scorecardresearch Reflujo gastroesofágico en el embarazo-ardor de estómago
Síguenos

PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

Reflujo gastroesfágico: cómo combatir el ardor de etómago

Reflujo gastroesfágico: cómo combatir el ardor de etómago

Mal sabor de boca, salivación abundante y una sensación de ardor en la garganta, el esófago y el estómago: son los síntomas del reflujo gastroesofágico. Conozcamos más sobre este trastorno.

Se trata de una molestia bastante común durante el embarazo. La causa es que el contenido gástrico vuelve a subir hacia el esófago, un canal de 25-30 cm de largo que conecta a la boca con el estómago. Pero ¿por qué sucede?

Causas del reflujo gastroesfágico en el embarazo

El esófago se comunica con el estómago a través del cardias, una especie de válvula muscular que se abre para dejar pasar la comida al estómago, y que luego se vuelve a cerrar para impedir que los jugos gástricos vuelvan a subir. Cuando, por cualquier motivo, el cardias no “trabaja” bien, el contenido gástrico vuelve al esófago y, a causa de su acidez, irrita la mucosa que cubre sus paredes. Esto causa una serie de síntomas definidos en términos médicos como pirosis. Cuando esta condición se repite con una cierta frecuencia y gravedad, se habla de enfermedad de reflujo gastroesofágico.

Durante el embarazo, el cardias no funciona como debería por dos motivos:

- El primero depende de las modificaciones hormonales típicas de los nueve meses de embarazo, es decir, del aumento de la progesterona, una hormona que se encarga de relajar la musculatura lisa del organismo. Esto influye también en la musculatura del estómago, que se vacía más lentamente y, como consecuencia, también en la del cardias, que tiende a tener una retención menor, permitiendo el paso hacia atrás del contenido gástrico.

- A este motivo, que puede caracterizar el embarazo ya desde los primeros meses, se le añade otro, típico del último trimestre del embarazo, época en la que, en general, la molestia se acentúa. A medida que el útero crece y ocupa cada vez más espacio en la cavidad abdominal, tiende a empujar el estómago hacia arriba, Este órgano, que normalmente se encuentra en posición oblicua, se coloca en posición prácticamente horizontal. Esto modifica la correcta orientación anatómica y el orificio del cardias se deforma y no consigue cerrarse como debería. Tal posición incorrecta, además, ralentiza todavía más el tiempo que tarda el estómago en vaciarse, manteniendo el alimento en el estómago durante más tiempo y facilitando el reflujo.

Remedios eficaces contra el ardor de estómago

- Evitar las comidas abundantes, intentando fraccionarlas en diversos tentempiés a lo largo del día: de este modo, se evita que el estómago se llene demasiado, lo cual facilita el reflujo.

- No acostarse justo después de haber comido: lo ideal sería esperar al menos tres horas. Será necesario organizarse, especialmente si estás acostumbrada a irte pronto a la cama, adelantando la hora de la cena. Al no acostarse justo después de comer, se utilizará más la fuerza de la gravedad como medio para favorecer el descenso de la comida al estómago y, por lo tanto, la digestión.

- Evitar los alimentos que requieren de una digestión lenta, como los fritos, los alimentos procesados o muy especiados, los quesos curados y el chocolate; así como los que estimulan la acidez gástrica, como el café, el vinagre, el alcohol, los cítricos y el tomate.

- Masticar lentamente: la primera digestión tiene lugar en la boca.

- Atención también con las bebidas gaseosas y el chicle: ambos aumentan la cantidad de aire presente en el estómago y favorecen que los jugos gástricos vuelvan a subir.

- Poner algo bajo el colchón para elevarlo, de modo que puedas evitar la posición totalmente estirada.

Mejora después del parto

En líneas generales, la pirosis tiende a disminuir después del parto, dado que las dos condiciones que la causaron vienen a menos. La progesterona, que era producida, sobre todo, por la placenta, sufre una fuerte bajada con la expulsión de ésta última.  Sin embargo, hará falta un poco más de tiempo (30-40 días) para que el útero recupere las mismas condiciones que antes del embarazo.

Cuándo utilizar fármacos

Si no se consigue mejorar la situación simplemente corrigiendo el estilo de vida, se puede recurrir a un antiácido. Aun así, es mejor pedir opinión al médico, especialmente si se están tomando otros medicamentos, ya que existe el riesgo de que, en ciertas condiciones, obstaculicen su absorción. Otros fármacos con diversos mecanismos de acción (Ranitidina, Omeprazol) podrán ser prescritos por el médico, si la molestia se presenta de forma particularmente aguda. 

(Te interesa: Enfermedades en el embarazo)

Comentarios Comentar

Y tú ¿Qué opinas?

Comentarios
  • No se han encontrado comentarios

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado