Mi bebé y yo

La experiencia de una matrona embarazada

( 1 voto) load

Una matrona te explica la experiencia que vivió a lo largo de su embarazo y cómo ha cambiado su perspectiva de la profesión desde que se convirtió en madre. 

Soy matrona desde el 2003. Mis ganas de formarme como matrona me llevaron a dejarlo todo e irme al Reino Unido para enriquecerme de una nueva experiencia. Poco a poco, aprendí a cuidar a la mujer durante el embarazo, pero, sobre todo, en el parto, donde el dolor y el miedo a dar a luz se apoderan de la parturienta, y el apoyo de la matrona es fundamental. Durante varios años, mi práctica fue, según mi parecer, correcta y suficiente para proporcionar los cuidados necesarios. No obstante, mi punto de vista cambió radicalmente cuando me quedé embarazada y pude experimentar de forma personal los miedos, las ansiedades y la falta de empatía que había demostrado hasta entonces. Tengo que resaltar el gran trabajo de las matronas que estuvieron conmigo apoyándome en el parto, ya que, sin ellas, mi experiencia no habría sido tan positiva.

Después de unos meses de baja maternal, me incorporé de nuevo al trabajo y fue entonces cuando mi forma de tratar y de ver a las embarazadas tomó una perspectiva diferente, sobre todo, durante el parto, ya que era capaz de decirles: "Entiendo perfectamente cómo te sientes". Estar en su misma situación me ha ayudado a tratar a las mujeres de una forma más humana. Todo esto ha enriquecido mi práctica diaria como matrona. Y es que no es lo mismo estar en el otro lado.

Hacia un parto más natural y humanizado 
Ahora, he regresado a España y estoy embarazada de mi tercer hijo. En la práctica, hay muchas diferencias entre los dos países, pero me agrada mucho ver que, en los hospitales españoles, están promocionando el parto natural y humanizado. Cosas tan sencillas como pedir a la mujer el consentimiento informado antes de cualquier procedimiento es un paso importante hacia un mayor respeto a la embarazada. La posibilidad de adoptar diferentes posturas durante la dilatación e, incluso, durante el parto, así como el uso intermitente del monitor, están ayudando a la mujer a poder moverse más durante la dilatación y a tener una actitiud más activa que la que se tenía en el parto tradicional. Por otro lado, el fomento de la lactancia y el contacto piel con piel con el recién nacido están ayudando a la madre a establecer fuertes vínculos afectivos desde un primer momento con el bebé. 

matrona-junio11


Luz María Vicente Molina. Matrona Centro de Salud Monteagudo y Centro de Salud Llano de Brujas (Murcia).

 

 

Te puede interesar

La experiencia de una matrona embarazada Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)