de pareja. Despejamos tus dudas sobre el sexo en el embarazo.

¿Se pueden matener relaciones sexuales durante los tres trimestres del embarazo? ¿Se puede hacer daño al bebé? ¿Hay algún momento en el que es mejor no mantener relaciones? Para resolver todas estas cuestiones, hemos preparado una pequeña guía con las dudas más frecuentes:



big Img
Foto 1 de

|

¿Se pueden tener relaciones durante los nueve meses de embarazo?

Si todo va bien y la pareja lo desea, nada impide tener relaciones, incluso hasta el final del embarazo. Es más, si el embarazo ha llegado a término y la dilatación no se pone en marcha, normalmente, se aconseja hacer el amor, dado que las prostaglandinas presentes en el líquido seminal pueden favorecer la puesta
en marcha de las contracciones.

|

¿Se puede hacer daño al bebé?

Es uno de los principales temores de la pareja, pero está totalmente injustificado. El bebé está sumergido en el líquido amniótico, bien protegido en el interior del útero, por lo que no existe el riesgo de molestarle ni de aplastarle. Por supuesto, a medida que el embrazo avanza, resulta imposible adoptar la posición clásica, la del “misionero”. Sin embargo, a veces, ésta es la ocasión perfecta para descubrir posiciones nuevas y formas de estar juntos, quizás, más gratificantes para ambos miembros de la pareja.

|

¿Es verdad que el deseo aumenta?


Durante el embarazo, la producción de estrógenos aumenta. Asimismo, se produce una mayor vasoconstricción a nivel vaginal, y estos factores actúan de forma positiva sobre el deseo sexual de la futura mamá. Esta situación se vive con especial intensidad en el segundo trimestre, cuando el organismo ya se ha habituado a las modificaciones propias de la gestación, la mujer se encuentra mejor y la barriga todavía no es excesivamente grande. También puede influir positivamente el hecho de que, durante este período, se pueden tener relaciones sexuales sin preocuparse por tomar medidas para no quedarse embarazada.

|

¿Qué hacer si él se siente cohibido?


Algunos hombres siguen viendo a sus mujeres guapas y fascinantes, incluso con la barriga. Otros, en cambio, aunque siguen enamorados de su pareja, se sienten inhibidos ante las transformaciones de su cuerpo, sienten preocupación y apuro, o bien miedo a dañar o molestar al niño. Pero el verdadero obstáculo es de tipo mental y está relacionado con el tabú que asocia a la maternidad con algo sagrado. ¿Cómo hay que actuar? Intentando atraer a su pareja con dulzura, tranquilizándole e implicándole más en el embarazo. También es necesario encontrar una nueva forma de vivir juntos la sexualidad.

|

¿Cuándo hay que abstenerse?

Cuando están presentes factores de riesgo: por ejemplo, si la futura mamá tiene pérdidas de sangre o contracciones uterinas que puedan hacer temer una amenaza de aborto en la primera mitad del embarazo, o un parto prematuro a partir de las 24 semanas. Ante tal circunstancia, el médico advertirá a la mujer que permanezca en reposo, no realice esfuerzos físicos e interrumpa las relaciones sexuales. Todo esto se debe a dos motivos: por una parte, el coito provoca una leve estimulación del cuello del útero, que, en caso de amenaza de aborto, es conveniente evitar; asimismo, el líquido seminal contiene prostaglandinas, que favorecen las contracciones. Se trata de una cantidad mínima, pero es mejor no correr riesgos.

|

¿Y en caso de amniocentesis?


Este tipo de exámenes, que resultan más invasivos, provocan un riesgo, si bien mínimo, de aborto espontáneo. Por esta razón, los especialistas recomiendan no tener relaciones durante las 48 horas que siguen a la realización de la prueba. Pasado este tiempo, todo vuelve a la normalidad, y la pareja puede volver a mantener relaciones sexuales sin problemas.

|

¿Cuándo reanudar las relaciones después del parto?


En general, las relaciones están desaconsejadas durante los primeros 40 días tras el parto. A veces, se aplican puntos de sutura, que podrían hacer que la penetración fuese dolorosa. Asimismo, en los días posteriores al parto, el coito podría favorecer la aparición de infecciones genitales. No obstante, aparte de los cambios hormonales característicos del posparto, la nueva mamá suele estar tan absorbida por el bebé que podría no estar dispuesta a tener contactos más “cercanos”.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Resuelve tus dudas sobre el sexo durante el embarazo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)