Mi bebé y yo

¡De nuevo embarazada! Dos hijos en tiempo récord

( 0 votos) load

¿Qué representa, para una mujer, tener dos hijos a corta distancia uno de otro? En la mayoría de los casos, se trata de embarazos llegados por sorpresa. Veamos todos los aspectos que hay que tener en cuenta.

Descubrir que estás de nuevo embarazada pocos meses después del parto puede provocar un poco de confusión, pero es una reacción que puede superarse bastante fácilmente, porque quien acaba de tener un hijo todavía está muy abierto hacia esta experiencia: la aceptación de otro bebé es, por tanto, mucho más fácil.

Sin embargo, en algunos casos, un embarazo tan temprano es deseado o incluso programado: a veces, es como si hubiera que recuperar algo de la experiencia recién vivida. Si ha habido alguna dificultad, una pequeña insatisfacción (por ejemplo, la mamá quería un parto en casa, pero no fue posible, o no pudo dar el pecho a su bebé), esto puede llevar a una mujer a volver a intentarlo para llenar este vacío.

Para el cuerpo no hay ningún riesgo

Pero ¿nuestro cuerpo está ya preparado para esta nueva aventura? No existe una regla que indique cuánto tempo haya que esperar entre un embarazo y otro. Si las condiciones generales de salud son buenas y el avance del embarazo anterior ha sido regular, la nueva gestación puede empezarse sin ninguna dificultad.

Los tiempos necesarios para que el organismo vuelva a la normalidad son bastante cortos: si la mujer no da el pecho, la vuelta del ciclo ovulatorio ocurre en 30-40 días desde el parto, mientras que el útero vuelve a una condición pregravídica en un par de meses.

Más atención con la dieta

Otra pregunta que las mujeres suelen hacerse es: ¿el embarazo anterior puede haber provocado una carencia de sustancias importantes como el hierro? ¿Deberíamos almacenar una buena cantidad al principio de la nueva gestación?

Pasados 6-9 meses tras el parto, es imposible que la mujer tenga una insuficiencia de hierro, tanto porque el mineral suele recuperarse con la ayuda de complementos, como porque la amenorrea de la lactancia permite una recuperación fisiológica correcta.

Sin embargo, es posible que haya una carencia de oligoelementos, es decir, de vitaminas y sales minerales. Desde el principio del segundo embarazo, es necesaria una buena aportación de estas sustancias, sobre todo, a través de la alimentación, con la que habrá que tener mucho cuidado.

Centrarse en el bebé que llegará

Un capítulo un poco más complicado para quienes afrontan un segundo embarazo mientras ya tienen un bebé es el sueño. Será difícil conciliar las exigencias del primer hijo con la necesidad de dormir de la mamá durante los primeros tres meses de gestación. El sueño es una necesidad que la mamá debe satisfacer absolutamente. Es oportuno pedir ayuda a alguien (la pareja, una amiga, una niñera) para descansar lo máximo posible, tanto por la noche como a primeras horas de la tarde. El nuevo embarazo requiere que se respeten las nuevas exigencias del organismo, a pesar de que los compromisos sean más y el tiempo libre, menos. A este propósito, si durante la primera gestación la mamá frecuentó un curso de preparación al parto de calidad, ahora puede centrarse más en un trabajo corporal, con ejercicios de estiramiento o de yoga. Es importante que, a partir del quinto mes, tenga la posibilidad de dedicar al menos una hora a la semana al bebé que va a nacer, encontrando para él un momento de relax.

¿Y si todavía doy el pecho?

En este caso, la mujer se pregunta siempre qué hacer, es decir, seguir con la lactancia materna o dejarla. Es recomendable reflexionar sobre lo que la mamá desea realmente, independientemente de las eventuales presiones externas.

Si sigues dando el pecho a tu bebé, no le quitas nada al segundo hijo: la alimentación equilibrada y completa que se necesita durante la lactancia es adecuada también para afrontar el nuevo embarazo. Por otro lado, es posible que el mismo niño rechace la leche (el olor y el sabor cambian debido a las hormonas del embarazo) o que, al revés, empiece a engancharse aún más.

En cuanto a la mujer, es importante que tenga en consideración la cantidad de energías físicas y mentales. Hay que tomarse un tiempo para entender qué es mejor hacer, para sí mismas y para el pequeño: una separación repentina y forzosa comporta el riesgo de sentirse culpables más adelante. Es fundamental cerrar definitivamente este capítulo con el primer hijo antes de abrir uno nuevo con el segundo.

¿Tendré otra cesárea?

Si el primer parto ha sido por cesárea, no necesariamente el segundo lo será también. Antes se pensaba que era necesario esperar mucho tiempo antes de que la mujer tuviera un parto vaginal. Hoy, gracias a las modernas técnicas de cirugía poco invasiva, no existen restricciones en este ámbito. Si la mamá y el bebé están bien, no hay motivos para no tener un parto natural.

Un papá… desorientado

Si una mamá, normalmente, supera bastante fácilmente la preocupación que puede suscitar descubrir que está de nuevo embarazada, el papá puede tardar un poco más: es normal que tenga un momento de crisis. Por eso, intenta darle a tu pareja el tiempo necesario para interiorizar esta novedad y procura tener pensamientos positivos. Por ejemplo, tener dos niños con tan poco tiempo de distancia puede tener la ventaja de concentrar el cansancio en un único período y, después, disfrutar de momentos más tranquilos, viendo cómo vuestros niños crecen juntos. Si todavía no habéis tenido el tiempo necesario para volver a “ser una pareja” después del primer niño, intentad hacerlo ahora, por ejemplo, dejando al niño con una persona de confianza durante unas horas.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¡De nuevo embarazada! Dos hijos en tiempo récord Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)