Síguenos
Mi bebé y yo

Las reglas para tener un embarazo sin ansiedad

( 1 voto) load

El embarazo regala emociones inolvidables, pero, a veces, genera un poco de ansiedad. ¿Cómo vivir los nueve meses con tranquilidad? Te damos seis consejos para cultivar el bienestar psicofísico y el vínculo con el bebé que crece dentro de ti.

¿Te preocupa no tener toda la información que necesitas? ¿Te pones nerviosa cuando tus conocidas te explican su experiencia, en especial el parto? ¿Qué debes cuidar para tener un embarazo tranquilo y sin estrés? Te lo explicamos.



big Img
Foto 1 de

|

Infórmate sin miedo
Para vivir un embarazo tranquilo, la información es un elemento fundamental, porque permite evitar una ansiedad excesiva. Si la futura mamá dispone de información correcta basada en pruebas científicas, también se resuelve el problema del exceso de medicación, que, con demasiada frecuencia, caracteriza al embarazo y el parto. ¿Un ejemplo? La mujer debe saber que, cuando el embarazo discurre de manera correcta, son suficientes dos o, como máximo, tres ecografías. Lo mismo se aplica a otras exploraciones y exámenes, cuyo número y frecuencia dependerán de las condiciones de salud de la mamá y del bebé.

|

Más calidad en la mesa
El embarazo puede convertirse en el momento ideal para elegir los alimentos en función de la calidad, dando preferencia a una alimentación ecológica certificada y, concretamente, a las frutas y a las verduras de temporada y a los cereales integrales. Por lo que respecta a las necesidades nutricionales, en el embarazo, aumenta la necesidad de calorías, proteínas y minerales, como el calcio y el hierro. Sin embargo, esto no significa que las cantidades deban aumentar de manera exagerada con respecto a las costumbres anteriores, sobre todo, si la futura mamá seguía ya una alimentación equilibrada. Basta con añadir un yogur o una taza de leche, más una ligera cantidad extra de raciones proteínicas y carbohidratos.

|

Baja el ritmo
El embarazo es un recorrido en pareja, una experiencia que la mujer y su pequeño viven juntos. Pero, para conocer al niño que está creciendo dentro de ella, es mejor bajar el ritmo y concederse tiempos y espacios que permitan alcanzar un nivel de conciencia distinto, así como abandonar la racionalidad y sumergirse en el mundo de lo imaginario, lugar de encuentro privilegiado para madre e hijo. De este modo, la mujer puede prepararse para el momento del nacimiento con una actitud serena y confiada, sabiendo que, durante el parto, una vez más, su pequeño y ella trabajarán juntos, de mutuo acuerdo.

|

Relájate con música
La música relaja y distiende el cuerpo y la mente, estimula el buen humor y favorece el contacto con el bebé que está creciendo en el vientre materno. De hecho, la voz de la mamá es una especie de caricia para el niño, y la “carga afectiva” que ella le transmite hablando o cantando es la base de su vínculo y su entendimiento. Confiado y “masajeado” por la voz materna, el pequeño empieza a conocer el mundo y conserva en su memoria sonidos y melodías que ha podido escuchar en las últimas semanas de embarazo.

|

Confía en tus sensaciones
A menudo, las futuras mamás reciben un “bombardeo” de historias relacionadas con el parto por parte de mujeres que ya son madres, y que ofrecen detalles y pormenores de su experiencia, además de opiniones y consejos, sin escuchar a la mujer que va a dar a luz. La consecuencia es que la futura mamá corre el riesgo de no escucharse a sí misma, pensando que debe aprender de las demás y preguntándose si su parto será como el de su amiga, su hermana o su tía. En este caso, se concentra en el exterior, cuando lo ideal sería escucharse a sí misma y a su bebé.

|

Cuidado con la espalda
Es importante reservar a la espalda un control especial desde el inicio del embarazo. Hay que tener cuidado con la postura adoptada y, si la futura mamá trabaja sentada en una oficina, por ejemplo, es mejor que utilice una silla giratoria y regulable en altura, que se adapte a la superficie de trabajo, de manera que pueda mantener siempre la espalda recta. Asimismo, cuando debe inclinarse para levantar un objeto, no es bueno que flexione la espalda, sino las piernas. Si no existen contraindicaciones médicas, es aconsejable realizar una actividad física moderada, que ayude a la futura mamá a mantenerse tónica y en forma.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

El embarazo, sin ansiedad Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)