Mi bebé y yo

Más discusiones en parejas jóvenes

( 0 votos) load

Convertirse en padres sin haberlo deseado puede provocar grandes desequilibrios en las jóvenes parejas, que más que cualquier otra tienen que luchar contra los principales obstáculos de criar a sus hijos.

Puede ser que un niño llegue de forma inesperada a la vida de una pareja joven, trastornando los hábitos y el equilibrio establecido hasta ese momento. Desde el descubrimiento del embarazo, muchas se enfrentan a un momento difícil, no sólo por el hecho de no estar psicológicamente preparados para recibir al niño, sino también por los diferentes problemas que surgen de forma espontánea: vivir juntos o casarse, buscar un lugar de trabajo precario y abandonar los estudios o no, dónde vivir, cómo administrar el dinero común, etc.

En la mayoría de los casos, las discusiones empiezan durante las primeras semanas de embarazo, cuando la pareja debe decidir si tener el bebé. Por lo general, es el hombre que tiende a poner más frenos, porque le cuesta más esfuerzo que a la mujer tomar conciencia de la situación. Una vez pasado el trauma de descubrir el embarazo y aceptar la idea, y hasta el momento del nacimiento del bebé, la vida de pareja se convertirá en vida familiar, y esto puede resultar difícil.

Tener un bebé, incluso cuando no se espera su llegada, es un evento maravilloso, que genera una alegría sin fin en los nuevos padres. Sin embargo, un niño también presenta problemas que hasta ahora no eran siquiera imaginables, tales como la educación, los hábitos y el dinero para sacarlo adelante. Una pareja de jóvenes, en algunos casos que ni siquiera conviven, no está preparada para hacer frente a estas situaciones y, a menudo, los debates que se crean pueden poner en riesgo el sentimiento que une a los nuevos padres.

Cada vez que se pelea, se tiene que pensar que el más perjudicado es casi siempre el niño y, con el tiempo, corre el riesgo de ser el responsable de las discusiones de mamá y papá. Por ello, es esencial no discutir en presencia del pequeño y, aunque es difícil para los padres jóvenes gestionar una vida "adulta" tan jóvenes, hay que tratar de lidiar con todos los problemas que surgirán con calma, porque es previsible que tengan algunos obstáculos más que las parejas "maduras".

El amor por el niño que les une debe ser una razón suficiente para solucionar pacíficamente las dificultades de la vida cotidiana, lo que, en el caso de una joven pareja, se debe principalmente al hecho de estar en una situación imprevista y tener que revolucionar su vida. Con el tiempo, las cosas se estabilizarán y, probablemente, la pareja estudiará la posibilidad de seguir o no juntos, pero cada elección tiene que hacerse teniendo en cuenta que hay un niño que les une.

Te puede interesar

Más discusiones en parejas jóvenes Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Yo la verdad es que tengo bastante miedo. Si no he echado mal las cuentas estoy de 7 semanas y aunque me dicen que no me preocupe y que todo tiene que ir "normal", no dejo de escuchar que las primeras semanas son las mas "peligrosas". El lunes tengo cita con el ginecologo e imagino que me dirá todo el procedimiento y se me está haciendo eterno, ahora mismo, tengo mucho desconocimiento, incertidumbre y miedo...Estoy deseando que pasen las primeras 12 semanas y por primera vez en mi vida, quiero verme "gorda", jeje.